La Apple TV es el receptor de televisión de Apple que te permite ver películas y series desde la gran pantalla a través de servicios como Apple TV+, Netflix, Amazon Prime y muchas otras plataformas de contenido en streaming.

Ahora, ha llegado a su sexta generación. La Apple TV ha evolucionado a lo largo de los últimos años, pero en la actualidad solo es posible elegir entre dos modelos (tres si tenemos en cuenta que uno de ellos está disponible en dos capacidades).

En este artículo, analizaremos los varios modelos diferentes de Apple TV que hay, así como qué ofrece cada uno (y lo que cuestan) para ayudarte a decidir por uno de ellos. Eso sí, recuerda que no es necesario tener una Apple TV para disfrutar de la app TV.

¿Qué modelos de Apple TV hay?

Como decíamos, Apple actualmente tiene a la venta dos tipos de Apple TV: la cuarta generación de Apple TV HD (2015) y la segunda generación de Apple TV 4K, que es también la sexta generación de la Apple TV en general.

Los nombres de la Apple TV pueden ser un poco confusos, sobre todo cuando se hace referencia a la generación. Es por eso que quizás sea buena idea repasar todas las versiones de Apple TV que Apple ha fabricado a lo largo de los años.

Apple TV de primera generación (2007)

  • Lanzada en 2007
  • Diseño plata y blanco al estilo de AirPort Extreme
  • Procesador Intel
  • Disco duro de 40 GB o 160 GB
  • Salida de 720p
  • En un principio funcionaba con un Mac y software Front Row
  • Ya no recibe actualizaciones de Apple
  • Descatalogada en 2010

Apple TV de segunda generación (2010)

  • Lanzada en 2010
  • Carcasa negra más pequeña (el diseño actual de la Apple TV)
  • Chip A4
  • SSD de 8 GB
  • Salida de 720p
  • Centrada en el streaming
  • Ya no es compatible con YouTube
  • Descatalogada en 2012

Apple TV de tercera generación (2012)

  • Lanzada en 2012
  • Chip A5
  • SSD de 8 GB
  • Salida de 1080p
  • Ya no es compatible con YouTube
  • Descatalogada en 2016
  • Tenía un precio de 99 €

Apple TV HD o Apple TV de cuarta generación (2015)

  • Lanzada en 2015
  • Chip A8
  • SSD de 32 GB
  • Salida de 1080p
  • Introdujo tvOS y la App Store
  • Incluía el Siri Remote (ahora descatalogado y reemplazado con el mando de 2021)
  • Sigue a la venta por 159 €

Apple TV 4K o Apple TV de quinta generación (2017)

  • Lanzada en 2017
  • Chip A10X Fusion
  • SSD de 32 GB o 64 GB
  • Salida de 2160p
  • Compatible con Dolby Vision y Dolby Atmos
  • Descatalogada en 2021
  • Tenía un precio inicial de 199 €

Apple TV 4K de segunda generación o Apple TV de sexta generación (2021)

  • Lanzada en 2021
  • Chip A12 Bionic
  • SSD de 32 GB o 64 GB
  • Reproducción HDR
  • Incluye el nuevo Siri Remote
  • A la venta desde 199 €
  • Review de la Apple TV 4K 2021

En esta imagen, se puede ver la Apple TV original y la actual, el diseño de la cual sigue igual desde la segunda generación:

Guía de compra de Apple TV

Cuando Apple introdujo la Apple TV en 2007, empezó siendo un dispositivo que ofrecía la posibilidad de sincronizar el contenido de la biblioteca de iTunes de tu Mac con la televisión para poderlo ver desde la gran pantalla.

Desde entonces, ha avanzado mucho. Ahora utiliza tvOS e incluye una App Store llena de apps de streaming y descarga de contenido audiovisual (Netflix, Amazon Prime, Disney+ y Apple TV+, claro). También incluye juegos y la posibilidad de acceder a Apple Arcade.

También puedes reproducir música desde tu biblioteca de música y desde Apple Music directamente (siempre y cuando estés suscrito). Además, puedes reproducir contenido directamente desde tu iPhone, iPad o Mac utilizando AirPlay.

