Ya conté una vez que en Europa se estaba debatiendo la implantación de una ley de patentes de software (más bien una ley de patentes de ideas) similar a la americana y los negativos efectos que tendría en la creatividad en Europa.

El Parlamento Europeo votó en contra de esta ley pero posteriormente el Consejo de Ministros de la UE votó a favor de esta norma con el único voto en contra de España (por una vez estoy orgulloso de mi gobierno en temas técnicos), así que la ley ha vuelto al Parlamento Europeo a ver si cuela, será por aquello de que insistiendo al final nos damos por vencidos por aburrimiento.

La Fundación para unas Infraes­tructuras Libres de Información en Europa ha publicado en su web (www.ffii.org/~bkaindl/questionnaire/html/ES) ocho preguntas para que los ciudadanos preguntemos a los candidatos a Eurodiputados su postura en este tema. Lamentablemente cuando este número de la revista esté en la calle ya habrán sido las elecciones, pero unas preguntas postelectorales pueden lograr que nuestros políticos se replanteen su postura sobre el tema. En las páginas web de los diversos partidos suele haber un formulario a propósito, además de encontrar en ellas las direcciones de los grupos parlamentarios europeos en la web del Parlamento Europeo (http://wwwdb.europarl.eu.int/ep5/owa/p_meps.short_list?ilg=ES&ictry=ES&ipolgrp=&iorig=).

Por mi parte he enviado la consulta al PSOE y al PP (en la web de Izquierda Unida no he encontrado la forma de enviar una consulta y los otros grupos políticos significativos son autonómicos y no se asocian a Madrid, ciudad que sufro y amo a partes iguales) y les contaré en la siguiente columna si me han contestado. La última que hice de este tipo no obtuvo ninguna respuesta, como ya escribí.

Lecturas veraniegas

Si eres de las personas para las que Apple es algo más que una empresa y el Mac algo más que un ordenador, entonces hay varios libros que puedes leer estas vacaciones. Están en inglés pero no tendrás que esperar varias semanas para recibirlos, ya que todos ellos se pueden comprar en formato electrónico.

La tienda de libros que utilizo yo es www.fictionwise.com. es barata y funciona bien y en ella puedes encontrar “Second Coming of Steve Jobs”, una biografía no autorizada del mítico fundador de Apple con visiones a veces amables y a veces críticas sobre este personaje. Otros libros interesantes sobre la historia de Apple, y los ordenadores en general, no están disponibles en formato electrónico, pero en BookPool (www.bookpool.com) o en la propia Amazon (http://amazon.com) puedes encontrar “Apple Confidential 2.0”, una visión también crítica de la historia de Apple que en muchos aspectos se contrapone a la versión oficial, y “Fire In The Valley”, un precioso y optimista relato de los inicios de los ordenadores personales.

Junto a estos tienes “Hackers: Heroes of the Computer Revolution” que es la historia de los inicios de la informática personal y de los auténticos hackers (no las personas que se empeñan en atacar ordenadores, sino los que se divierten programando por simple placer y por averiguar los límites de los equipos) incluyendo los inicios de Steve Jobs, Bill Gates y muchos otros.

Para conocer la historia de Internet, el mejor libro sigue siendo “Where Wizards Stay Up Late: The Origins Of The Internet”. Con todos ellos podrás pasar un verano entretenido.

La posibilidad de comprar libros a través de Internet, electrónicos o hechos de árboles muertos, tiene implicaciones políticas importantes ya que elimina las fronteras físicas del idioma. Es decir, hace unos años, el leer un libro de cualquier autor inglés en español era prácticamente una obligación, el original en inglés sólo se podía conseguir en librerías selectas y más caro. Ahora es posible conseguir en cualquiera de las web mencionadas el libro en inglés más barato y antes. Si puedes leerlo en inglés ¿esperarás a la edición española? Yo no. Por ejemplo en Fictionwise he comprado “Second Coming of Steve Jobs”, un libro que difícilmente saldrá publicado en español, y “Angels & Dragons”, el penúltimo libro de Dan Brown, el afamado autor del “Código Da Vinci”, que tampoco está en nuestro idioma (aunque probablemente lo estará en breve).

Por suerte tenemos buena literatura española, pero ¿que pasará cuando las compañías cinematográficas dejen de ver Internet como un enemigo y lo conviertan en un amigo para comercializar sus películas y las podamos descargar inmediatamente? ¿esperaremos a que se exhiban en España semanas o meses después o los afortunados que sepan inglés se las descargarán de Internet para verlas en versión original? Conviene recordar que España es uno de los pocos países en los que se doblan las películas, pero en la mayoría de las naciones europeas las películas se ven en versión original subtitulada. Yo mismo he comprado algunos DVD que no existían en España en mis viajes al Reino Unido, por ejemplo la película Equilibrium.

¿Buena? ¿Mala? No soy yo quien para decirlo pero lo cierto es que esta globalización existe y será cada día más intensa. Proteger la lengua autóctona no se consigue con leyes y restricciones. Si un gobierno quiere proteger su idioma tiene que hacerlo de una forma mucho más inteligente, promocionando los buenos directores de cine y, como no, los buenos programadores de una forma continuada y a fondo perdido para hacer que nuestras producciones sean tan interesantes o más que las extranjeras. Entonces, y sólo entonces, existirá una auténtica defensa del idioma. Todo lo demás serán soluciones a corto plazo, más de cara al público que de utilidad práctica.