Apple no hace rebajas. Sus precios, al igual que los de Lego y otras marcas, tienden a mantenerse bastante estables durante largos periodos, resistentes a las sacudidas que hacen subir y bajar los precios de otras empresas, sobre todo en Estados Unidos.

Esto puede parecer algo malo, pero anima a los clientes a comprar con confianza durante todo el año, sabiendo que hay pocas posibilidades de que el producto cueste de repente la mitad de lo que pagaron en su día.

Sin embargo, las tradiciones están hechas para romperse, y este año es diferente en todos los sentidos. Estamos viviendo una época de subidas de precios y de pesimismo económico. Los propios productos de Apple ya se han visto afectados por la fluctuación de la moneda y el aumento de los costes de fabricación y envío.

Por ejemplo, cuando el iPad de 9ª generación fue sustituido por el modelo de 10ª generación a principios de este otoño, el antiguo modelo siguió estando a la venta y, en España, pasó a costar incluso más que antes, de 379 € a 429 €.

Por Black Friday, el mayor evento de rebajas del año, Apple solo ofrece lo mínimo. Apple lleva años ofreciendo tarjetas regalo con sus productos en lugar de ofrecer descuentos reales, que tienes que canjear como parte de una compra posterior, no la que estás haciendo en ese momento.

Obviamente, menos es nada, pero es bastante desagradable en el contexto de las ofertas navideñas. Es como decirle a alguien que le vas a hacer un regalo de cumpleaños, pero para recogerlo tiene que venir a tu casa y hacerte la cena. Otra vez.

iPad 2022

Incluso los productos más recientes reflejan lo que Apple está haciendo últimamente para alejarse de la tecnología económica y acercarse a los modelos de gama media y alta.

El iPad de 10ª generación va dirigido a un público totalmente diferente al de su predecesor: uno con mucho dinero, pero también, curiosamente, dispuesto a utilizar un procesador de hace dos años y una pantalla inferior.

Los nuevos modelos de iPhone más baratos llevan el chip A15 del año pasado. Y el Apple Watch SE 2 apenas se distingue del modelo de primera generación de hace dos años.

Resulta caro ser fan de Apple hoy en día. Incluso más de lo normal. Así que quizá sea el momento de que ofrezcan rebajas de verdad.

Ahora que los suministros del Phone 14 Pro, más costoso, están escaseando y que probablemente no puedas tenerlo a tiempo para Navidad y que los dispositivos de gama baja como el Apple Watch Series 3 y el Apple TV HD ya no están disponibles, las rebajas de Black Friday serían un excelente momento para que Apple ofreciera precios más atractivos.

La realidad para muchas personas en 2022, sean o no fans de Apple, es que el coste de la vida se ha disparado, el dinero escasea y el futuro es incierto. Y aunque los productos tecnológicos de gama alta de Apple, en su mejor momento, pueden mejorar la vida, ciertamente no son esenciales. Lo que significa, con razón, que serán una de las primeras cosas que se sacrificarán.

Antes de que el iPhone 14 Pro se viera afectado por la escasez de producción, Apple ya había advertido de la ralentización del crecimiento durante el trimestre final del año, y un recorte real del precio ayudaría sin duda a estimular las ventas.

Hubo un tiempo en que Apple defendía la idea de que la tecnología fuera accesible para todos. De hecho, a lo largo de los años se ha ceñido ampliamente a este ideal, mucho más de lo que el estereotipo del producto de Apple sobrevalorado podría hacernos pensar.

Aunque no vende hardware barato, la empresa se ha asegurado en general de que cada categoría incluya al menos un modelo de calidad decente a un precio asequible.

Este año (como resultado de muchos factores, algunos de ellos fuera del control de Apple) no ha sido así. Y creo que lo mínimo que podría haber hecho es rebajar algunos precios para Black Friday, y dar a unos cuantos más la oportunidad de darse un capricho.

En Macworld, hemos encontrado las mejores ofertas en productos Apple en las principales tiendas de electrónica:

Artículo original publicado en Macworld.com.