¿Cuál debería comprar? ¿iMac de 21,5” (2019), o MacBook Pro de 13” (2018)?

Obviamente, no existe un ganador claro en esta batalla, dado que cada uno es bueno en determinadas áreas en función de lo que personalmente puedas necesitar y en tu presupuesto.

Valora si lo que necesitas es un equipo portátil para llevar de allá para acá, o bien, un equipo de sobremesa con mayor pantalla y un número más amplio y variado de puertos de conexión.

Dejando a un lado el apartado de la portabilidad y movilidad, iMac ofrece más por el dinero que pagas, incluso con un modelo actualizado conseguirás alcanzar mayor potencia que la que te ofrece el MacBook Pro más barato con Touch Bar.

La configuración de los iMac acaba de ser actualizada a principios de 2019. No obstante, ¿debería comprar uno de los nuevos modelos en lugar de optar por un MacBook Pro? Echemos un vistazo a las ventajas y desventajas de estos equipos Mac.

Precios

Hoy en día, decidirte por la compra de un equipo Mac no resulta nada sencillo, ya que tendrás que elegir entre una amplia gama de diferentes modelos con distintos tamaños de pantalla, configuraciones hardware, diferente cantidad de memoria RAM y almacenamiento SSD, así como configuraciones de personalización. Así, las combinaciones son infinitas.

La configuración del iMac más barato con pantalla de 21,5 pulgadas parte de un precio recomendado de 1.305,59 €, con procesador de doble núcleo. Sin embargo, es un modelo con procesador antiguo y sin pantalla Retina 4K por lo que no es una opción que te recomendemos comprar. Es de 2017 y no debería estar en catálogo.

Existe un problema similar con el MacBook Pro, donde los modelos sin la barra táctil o Touch Bar tienen procesadores de séptima generación, lo que hace que optes por un modelo superior.

Directamente, no deberían estar en catálogo pues lo que hacen es fijar un precio de entrada inferior a la gama.

De este modo, si descartamos el iMac obsoleto y el MacBook Pro comentado sin barra táctil, observamos que los precios de entrada en los que debes basarte comienzan en los 1.499 € en el  caso del iMac, y en los 1.755,59 € en el del MacBook Pro.

Si el MacBook Pro te resulta caro, te sugerimos que eches un vistazo a las configuraciones de los iMac Pro, los cuales comienzan en los 5.499 € para una pantalla Retina 5K de 27 pulgadas y procesadores Intel Xeon de ocho núcleos a 3,2 GHz.

Vamos a navegar por las diferentes características que ofrece la gama Apple iMac.

iMac de 21,5 pulgadas

Intel Core i5 de 7 núcleos de 2,3 GHz de doble núcleo, 8 GB de memoria RAM, 1 TB de almacenamiento HD, pantalla Full HD por 1.305,59 €.

Intel Core i3 de octava generación y cuatro núcleos a 3,6 GHz, 8 GB de memoria RAM, 1 TB de HD, pantalla Retina 4K, y gráfica Radeon Pro 555X por 1.499 €.

Intel Core i5 de octava generación y seis u ocho núcleos a 3 GHz, 8 GB de RAM, unidad Fusion de 1 TB, pantalla Retina 4K, y gráfica Radeon Pro 560X por 1.699 €. 

iMac de 27 pulgadas

Intel Core i5 de 6 u 8 núcleos a 3 GHz, 8 GB de RAM, 1 TB Fusion Drive, pantalla Retina 5K, y gráfica Radeon Pro 570X por 2.099 €.

Intel Core i5 de 6 u 8 núcleos a 3,1 GHz, 8 GB de RAM, 1 TB Fusion Drive, pantalla Retina 5K, y Radeon Pro 575X por 2.299 €.

Intel Core i5 de novena generación y 6 núcleos a 3,7 GHz, 8 GB de RAM, 2 TB Fusion Drive, pantalla Retina 5K y Radeon Pro 580X por 2.599 €.

MacBook Pro de 13 pulgadas

Modelo sin Touch Bar, Intel Core i5 de doble núcleo y 7ª generación, 8 GB de RAM, SSD de 128 GB por 1.505,59 €.

Modelo sin Touch Bar, Intel Core i5 de doble núcleo y 7ª generación a 2,3 GHz, 8 GB de RAM, SSD de 256 GB por 1.755,59 €.

Modelo con Touch Bar, Intel Core i5 de cuatro núcleos y 8ª generación, 8 GB de RAM, SSD de 256 GB por 1.999 €.

Modelo con Touch Bar, Intel Core i5 de cuatro núcleos y 8ª generación a 2,3 GHz, 8 GB de RAM, SSD de 512 GB por 2.249 €.

MacBook Pro de 15 pulgadas

Modelo con Touch Bar, Intel Core de seis núcleos y 8ª generación a 2,2 GHz, 16 GB de RAM, SSD de 256 GB, y gráfica Radeon Pro 555X por 2.799 €.

Modelo con Touch Bar, Intel Core de seis núcleos y 8ª generación a 2,6 GHz, 16 GB de RAM, SSD de 512 GB, y gráfica Radeon Pro 560X por 3.299 €.