Apple TV HD (2015) vs Apple TV 4K (2021)

En la actualidad, Apple tiene dos modelos a la venta: la cuarta y la sexta generación, también conocidas como Apple TV HD y Apple TV 4K de 2021 respectivamente. Antes la llegada de esta última, la Apple TV 4K de 2017 a la venta y por eso la incluimos en la tabla.

Como habrás podido adivinar, la gran diferencia entre los modelos HD y 4K es que solo este último es compatible con contenido 4K. Pero no es la única diferencia, pues también se distinguen por su capacidad de almacenamiento.

Así se comparan los tres últimos modelos de Apple TV: 

Modelo Apple TV HD (4ª generación) Apple TV 4K (6ª generación) Apple TV 4K (5ª generación)
Año 2015 2021 2017
Compatibilidad 4K No
Almacenamiento 32 GB 32 GB o 64 GB 32 GB o 64 GB
Calidad de imagen 1080p, HD, H.264, MPEG-4 4K, 2160p, 60fps, HDR10, HEVC Dolby Vision, H.264, MPEG-4 4K, 2160p, HDR10, HEVC Dolby Vision, H.264, MPEG-4
Sonido Sonido envolvente Dolby Digital Plus 7.1 Sonido 360º Dolby Atmos Sonido 360º Dolby Atmos
Procesador A8 A12 Bionic A10X
Red Ethernet 10/100BASE-T 
Wi-Fi 802.11ac 
Bluetooth 4.0
Gigabit Ethernet 
Wi-Fi 6 802.11ax 
Thread 
Doble banda simultánea 
Bluetooth 5.0
Gigabit Ethernet 
Wi-Fi 802.11ac 
Thread 
Doble banda simultánea 
Bluetooth 5.0
Puertos HDMI 1.4 HDMI 2.1 HDMI 2.0a
Precio 159 € 199 € / 219 € 199 € / 219 €

Procesador

Como puedes ver, más allá del 4K y de los 60fps en el caso del modelo de 2021, la otra gran diferencia es el procesador: la Apple TV HD utiliza el chip A8, la quinta generación venía con el A10X y el nuevo modelo 4K tiene el A12 Bionic.

Así se comparan estos procesadores:

  • Chip A8: Lanzado en 2014 y también usado en el iPhone 6 y el iPad mini 4.
  • Chip A10X: Lanzado en 2017 y también usado en el iPad Pro (2017).
  • Chip A12 Bionic: Lanzado en 2018 y también usado en el iPhone XS, XS y XR, el iPad Air (2019) y iPad mini (2019).

Como puedes ver, el A12 Bionic de la nueva Apple TV 4K no es nuevo. No sabemos por qué Apple no ha optado por un chip más nuevo, como el A14 Bionic del iPhone 12, pero el A12 debería ser suficiente para la Apple TV.

Mando

Otra diferencia es el mando que se incluye en cada modelo de Apple TV. La primera generación de Apple TV tenía un mando blanco; la segunda y tercera incluyeron un mando de aluminio delgado; la cuarta generación vino con el Siri Remote que también incluyó la Apple TV 4K de 2017.

Este Siri Remote fue actualizado con la llegada de la Apple TV 4K de 2021 y ahora el nuevo mando de aluminio también se incluye con la Apple TV HD, la Apple TV de cuarta generación.

Guía de compra de Apple TV

Calidad de imagen

En términos generales, los dos modelos disponibles en la Apple Store son parecidos, y estéticamente son iguales. La diferencia clave la encontramos en que la Apple TV 4K es compatible tanto con contenido 4K como HD (la de 2021 también con contenido 60fps).

El potente procesador A12 Bionic y una conectividad más rápida (Gigabit Ethernet o Wifi 802.11ac) hacen que la Apple TV 4K pueda reproducir este contenido sin problemas.

Los modelos de Apple TV 4K pueden reproducir películas y series a 2160p, mientras que la cuarta generación solo ofrece 1080p. Eso significa que tendrás más píxeles con el modelo 4K, y eso resultará en imágenes más detalladas en películas y series compatibles.

