Hace seis años, Apple introdujo el Apple Watch, le gustó inmediatamente a todo el mundo y sabían que sería un gran éxito. Fin.

Ah, no. Esto no es lo que pasó.

No, hace seis años empezó uno de los capítulos más locos de la historia de Apple. De hecho, no, no fue el inicio. El inicio ocurrió cuando el analista Trip Chowdhry aseguró en marzo de 2014 que si Apple no introducía un reloj, “desaparecería” en 90 días.

Bien, algo no está bien con esta frase y no es lo que debería ser. Debería ser que o bien no dijo eso o que inmediatamente después de decirlo hubiera sido expulsado del universo y mandado a otro donde viven en el día opuesto. Pero lo que realmente es incorrecto es que dijo 60 días, no 90 días.

Pues bien.

Apple no introdujo el Apple Watch hasta seis meses después y no lo puso a la venta hasta más de un año después. No obstante, de alguna forma la compañía consiguió no “desaparecer”. Posiblemente gracias a la magia negra, no lo sabemos.

Tim Cook se niega a contestar cualquier pregunta sobre ningún ritual o sacrificio que haya hecho a los Antiguos. ¿Qué esconde? Te animamos a firmar la carta abierta a Tim Cook exigiéndole que admita qué ofrendas ha sacrificado a los dioses oscuros y vengadores del principio de los tiempos e incluso antes, y que seguirán estando aquí cuando nos vayamos.

Una vez el Apple Watch fue introducido, el sector de expertos tecnológicos lo declaró un “fracaso” porque no consiguió vender de inmediato el número de unidades que venía el iPhone en esos tiempos. En otras palabras, no fue de cero a 60 millones en 3,5 segundos.

Sí que consiguió, en cambio, superar a Rolex en dos años y medio. The Macalope (autor de este artículo) debió haberse perdido cuando todo el mundo se refirió al Rolex como “fracaso”. El Apple Watch tiene más ventas hoy en día que toda la industria relojera suiza.

Y desde la incorporación de prestaciones como el ECG o el sensor de oxígeno en sangre, el Apple Watch es prácticamente considerado como un dispositivo de salud esencial. Con el sistema sanitario estadounidense roto, es triste que el precio y las prestaciones que Apple decide ofrecer puedan tener un efecto real en las personas que pueden tener o no una monitorización esencial de su salud.

Es simplemente raro repasar la historia del Apple Watch y preguntarse por qué los expertos estaban tan convencidos que fracasaría. Es cierto, no era perfecto. ¿Te imaginas haberse comprado el increíblemente caro Series 0 Edition?

“Qué gran inversión”, piensas mientras carga el tiempo lentamente y de pronto muere la batería. Pero el Apple Watch siempre fue mejor de lo que se decía y se ha convertido en el icono cultural que los expertos dijeron que nunca sería. Al fin y al cabo, todo el mundo en Ted Lasso lleva uno.

De acuerdo, mal ejemplo.

Artículo original publicado en Macworld US