Por norma, Apple es una compañía sensata a la hora de decidir qué oportunidades coge y qué otras deja atrás. A la compañía se la conoce por haber dicho “no” a más ideas que por haber dicho “sí”, creyendo que así los productos que sí termina fabricando son mucho mejores.

Pero eso no significa que Apple no se pierda alguna oportunidad. Todo lo contrario. Hay más de un mercado en el que la compañía sería bienvenida, especialmente en aquellos en los que podría ser un buen ejemplo o una competencia de peso.

Y, como Tim Cook apuntó en la reunión sobre los resultados financieros de la semana pasada, la situación actual del mundo ha abierto la puerta a nuevos retos y nuevas oportunidades, puesto que nos vemos en la obligación de innovar para encontrar soluciones a los problemas a los que hoy hacemos frente.

Debido a esta situación, parece que sin duda hay algunas áreas influenciadas por la pandemia en las que Apple podría tener un gran impacto positivo.

Darle un nuevo significado a la TV

Trabajar, ir a la escuela, socializar: todo esto ha pasado al mundo virtual en los últimos siete meses. Las llamadas a través de Zoom, Skype o FaceTime han pasado a ser la única forma de ver a gente y, mientras que no es lo mismo que el contacto cara a cara, es lo que hay.

En el pasado, he asegurado que Apple debería mejorar FaceTime desde un punto de vista del software, pero también debería hacerlo en cuanto al hardware. Habiendo hecho más llamadas de Zoom que nunca en medio año, algo con lo que veo que la gente tiene problemas es hacer una videoconferencia con varias personas desde un mismo dispositivo, ya sea un iPad o incluso un iMac de 27”.

Así, quizás podría ser práctico que la compañía encontrase una forma de incluir capacidades de videoconferencia en un dispositivo con una pantalla incluso más grande: la Apple TV.

Aunque Apple no sería la primera compañía en traer las videoconferencias a la sala de estar, sí que tiene ciertas ventajas: no solo tiene su propia tecnología de FaceTime, sino que también tiene una plataforma de apps existente que podría permitir tener acceso a otras apps externas, como Zoom y Google Meet.

Esto, por supuesto, requeriría que la Apple TV tuviera alguna especie de cámara, ya fuera añadiendo un puerto USB al dispositivo o conectándolo a la cámara de un dispositivo externo, como el iPhone o el iPad, de forma inalámbrica. Incluso un HomePod o un HomePod mini podría ser el altavoz y el micrófono ideal para este objetivo.

La solución está en casa

Ahora que pasamos más tiempo en nuestras casas, muchos de nosotros -especialmente los amantes de la tecnología- hemos invertido y experimentado con la tecnología domótica. Al fin y al cabo, si tenemos que quedarnos en casa, habrá que intentar hacer que sea una experiencia lo más llevadera posible.

Personalmente, pasar tanto tiempo con tecnología de smart home me ha llevado a una conclusión: podría mejorarse. Hay varios estándares, lo que problema que haya desde problemas de compatibilidad de software a tener que tener estaciones base de hardware a las que poder conectarse.

Aunque la incursión de Apple con HomeKit tenía el objetivo de ofrecer un sistema centralizado para manejar tu tecnología de smart home, sigue siendo imperfecto, puesto que muchos dispositivos no son compatibles.

Pese a que espero que la participación de Apple en el Proyecto Casa Conectada por IP llevará a una mejor unificación de los dispositivos de smart home, una forma en la que la compañía podría mejorar el mercado es convirtiéndose en ejemplo.

Apple es conocida por unificar su software, hardware y servicios, por lo que está perfectamente posicionada para diseñar dispositivos de smart home que demuestren lo mejor que este tipo de tecnología puede ofrecer.

Vender, por ejemplo, un enchufe inteligente, una videocámara inalámbrica e incluso una cerradura inteligente como una solución de una casa completamente conectada podría situar su objetivo de privacidad y seguridad por delante de todo, así como labrarle el camino a otros fabricantes.

Popurrí pandémico

Hay otros sectores en los que me gustaría ver a Apple intentar ayudarnos a saber llevar esta nueva realidad: desde un servicio VPN (como ha sugerido mi compañero Jason Snell) para ayudarnos a hacer que nuestras redes sean más seguras, a un uso más práctico de la tecnología de realidad aumentada de la que siempre habla (por ejemplo, hacer que nos sintamos más cerca de la gente que está lejos).

Pero no se producen productos así de rápido y, aunque siete meses de una pandemia nos puedan parecer una eternidad, es un periodo de tiempo corto para una compañía como Apple, sobre todo teniendo en cuenta que ellos también han tenido que adaptarse a la nueva realidad.

Dicho esto, no pierdas la esperanza. Además del optimismo de Tim Cook de la semana pasada en lo que a la innovación en tiempos de coronavirus se refiere, para mí, los resultados financieros de Apple cedieron el paso a algo interesante: Apple se gastó un 20 % más en investigación y desarrollo en el año fiscal de 2020 que en todo el año anterior. Claramente, las cosas están cambiando en Cupertino, aunque, por ahora, no están en Cupertino.

Artículo original publicado en Macworld US