Muchas apps para Apple TV (aunque no todas) ofrecen contenido 4K, y Apple cobra lo mismo por películas 4K que por HD. También ofrece actualizaciones gratuitas para todo aquel que haya comprado contenido HD y quiera verlo en 4K.

No obstante, merece la pena decir que solo puedes reproducir contenido 4K en streaming, lo que significa que no puedes descargarlo para verlo offline (estos archivos ocuparían demasiado). Sí que puedes descargar contenido HD.

Además de 4K, la Apple TV 4K es compatible con Dolby Vision y HDR10, dos formatos HDR diferentes. HDR ofrece colores más ricos y vibrantes y mayor contraste entre los blancos y los negros para que puedas ver mejor imágenes oscuras.

La mayor parte del contenido 4K será compatible con HDR (aunque hay excepciones) y parte del contenido HD también será compatible con uno o más formatos. Obviamente, para disfrutar de contenido 4K y HDR tendrás que tener una televisión compatible.

Guía de compra de Apple TV

Calidad de audio

En cuanto al audio, la cuarta generación de Apple TV es compatible con el sonido envolvente Dolby 7.1, mientras que los dispositivos 4K son compatibles con un sonido cinematográfico 360º Dolby Atmos.

Dolby Atmos utiliza una tecnología para dirigir el sonido en varias direcciones y así crear una experiencia sonora de inmersión. Crea tal efecto que puedes escuchar cómo el sonido se mueve a tu alrededor, siempre y cuando tengas los altavoces necesarios y estés viendo una película que ofrezca este sonido.

Red y puertos

La otra gran diferencia entre la cuarta, la quinta y la sexta generación son la incorporación de ciertos componentes y tecnologías que permiten la reproducción de contenido 4K HDR.

Como hemos dicho antes, cada modelo utiliza un procesador diferente, y cada uno de ellos es más potente que el anterior. El A12 Bionic y el A10X que encontramos en los modelos 4K son más capaces que el A8 de la Apple TV HD.

Pero para obtener una imagen de calidad se necesita más que un procesador rápido. Se requieren capacidades de red para ofrecer ese contenido 4K. Las versiones 4K son compatibles con Gigabit Ethernet, mientras que la 4ª generación solo lo es con Ethernet 10/100BASE-T.

Eso significa que puedes conectar tu Apple TV directamente a la red usando un cable compatible. La Apple TV 4K es compatible con una banda ancha de hasta 1000 Mbps, mientras que la cuarta generación solo lo es con 100 Mbps.

Si utilizas una red inalámbrica, la Apple TV HD (y el modelo 4K de 2017) ofrece Wifi 802.11ac. La Apple TV 4K más nueva va un paso más allá y ofrece compatibilidad con Wi-Fi 6 802.11ax.

Ambos modelos 4K ofrecen banda ancha simultánea, lo que significa que puedes usarla tanto en bandas de frecuencia de 2,4 GHz como 5 GHz a la vez, o elegir una de las dos. Eso debería hacer que puedas ver una película sin problemas.

La otra gran diferencia es que la Apple TV 4K ofrece Bluetooth 5.0, mientras que la cuarta generación solo ofrece Bluetooth 4.0. El primero transmite datos más rápidamente que el segundo. El 5.0 también tiene más rango (200 m en exteriores y 40 m en interiores) que el 4.0 (50 m en exteriores y 10 m en interiores).

Guía de compra de Apple TV

Almacenamiento

La capacidad de almacenamiento es otra diferencia entre los modelos HD y 4K. La pregunta es cuánto espacio necesitas. La cuarta generación solo está disponible con 32 GB, mientras que el modelo 4K puede comprarse tanto con 32 GB como con 64 GB.

Quizás pienses que los 64 GB merecen la pena para guardar todos esos archivos 4K, pero recuerda que no podrás descargar contenido 4K. De hecho, si vas a querer ver contenido 4K (que solo podrás ver en streaming), quizás necesites menos espacio.

