El último modelo en sumarse a la familia de estaciones base incorpora una importante novedad. Se trata de la capacidad para reproducir las canciones organizadas en iTunes a través de cualquier conjunto de altavoces autoamplificados, de nuestro equipo de alta fidelidad o de cualquier otro tipo de dispositivo que admita la entrada de audio.

Hasta aquí no hay nada que llame la atención, salvo que cuando se utiliza el AirPort Express se realiza esta operación sin que el Mac y el equipo de alta fidelidad o los altavoces estén conectados fisicamente; la música, por así decirlo, está en el aire como si se tratase de una transmisión más de radiofrecuencia convencional. De hecho, con este modelo Apple se suma a la lista de fabricantes con dispositivos capaces de retransmitir no sólo datos sin cables sino también sonido y, en algunos casos, vídeo (quizá algo que también pueda hacer la próxima versión de la estación base).

La segunda característica destacable en comparación con los anteriores estaciones base AirPort y AirPort Extreme disponibles hasta ahora reside en el diseño que se ha aplicado a esta estación base. En vez de emplear la forma de “ovni” de los anteriores modelos, el diseño de la AirPort Express se asemeja más al adaptador de alimentación suministrado de serie con los PowerBook e iBook. Incluso se ha modificado la luz de estado que ahora se puede configurar por software (mediante la utilidad de administración) para que esté fija desde el encendido de la estación base o bien sólo cuando haya actividad.

Aunque se mantienen las principales características de las anteriores estaciones base, como la disponibilidad de un puerto WAN para la conexión a un router o módem ADSL (RJ-45) y un puerto USB al que se puede conectar una impresora para compartirla en la red local, su menor tamaño implica la ausencia de un segundo puerto Ethernet RJ-45 o del módem interno con su respectivo conector RJ-11, características disponibles en los algunos de los otros modelos de estaciones base. Sin duda unas restricciones que seguramente no resultarán inconvenientes para la mayoría. Para la reproducción musical se ha añadido un conector estéreo al que se puede enchufar un cable minijack estéreo como el empleado en la mayoría de los equipos de sonido analógicos o un cable digital Toslink.

El camino del sonido

Una vez que está en nuestro ordenador la música no deja de estar representada por archivos y por tanto datos binarios que se pueden transmitir por una red inalámbrica al igual que ya se podía hacer con el resto de la información que manejábamos durante nuestras conexiones inalámbricas a Internet o en una red local. En este caso la música viaja encriptada desde el Mac hasta la estación AirPort Express, operación que no merma la calidad de reproducción. Sin embargo, para que esto sea posible el Mac emisor deberá tener instalada la última versión de iTunes 4.6, en la que se añade la tecnología “AirTunes” de Apple, y que está incluida en el CD de instalación de la AirPort Express.

La última versión de iTunes añade en la parte inferior de la ventana un menú local en el que se puede seleccionar entre reproducir la música mediante AirPort Express o bien por los altavoces conectados al Mac. En el caso de que la red esté compuesta por varias estaciones AirPort Express, aparecerán listadas todas ellas en este menú, permitiendo por tanto elegir la zona o “estancia” en la que queramos reproducir nuestra música. Sin embargo, una limitación importante es que no podremos reproducir la música simultáneamente a través de todos los altavoces conectados a las diferentes AirPort Express que podamos tener conectadas al mismo tiempo, sólo en una cada vez.

Configuración

El nuevo software de administración AirPort suministrado en el CD del producto permite asignar un nombre y contraseña a cada una de las estaciones AirPort Express instaladas. La primera opción facilita la identificación del lugar en el que tenemos instalada cada una de nuestras AirPort Express (y por tanto saber dónde se reproducirá nuestra música), mientras que con la segunda característica nos aseguramos de que se reproduzca la música en los altavoces remotos sólo por personas que conozcan la contaseña adecuada.

No sólo ha cambiado el asistente de configuración sino también las opciones del administrador AirPort, por lo que si vas a añadir una AirPort Express a una red inalámbrica en la que ya tengas una estación base AirPort o AirPort Extreme necesitarás instalar las últimas actualizaciones de software y el nuevo administrador (suministrado en el CD de instalación de la AirPort Express).

Además de la característica ya comentada para gestionar la luz de estado, una de las más destacables es la que permite crear hasta cinco perfiles con diferentes ajustes para la misma estación base AirPort Express. Su objetivo es similar a la característica Ubicaciones, permitiendo el cambio rápido entre los ajustes en función de dónde se esté utilizando la estación base en cada momento teniendo en cuenta principalmente su destacable portabilidad.

Por lo que se refiere a la configuración, el asistente suministrado hace que resulte un proceso realmente sencillo e intuitivo, especialmente cuando se va a configurar la estación base por primera vez con el esquema de configuración de red más sencillo: del router o módem ADSL directamente a la estación base.

El asistente de configuración también incorpora las opciones para configurar la segunda modalidad de funcionamiento más común: utilizar el modo de WDS para que la nueva estación base amplíe el alcance de una red inalámbrica ya existente.

Velocidad y calidad

En principio se puede pensar que quizá la reproducción de música al mismo tiempo que se está navegando o descargando software por Internet signifique una reducción en el ancho de banda. No hay nada de lo que preocuparse. En el caso de que se esté conectado a Internet mediante una línea ADSL, hay que tener en cuenta que se trata de una línea asimétrica, lo que significa que las velocidades de bajada (los datos recibidos por su Mac desde Internet) y de subida (es decir, los datos enviados por su ordenador a Internet) son diferentes, y en ambos casos el primer filtro de ancho de banda es la propia estación base que con una capacidad de transmisión de 54 Mbps resulta sobradamente suficiente para admitir el flujo de datos que supone la retransmisión de una canción, así como la conexión simultánea en red de un máximo de 10 clientes.

Algo que deberás tener en cuenta si estás contemplando la posibilidad de comprar esta estación base es poner al día la velocidad de transmisión de tu Mac. En nuestras pruebas la reproducción de música (con flujos entre 120 y 160 Kbps) no fue todo lo suave que nos hubiese gustado utilizando una conexión 802.11b en un Mac antiguo (11 Mbps), ya que se produjeron ligeras pausas durante la reproducción. Sin embargo este problema no ocurrió al transmitir el sonido con una tarjeta 802.11g (54 Mbps).

Conclusión

Si no necesitas la característica de conexión por módem en una estación base ni tampoco un segundo puerto Ethernet, entonces este modelo (149 EUR) representa una