Si eres de los que habitualmente trabaja desde casa, a estas alturas seguramente ya habrás equipado una estancia o cualquier rincón con todo lo que necesitas para rendir como lo harías en cualquier oficina (o incluso más).

Ahora bien, si eres nuevo en eso del teletrabajo, si acabas de hacerte autónomo o si tu empresa te ha obligado a quedarte en casa por miedo a la propagación del coronavirus (COVID-19), has llegado al sitio acertado.

Obviamente, cada trabajo requiere de unas herramientas concretas. Pero partiendo de la base que para el tuyo necesitas lo básico de una oficina, hemos elaborado una lista para que los fans de Apple no echen de menos nada cuando trabajen en casa.

1. Un Mac o MacBook para trabajar desde casa

Si tienes la suerte de tener un Mac en la oficina y otro Mac en casa, podrás aprovechar que los dispositivos de Apple disponen de la función Continuidad para compartir las carpetas Escritorio y Documentos de un ordenador a otro.

Ahora, claro está, para que esto funcione necesitas un Mac en tu casa. A no ser que en la oficina trabajes con un MacBook que puedas traerte a casa, necesitarás hacerte con un nuevo ordenador o portátil Apple. Tienes varias opciones. 

Para la gran mayoría, un MacBook de entrada será más que suficiente, aunque si vas a pasarte 8 horas trabajando quizás quieras un iMac para mayor comodidad. El Mac mini es la opción más barata, pero necesitarás comprar también una pantalla, un ratón y un teclado.

En la actualidad, estos son los precios y modelos a la venta en la web de Apple:

Obviamente, no solo puedes comprar productos de Apple a través de su tienda oficial, sino que también hay otros establecimientos que los venden. Puedes comprar un Mac o MacBook en Amazon, Fnac, El Corte Inglés, Macnificos y otras tiendas.

Quienes no quieran gastarse tanto dinero siempre pueden apostar por un Mac o MacBook de segunda mano. Apple tiene una tienda de productos reacondicionados que cuentan con su garantía. También puedes consultar nuestra selección de ofertas en Mac.

De forma alternativa, también puedes utilizar un iPad o un iPad Pro y usarlo como si fuera un portátil. Muchos de los programas para macOS también están disponibles para iPad, como es el caso de los procesadores de texto Pages y Word.

2. Una pantalla (o segunda pantalla) para trabajar cómodamente

Como decíamos, si apuestas por un Mac mini necesitarás comprar aparte otros accesorios. En primer lugar, deberás hacerte con una pantalla, para la que deberás adquirir también los cables necesarios para conectarlos a tu Mac.

Incluso aquellos que apuesten por un iMac o un MacBook deberán plantearse adquirir un segundo monitor, y es que tener más espacio de pantalla (sobre todo si tienes un MacBook de 13”) mejorará tu capacidad para organizarse y eso lo notarás en tu productividad.

Si, además de un ordenador o portátil Apple, dispones de un iPad, podrás conectar ambos dispositivos y usar tu iPad como segunda pantalla. Para ello necesitarás un Mac o MacBook con macOS Catalina instalado y usar la función Sidecar.

3. Un teclado y un ratón

Por otro lado, los usuarios de Mac mini (o incluso de MacBook) deberán comprar un teclado y un ratón compatibles. De hecho, recomendamos especialmente adquirir un ratón aparte a los que tengan un portátil y no se lleven demasiado bien con el trackpad.

Comprar un teclado aparte puede ser también una buena idea para los usuarios de MacBook si quieren colocar la pantalla del portátil a la altura de los ojos y así diseñar una oficina más ergonómica y evitar que no se te carguen las cervicales.

Apple tiene a la venta su ratón Magic Mouse 2 y su touchpad Magic Trackpad 2 en color plata y gris espacial. Ambos son inalámbricos, pero si prefieres uno con cable o más sofisticado, puedes consultar nuestra selección de mejores ratones para Mac.

Asimismo, existen en el mercado muchas opciones de teclado para Mac, pero si quieres confiar en la tecnología y compatibilidad de Apple, puedes elegir entre un teclado Magic Keyboard o un Magic Keyboard con teclado numérico.

4. Un plan de almacenamiento de iCloud

En el primer punto de este artículo mencionábamos la posibilidad de conectar el Mac de tu oficina con el Mac de tu casa. Para ello necesitarás una cuenta de iCloud, el servicio de almacenamiento de Apple que te permite guardar documentos en la nube.

