Philips y LG Electronics han llegado a un acuerdo para unir su tecnología de desarrollo de pantallas. A raíz de este acuerdo, ambas empresas controlarán al cincuenta por ciento de la nueva sociedad, encargada de gestionar los respectivos negocios de tecnología de pantallas, entre los que se encuentra la fabricación de tubos de rayos catódicos (CRT) y la fabricación de cristal líquido y de tecnologías de plasma.

Según los dos fabricantes, la nueva sociedad realizará unas ventas anuales cercanas a los 6.000 millones de dólares (1,2 billones de pesetas).

Según el acuerdo entre ambas empresas, que se espera cerrar en el primer semestre de 2001, Philips deberá compensar a LG con 1.100 millones de dólares (más de 215.000 millones de pesetas) por la diferencia de valor entre las actividades fusionadas. La nueva compañía tendrá su sede legal en Holanda y realizará las operaciones desde Hong Kong.