Diseño

A decir verdad, en esta mini comparativa no nos importa demasiado los aspectos de diseño ya que ambos son elegantes con acabados muy logrados como cabría esperar de la marca, tanto el iMac como modelo de sobremesa, como el MacBook Pro para llevar a cualquier parte.

La pregunta más interesante es para qué necesitarás el Mac. Si solo lo utilizarás en un lugar determinado como pueda ser en casa o la oficina, la recomendación está clara con el iMac. En caso de demandar movilidad, el MacBook Pro es la respuesta obvia.

Valora lo que vayas a hacer con tu ordenador puesto que el tamaño de la pantalla también puede resultar determinante. No olvides que siempre podrás conectar el MacBook Pro a un monitor adicional cuando estés trabajando en modo de escritorio o de sobremesa.

Por su parte, el iMac dispone de un abanico más amplio de puertos, como pueda ser su USB 3.0 y un lector de tarjetas de memoria micro SDXC. El MacBook Pro, por su parte, solo tiene cuatro puertos USB C (todos Thunderbolt 3), así como un conector de auriculares.

Especificaciones y características

El equipo también debe ser elegido en función del espacio que dispongas en tu lugar de trabajo, ya sea oficina u hogar. Los diseñadores suelen apostar por modelos iMac de 27 pulgadas con su excelente pantalla de calidad 5K.

El iMac más pequeño de 21,5 pulgadas tiene una resolución 4K salvo el modelo más barato de la gama que solo soporta Full HD, con lo que es algo que se autodescarta.

Los MacBook Pro aún tienen una pantalla decente de calidad Retina y el modelo más pequeño de 13 pulgadas resultará apropiado para aquellos que busquen poder hacer trabajos sobre la marcha en sus desplazamientos.

Los modelos más nuevos con barra táctil Touch Bar también vienen con la tecnología True Tone en pantalla, lo que significa que podrás ajustar automáticamente la pantalla para contar con la mejor experiencia de visualización. Ten en cuenta que algunos diseñadores acaban desactivando esta opción.

Como habrás podido comprobar en el apartado de precios, hay muchas configuraciones diferentes entre las que elegir. Se complica bastante a medida que tienes en cuenta el procesador, la memoria, el almacenamiento y los gráficos, en función del uso a realizar.

En líneas generales, evitaríamos en todo momento obtener un modelo con procesador de séptima generación en la medida de lo posible, puesto que estaríamos acortando la vida útil del equipo. Si puedes estirar el presupuesto, opta por un modelo MacBook Pro o iMac con Core i9.

En general, estos Mac vienen con 8 GB de memoria RAM, pero el iMac dispone de módulos de memoria más rápida de 2666 MHz, con el añadido de que podrás ampliarla hasta los 64 GB, lo que equivale al doble de la cantidad ofrecida por el MacBook Pro de 15 pulgadas.

Valora la posibilidad de elevar la cifra de RAM a los 16 GB si resulta que vas a realizar trabajos pesados. El MacBook Pro tiene la ventaja de contar con SSD estándar de al menos 256 GB, un modelo con barra táctil que puede estirarse hasta los 4 TB.

Los dos modelos iMac de entrada de gama vienen con un disco duro tradicional mecánico, con posibilidad de escalar para elegir Fusion Drive, algo que recomendamos encarecidamente.

Cuando se trata de gráficos, el MacBook Pro de 13 pulgadas se basa en Intel Iris Plus Grarphics 640 o 655. El modelos de 15 pulgadas tiene una Radeon Pro 555X o Radeon Pro 560X que puede configurarse hasta con un modelo Radeon Pro Vega 20. 

Dentro de la gama iMac, ignora el modelo de 2017 ya que viene con una gráfica integrada como estándar. El salto a tener una gráfica dedicada comoes la Radeon Pro 555X no supone una inversión mucho mayor. Con el modelo de 27 pulgadas, podrás optar a una Radeon Pro Vega 48 con 8 GB de VRAM.

Veredicto

Con toda esta gran variedad de modelos diferentes, es muy difícil comparar el iMac con el MacBook Pro, especialmente sin saber exactamente el tipo de aplicaciones y programas que manejarás.

Como regla general, debes evitar tanto en el MacBook Pro como en el iMac, los modelos de entrada de gama con procesadores de séptima generación, los cuales ya llevan cierto tiempo en el mercado.

Incluso la actualización a un iMac con unidad Fusion Drive y el procesador Core i7 más potente resultará más económico, por lo que elige esto si no necesitas algo portátil y vas un tanto justo de presupuesto. Obtendrás más rendimiento al mismo precio.

Si realmente necesitas movilidad debes optar por el MacBook Pro. En caso de tener que abordar trabajos exigentes, no dudes en escalar tu elección a uno de los modelos de 15 pulgadas con una gráfica Radeon Pro 555X cuyo precio parte de los 2.799 €.

Consulta aquí nuestro artículo sobre qué iMac comprar, con recomendaciones a la hora de comprar un iMac de 21,5 pulgadas, o bien, optar por el iMac de 27 pulgadas.