Con un plan de almacenamiento de Apple podrás sincronizar las carpetas Escritorio y Documentos en todos tus dispositivos. Tendrás acceso al Mac de tu oficina desde tu casa, siempre y cuando lo tengas guardado en tu iCloud, claro.

Pero para que iCloud funcione de forma efectiva, necesitarás contratar uno de los planes con más espacio de almacenamiento. Los 5 GB gratis te servirán de poco, así que te recomendamos que apuestes por uno de estos planes de iCloud.

  • Plan de 5 GB: gratis
  • Plan de 50 GB: 0,99 € al mes
  • Plan de 200 GB: 2,99 € al mes
  • Plan de 2 TB: 9,99 € al mes

Puedes cancelar tu plan en cualquier momento ya que, al suscribirte a uno, no te comprometes a ningún contrato de permanencia. Podrás pagar tu mensualidad con tu tarjeta de crédito, tu tarjeta de débito o tu saldo de ID de Apple.

Una vez hayas creado tu cuenta de iCloud, deberás configurarla para sincronizar los archivos del Mac de tu oficina con el del Mac de tu casa y así poder acceder a ellos desde cualquiera de tus dispositivos Apple.

1. En el Mac de tu oficina, abre el panel ‘Preferencias del Sistema’.

2. A continuación, haz clic en ‘ID de Apple’.

3. Ahora, selecciona la casilla al lado izquierdo de ‘iCloud Drive’ y haz clic en el botón ‘Opciones’ a su lado derecho.

4. En la nueva pantalla, asegúrate de que la casilla al lado de ‘Escritorio y Documentos’ está seleccionada.

5. Desliza hacia abajo para comprobar qué otros archivos están siendo almacenados en la nube con tu cuenta de iCloud y decide cuáles quieres compartir (Pages, Mail, Numbers…).

Si tu Mac tiene poco espacio libre, deberás marcar la casilla ‘Optimizar almacenamiento’ para que solo se guarden los archivos en tu Mac si este tiene espacio suficiente. Deberás seguir el mismo proceso también en el Mac de tu casa.

iCloud no es el único servicio de almacenamiento en la nube para Mac. Hay otros disponibles como Amazon Drive, Box, Dropbox, Google Drive, Microsoft OneDrive o pCloud. Todos ellos tienen precios distintos, así que elige el que más se ajuste a tu presupuesto.

5. Software para trabajar y organizarse

Además de iCloud, deberás asegurarte que el Mac de tu casa tiene el software necesario para teletrabajar. A continuación, repasamos los mejores programas para cumplir con tu trabajo, organizarse y rendir al máximo.

Suite ofimática Microsoft Office

Aunque programas como Pages, Numbers y Keynote son gratuitos, son muchos los que prefieren utilizar la suite ofimática Microsoft Office. Es muy probable que utilices Word, Excel y PowerPoint en el Mac de tu oficina y los querrás tener también en casa.

Debes saber, eso sí, que podrás abrir y editar documentos de Word perfectamente desde Pages, por lo que no necesariamente tendrás que comprar una licencia. Lo mismo vale para Excel y Numbers y PowerPoint y Keynote.

Navegador web

Si te gusta utilizar Safari, puedes utilizar el proceso anterior de sincronización de iCloud para poder acceder al navegador web desde tu casa tal y como lo dejaste en la oficina, incluidos tus Favoritos y pestañas abiertas.

Puedes hacer algo similar si utilizas Google Chrome, que podrás configurar para sincronizar todos los servicios. Alternativamente, puedes hacerlo manualmente y hacer una lista de todas las páginas webs (y contraseñas) que sueles visitar en el trabajo.

Gestor de correo electrónico

Aunque también puedes contestar a tus correos desde tu iPhone o desde cualquier navegador web, seguramente querrás tener instalado un gestor de correo electrónico para más comodidad. La app Mail de tu Mac te irá como anillo al dedo.

Programas de mensajería

Si sueles trabajar en equipo, necesitarás encontrar una forma de comunicarte rápidamente con tus compañeros (el correo puede retrasarlo todo mucho). Te recomendamos Slack, donde podrás comunicarte por canales y también por privado.

Programas para reunirse

Ahora bien, las aplicaciones de mensajería no son el mejor sustituto para las reuniones semanales, a no ser que también incluyan una opción para hacer llamadas o videollamadas. Es el caso de Skype o Google Hangouts.