De todos modos, el modelo con más capacidad es solo 20 € más caro, así que quizás merezca la pena, especialmente si vas a utilizar la Apple TV para descargar contenido HD offline para poder verlo más tarde.

Precio de la Apple TV

Hace años, Apple vendía la Apple TV por solo 99 €. Por mala suerte, la Apple TV más barata actual (la Apple TV HD) cuesta 159 € y el modelo es de hace 6 años.

Los modelos de Apple TV 4K más nuevos son incluso más caros (199 € y 219 €). Es mucho dinero teniendo en cuenta que hay receptores alternativos a un precio mucho más barato.

Obviamente, también puedes encontrar ambos modelos a un precio inferior en tiendas como Amazon, Fnac, El Corte Inglés, MediaMarkt, Macnificos, K-tuin y eBay.

¿Deberías compara la Apple TV 4K?

Si estás dudando entre la Apple TV HD y la Apple TV 4K, hay varias cosas a tener en cuenta.

En primer lugar, ¿cuánto te importa la calidad de imagen? ¿Quieres ver películas y series con la mayor calidad posible (eso es, con 4K y HDR)? ¿O te conformas con calidad HD? Si te conformas, no hay razón alguna para gastarte más dinero.

También deberías comprobar si puedes sacar el máximo provecho a estas prestaciones. Solo podrás ver contenido 4K y HDR en televisores compatibles. Si tu TV es solo HD, no te servirá mucho tener una Apple TV 4K (a no ser que estés pensando en el futuro).

Por último, tu Internet también tendrá que ser rápido. Apple recomienda conexiones de como mínimo 25 Mbps para contenido 4K en streaming (solo podrás verlo en streaming). Si tu Internet no es lo suficientemente rápido, tendrás que conformarte con contenido HD.

Suponiendo que sí puedes disfrutar de todas estas ventajas, tendrás que preguntarte si realmente necesitas el dispositivo. Si tu tele ya incluye la app TV y es compatible con el AirPlay, quizás no sea necesario que inviertas en una Apple TV.

¿Deberías comprar la Apple TV HD?

La Apple TV HD llegó en 2015. Es antigua, y también cara por lo que es. 159 € es mucho dinero si puedes comprar un Fire TV Stick 4K por 59,99 € y un Fire Stick Lite (HD) por 29,99 €. También hay otras alternativas más baratas como Roku.

Como ocurre con la Apple TV 4K, el único motivo por el que comprar una Apple TV es si quieres usar la App Store o el servicio Apple Arcade desde tu televisor. Si tienes una Smart TV nueva o un dongle de Amazon, no la necesitas.

¿Deberías comprar una Apple TV anterior?

Las especificaciones de la Apple TV 4K de 2021 son muy similares a las de la Apple TV 4K de 2017, aunque hay diferencias significativas como el procesador A12, la capacidad de reproducir a 60fps y la compatibilidad con Wi-Fi 6.

Si das con un modelo de la Apple TV 4K anterior, quizás te sientes tentado a comprarlo. Nuestra recomendación sería que, si realmente es mucho más barato, aprovecha la oferta, pero si no merece más la pena apostar por la última generación.

Por otro lado, merece la pena consultar la tienda de productos reacondicionados de Apple y mirar la sección de Apple TV reacondicionadas. Puede que encuentres modelos anteriores a mejor precio y con la garantía de la calidad de Apple.

Ahora bien, no recomendamos apostar por una Apple TV de tercera generación o anterior. Estos modelos no incluyen la App Store y pensamos que no podrás acceder a plataformas en streaming que sí están disponibles en modelos más nuevos.

Veredicto

Si estás convencido de que quieres comprarte una Apple TV, con un poco de suerte a estas alturas ya sabrás qué modelo más te conviene. Pero si no es así, quizás deberías plantearte si realmente merece la pena comprar una.

Deberás comprobar que tu televisor actual puede hacer prácticamente todo lo que podrás hacer con una Apple TV, o si también te conformas con lo que te puede ofrecer otro receptor de contenido más barato.