Servicios: son tendencia actualmente.

A principios de año, Apple superó antes de tiempo su propio objetivo de doblar los ingresos por sus Servicios en 2020, y la compañía no solo ha anunciado recientemente que lanzará un nuevo servicio, Apple Fitness+, pero finalmente también ha decidido ofrecerle a sus clientes un paquete de sus servicios a un precio competitivo.

Dicho esto, hay ciertos elementos de los servicios de Apple algo deslucidos, y muchos de ellos forman parte de los propios sistemas en los que dependen la compañía y sus usuarios.

De la misma forma que querrás reparar grietas antes de pintar las paredes, hay ciertos puntos en los que Apple debería mejorar sus fundamentos antes de lanzar un nuevo producto.

Paga por esto, paga por aquello

Siendo alguien que pasa mucho tiempo comprando software de las diferentes tiendas de app de Apple tanto por motivos personales como profesionales, me resulta algo molesto el poco soporte que ofrece Apple para los métodos de pago en iTunes y las App Stores.

Sí, es cierto que puedes añadir varias tarjetas de crédito en tu perfil de ID de Apple e incluso usar Apple Pay... pero todo va bien hasta que tienes que hacer el checkout. Entonces, la App Store no te permite elegir qué método de pago usar, sino que utiliza aquel que tengas como principal y, si falla, prueba los otros.

Así, por ejemplo, si quiero comprar una app por trabajo, tengo que ir a los ajustes de mi cuenta y reorganizar los métodos de pago para poder usar mi tarjeta del trabajo. ¿El resultado? Nadie lo termina haciendo porque es demasiado follón por algo que debería ser sencillo.

Mira, durante 17 años, Apple solo ha permitido asociar una única tarjeta de crédito a tu cuenta de iTunes. ¿Por qué dejar de hacerlo? A la compañía le gusta promocionar el número de tarjetas de crédito que hay asociadas a las cuentas como una forma de medir el éxito de sus Servicios, y evitar complicaciones en los pagos es una de las mejores maneras de vender la facilidad de uso del App Store tanto para clientes como desarrolladores.

Lo más frustrante de todo es que la forma en la que Apple utiliza Apple Pay difiere de la forma en la que es usado prácticamente en todos los sitios. Cuando pido comida o un taxi, la opción de Apple Pay me deja elegir cualquier tarjeta en mi Wallet.

¿Por qué no puedo tener la misma opción cuando me descargo apps, música o películas? (Y, en este sentido, ¿por qué no puede extenderse a otras apps que venden bienes digitales? Aunque esto da para otro artículo.)

Todo queda en familia

El sistema En Familia de Apple es, a primera vista, un gran idea, ya que te permite compartir contenido, servicios, almacenamiento y mucho más con el resto de tu familia.

Pero también tiene sus defectos, uno de los cuales es que, precisamente por la ausencia de múltiples sistemas de pago que mencionábamos antes, todo aquello que se compra para la familia debe pagarse a través de una cuenta al activar ‘Compartir compras’.

Esto puede que funcione bien en muchas circunstancias, pero no tiene en cuenta esas situaciones en las que varios miembros adultos de una misma familia quiera comprar cosas por separado, sea cual sea el motivo (por ejemplo, cuando un hijo adulto sigue formando parte del plan En Familia, algo que cada vez ocurre más).

Apple se toma muy en serio ese planteamiento de que una cosa les viene bien a todos en En Familia, como es el caso de los métodos de pago, y eso cada vez más significa que muchos usuarios deben acostumbrarse a unos límites que pueden parecer arbitrarios.

Guerra de almacenamiento

Ha llegado finalmente ese momento del año en el que nos quejamos del almacenamiento del iCloud: ¿qué hay de ese límite de 5 GB? Con el reciente lanzamiento del paquete Apple One, parece que los planes de almacenamiento necesitan todavía más un replanteamiento.

El plan gratuito de 5 GB de almacenamiento es el mismo que en 2011, cuando los iPhones de 64 GB eran muy limitados y la mayoría de gente tenía modelos de 16 GB y 32 GB. Mientras tanto, los precios y planes de 50 GB y 200 GB no han cambiado en los últimos cinco años.

La cosa es: el iCloud es una pieza clave de la estrategia de producto de Apple. Desde las copias de seguridad a los correos electrónicos, de iMessage a fotos, los dispositivos de Apple usan iCloud para funcionar.

Es más, muchas apps externas también se aprovechan de este sistema para hacer que sus datos estén disponibles en todos los dispositivos del usuario. Ayuda a hacer mejor la experiencia, algo que a Apple le gusta mucho presumir.

Pero 5 GB es cada vez menos suficiente para cualquier persona. He tenido que ayudar a más de un familiar a actualizar sus planes porque sus iPhones o iPads les reprendían por no tener suficiente almacenamiento en la nube para hacer una copia de seguridad de sus preciosas fotos sin tener que pagar 1 dólar al mes.

¿Es eso mucho? Realmente no, pero esta actitud de “qué fotos más bonitas, qué pena si les pasara algo” va bastante en contra de la imagen que Apple quiere promocionar.

Hay varios palos que Apple podría tocar, como aumentar el almacenamiento base para que las copias de seguridad de tu dispositivo no se vean limitadas. Pero mantener las cosas como están ahora sería intentar sacarle el dinero a sus clientes a cambio de nada, algo que Apple ha criticado de sus rivales.

Artículo original publicado en Macworld US.