Era “vox populi” que los acuerdos educativos de Apple España recogidos en la Alianza Educativa estaban a punto de expirar y cualquiera en el mercado se preguntaba cuáles iban a ser las nuevas iniciativas a llevar a cabo. Como habrán seguido los lectores, desde Macworld se ha cuestionado en alguna ocasión la laxa política de Apple España respecto a la educación.

Planes muy interesantes

Y como es de justicia dar palos cuando hay que darlos y halagos cuando también se impone, no cabe más que felicitar a Apple España por la nueva iniciativa que a partir del próximo 1 de abril va a llevar a cabo: un programa de marco europeo denominado Apple Education Solutions Expert que tendrá un doble enfoque a distribuidores y profesionales de la educación/formación; Apple Education Solution Expert Reseller y Apple Education Solution Expert Trainer, respectivamente.

El objetivo, es sencillo, un ambicioso plan para darle brío a un mercado anquilosado y que ha estado a punto de perderse por factores como la indecisión y falta de posición de fuerza negociadora de Apple España frente a otros proveedores, o por los bloqueos procedentes de la propia Administración en sus listas de equipamiento informático “autorizado”. El plan Reseller, que resulta cuando menos sugerente, para cualquier distribuidor, recoge un nuevo modelo de compensación que se abre a todos los distribuidores autorizados siempre y cuando se reporten las ventas a través de una nueva herramienta web para gestión y registro de ventas del mercado educativo EAT (Education Approval Tool).

Hablar de bonificaciones a trimestre vencido de un 4% sobre las ventas a universidades o de un 6% a las escuelas sobre la lista de precios de Apple (ALP), puede resultar jugoso en un momento no muy generoso en los márgenes de venta para un canal que busca justificaciones para seguir vendiendo Macintosh.

Debe matizarse que el distribuidor deberá demostrar que una parte sustancial de su negocio e ingresos se obtiene mediante la venta de soluciones para el mercado educativo y también su deseo de promocionar soluciones para educación basadas en Apple.

Por otro lado, y sirva de llamamiento a los señores de las instituciones educativas, deben considerar de forma inmediata esta iniciativa para volver a llevar los Mac a las aulas en universidades, colegios, museos y bibliotecas oficiales dado que está previsto aplicar políticas de descuento en adquisición de soluciones de este fabricante. Pero uno de los detalles más interesantes es que los propios profesores se beneficiarán, de nuevo, de los descuentos de las instituciones (previa acreditación de su condición de docente). Y esto si que va a poner los dientes largos al profesorado que, tradicionalmente ha estado muy sensibilizado con el Mac.

Algunos ya lo han apuntado, el lado negativo de esta historia es que puede producirse un problema: que Apple España trate de participar “en exceso”, dado que no tiene capacidad suficiente para tocar tantas teclas, y más con este extra laboral que les han adjudicado desde Europa. En este punto, deberían limitarse a prestar todo el apoyo que solicite el canal de distribución para llevar a cabo sus trabajos de ventas incentivando al máximo (económicamente) su captación de mercado educativo. Ellos ya lo hicieron una vez, saben cómo hacerlo, y pueden volver a repetir el éxito, si Apple les deja el suficiente margen de maniobra.

El Mac y la juventud

No cabe duda que las últimas semanas han estado muy movidas con todo el asunto del “botellón” y sobre todo, por la falta de alternativas para una juventud que, según lo visto, sólo sirve para hartarse de calimocho y cervezas en la calle, molestar a los vecinos y además, sin recoger los cascos.

Al hilo de las iniciativas de ayuntamientos para generar esas opciones “mas sanas” para los jóvenes, veo que existen talleres como de marroquinería, de cocina, de deportes, incluso de fotografía, pintura o escultura. Pues miren, a mi se me ocurre que estos muchachos bien podrían recibir también cursos de Internet, diseño gráfico, fotografía digital, edición de vídeo sobre máquinas de Apple como otra opción más en los centros que se concertasen con el Ministerio de Asuntos Sociales.

Exultantes se muestran nuestras Ministras de la Internet y del Pupitre, a la hora de promocionar la Red en nuestro país, y en cambio olvidan que la construcción de una juventud sana en valores, pasa por canalizar toda su creatividad a través de opciones realistas de verdadera implicación en una formación tecnológica plural (Mac/PC), en todas y cada una de sus escuelas o centros de formación españoles.

Oportunidad histórica

Los que trabajamos como escribientes de las bondades y maldades de Apple hace algún tiempo, percibimos, casi podría decir, olfateamos cambios sutiles en este mercado español. Y no todo está tan mal, como algunos se empeñan en afirmar.

Empiecen a unir ingredientes. Por un lado, vemos que Apple está siendo una de las pocas compañías de la industria del ordenador personal que no solo genera beneficios en esta crisis, sino que lanza novedades y ha vuelto a reinventar el mercado con un nuevo iMac, que vuelve a tirar del carro de las ideas en la industria PC. Por otro, Mac OS X a cada versión o actualización se vuelve más maduro, el mundo corporativo como IBM, Sybase u Oracle apoyan al nuevo sistema y ya han puesto sus ojos en él como una alternativa válida al “todopoderoso”.

Por otro lado, el ritmo de desarrollo de aplicaciones nativas es espectacular en estos momentos. Si a esto se le añade un poquito más de ganas por parte de Apple España, estableciendo políticas de publicidad y márketing agresivas (y eso implica gastar dinero, señores) en un momento en que todos “están plegando velas”, podremos ver en un plazo no superior a un año, nuevos momentos de gloria para la plataforma.

Creo sinceramente que esto del Macintosh y su industria tienen una gran oportunidad en España si Apple apuesta de nuevo firmemente, como todo parece indicar, por la educación en este país. Desde Cupertino lo han hecho extraordinariamente bien, ahora la pelota está en España y hay mucho que hacer.