Los proyectores siempre han estado orientados a las empresas, pero con el desarrollo de equipos más compactos, con precios más competitivos y sobre todo portátiles, se ha ampliado el interés de los centros educativos en estos dispositivos y también el de una nueva tipología de cliente: los amantes del “cine en casa”, que comienzan a utilizarlo en sus hogares junto a reproductores DVD, montando estrenos con sus amistades “a lo grande”.

La primera cuestión que debe conocer sobre proyectores es que no todos usan actualmente la misma tecnología para proyectar imágenes sobre la pantalla. Existen dos tipos de tecnología en el mercado y cada una tiene sus ventajas y desventajas. Por eso, antes de comprar un proyector (dado que hasta la fecha, no tienen precios populares y resulta una decisión muy compleja), debe dedicar unos minutos a conocer, sin excesivos tecnicismos, qué esconde cada una de ellas.

Tecnología LCD y DLP

Del mismo modo que cualquiera de las nuevas pantallas planas disponibles en el mercado incorporan tecnología LCD, los proyectores LCD también disponen de una versión reducida de estas pantallas, pero con la peculiaridad de que una fuente de luz muy potente brilla detrás de ellas (de ahí, la extraordinaria importancia y el precio de la lámpara en los proyectores), permitiendo a través de su juego de lentes (otro elemento muy importante de ponderación) proyectar la señal que llega desde el ordenador, el vídeo o un reproductor DVD. La tecnología LCD requiere de un poco más de espacio que la DLP y por ello es frecuente ver proyectores grandes como baúles con esta tecnología para grandes auditorios; entornos donde la luminosidad es un factor vital y en cambio no importa la portabilidad del dispositivo. Los puntos fuertes de los proyectores LCD es que proyectan colores fieles y ofrecen una excelente calidad de imagen en reproducción de vídeo.

Por otro lado, los proyectores con tecnología DLP (Digital Light Processing), desarrollada por Texas Instruments, se basan en un microprocesador interno (DMD) que está cubierto por multiples espejos microscópicos que convergen en un eje y que reflejan la luz a través de una rueda de color móvil (rojo, verde y azul) cuyo destino final es la pantalla. Esta tecnología ha permitido optimizar el espacio en la fabricación dando lugar, por primera vez, a impresionantes proyectores portátiles, que además proporcionan un contraste habitualmente superior a los basados en LCD y una mayor definición de la imagen debida a la mayor resolución que ofrecen.

Luminosidad. Una de las características principales de los proyectores es la cantidad de luz que proyectan sobre la pantalla. Esa cantidad de luz se mide con la unidad lumen. A mayor luminosidad, la imagen proyectada se observará mejor. Lógicamente, si necesita un proyector para una sala de juntas con muy poca luz, no será necesario tantos lúmenes, sin embargo si la sala tiene mucha luz, es probable que necesite una mayor cantidad de lúmenes para que su proyección se vea claramente. La principal ventaja de los proyectores actuales es que se puede proyectar con las luces encendidas de la sala, o puede proyectar incluso al aire libre en condiciones de iluminación normales.

Cómo valorar la calidad un proyector. Las pruebas de los proyectores se han realizado en la misma sala, en un mismo día, tratando de tener condiciones de iluminación externa comunes tanto como internas. Se han utilizado diversas presentaciones en PowerPoint, conexiones a Internet, reproducción de vídeos, DVD y películas QuickTime tanto en local como streaming. El ordenador utilizado ha sido un Power Macintosh G4 con 256 MB de RAM, tarjeta gráfica Radeon funcionando con Mac OS X (10.1), junto a Mac OS 9.2.1. Cada parámetro se ha ponderado de 1 a 10 y se ha hecho una simple media aritmética.

Durante estas pruebas se han tenido en cuenta seis factores para determinar la calidad de cada proyector.

Brillo. Un alto brillo hace que el público vea claramente la presentación, incluso cuando exista un elevado nivel de luz en la sala.

Contraste. Una diferencia suficiente entre los blancos y negros del proyector hacen una imagen más viva, agradable y con excelente legibilidad.

Color. Aunque se trata de un elemento altamente subjetivo, una imagen con un “blanco verdadero” mejora la calidad de la presentación.

Uniformidad. La falta de uniformidad en el brillo, color y contraste es muy molesta y reduce la legibilidad de la presentación.

Resolución. Indica el detalle más fino que puede ser distinguido en la pantalla y determina el tamaño mínimo de un carácter legible de la presentación.

Convergencia. La imagen que se proyecta se compone de imágenes separadas de rojo, verde y azul. La convergencia será tanto mejor cuando estás imágenes estén mejor superpuestas.

Conclusión

Resulta muy complejo valorar únicamente un proyector por la imagen que ofrece (aunque sea el factor más determinante de compra). Por otro lado, todos los fabricantes de este tipo de carísimos dispositivos cada vez ofrecen más valor añadido en sus máquinas. Así, entre todas las opciones probadas, el proyector de Epson EMP 713, podría ocupar el primer puesto por prestaciones generales. De interés para los usuarios Mac, bien merece la pena destacar el esfuerzo de Infocus que incluso proporciona software para Mac y ocuparía el segundo lugar. Como producto realmente novedoso debe destacarse la solución de 3M con la sintonizadora de TV y finalmente, si por portabilidad hubiese que juzgar, Philips con su UGO X-Lite, podría considerarse la mejor opción a elegir. Si su decisión pasa por el precio, tal vez podría pensar en la solución de Hitachi.

Philips UGOX-Lite

------------------------

El valor más interesante de este proyector es su reducido tamaño y peso. Incluye todas las características exigibles a un proyector del más alto nivel.

Qué ofrece. Presenta un diseño de perfil muy plano que incorpora una tapa deslizable para proteger el sistema de lentes. Sobre su lomo, tres botones: de sincronía automática de imagen, fuente de imagen y encendido, que facilitan al máximo la instalación y puesta en marcha. En cuanto a las conexiones disponibles, este proyector ofrece una conexión S-Video, vídeo compuesto, conector Mini sub-D para conectar al Mac y minijack de entrada de audio estéreo. El sistema de enfoque y zoom de imagen es manual mediante una pequeña rosca sobre la lente.

Mando a distancia. Es muy cómodo, con una tapa que cubre seis botones para controlar funciones de sincronismo de imagen, cambio de señal, zoom digital (10x), corrección Keystone y control de volumen. También incorpora un controlador a modo de gamepad con ocho direcciones, botón para ceder el control del proyector al ratón, el menú y cambio de entrada entre vídeo y datos.

Menú en pantalla. Se puede controlar la temperatura de color, el modo de vista entre 4:3 o 16:9 o las horas de uso de la lámpara.

Rendimiento. En presentaciones de PowerPoint o navegación por Internet la legibilidad ha sido perfecta, incluso en situaciones de alta luminosidad. En la proyección de vídeo, se detectaron algunas pequeñas inconsistencias de convergencia mostrando un pequeño filete en verde que puede achacarse a la unidad probada.

3M MP7630

---------------

Ha resultado uno