Si usted ha modelado alguna vez con plastelina o arcilla, apreciara que sea ésta la filosofía que propone el fabricante Play en su programa para modelado y animación tridimensional. En un entorno de trabajo completo y sencillo, el usuario sólo tendrá que partir de un objeto orgánico básico (cilindro, esfera, tetraedro, etc.) y dar la forma deseada mediante los diversos tipos de brochas disponibles. Esta no es la única novedad en la forma de trabajar con respecto a otros programas de modelado 3D; por ejemplo, también permite pintar directamente sobre los objetos creados y superponer colores, aplicar efectos de deformación (giro sobre su eje, balanceo, aplastar, doblar, añadir ruido, etc), crear texto 3-D deformable y grabar las acciones realizadas en un objeto para repetirlas en otro. En la composición de una escena y  la generación de una animación final, Amorphium también ofrece una serie de características bastante cómodas, orientadas a facilitar la generación final.

Modo de trabajo. Al ejecutar la aplicación, con unos requerimientos mínimos de 20 MB de memoria RAM, la primera impresión que se obtiene es la de encontrarse frente a una aplicación de Metacreations, ya que la interfaz de trabajo oculta por completo el escritorio. Amorphium incorpora en la parte superior de la pantalla diez menús que, en vez de desplegarse para mostrar las diferentes opciones, proporcionan acceso a una representación visual de las herramientas disponibles para cada una de ellas. Por ejemplo, al seleccionar el menú Tools & Distort se muestran en la franja inmediatamente inferior todas las herramientas disponibles, representadas mediante iconos descriptivos de la función que realizan.

En la parte superior derecha de la pantalla se muestra en todo momento las opciones que permiten definir el tamaño de la brocha y el grado de presión que se ejercerá sobre el objeto. Esta característica permite trabajar con valores comprendidos entre -100 y 100 (los valores negativos provocan depresiones en el objeto editados y los valores positivos elevaciones). La cantidad de presión determinará la “fuerza” con la que se deformará el objeto a medida que se vaya modelando con la brocha. En esa misma franja lateral están dispuestos los diferentes tipos de brocha o punzones para ir dando forma a los objetos. También se proporcionan herramientas para desplazar el objeto editado con respecto a la cámara (punto de vista), acercarlo o alejarlo, rotarlo e indicar desde qué punto incide la luz sobre el objeto. Una de las carencias en este sentido es que no permite trabajar con más de un foco, además de no poder cambiar el  tipo de luz. Para emplear estas herramientas, al igual que la mayoría de las comentadas, basta con hacer clic sobre el icono de cada una de ellas y desplazarlo para que el objeto se acerque, se aleje o rote en cualquier eje. El programa también permite realizar estas mismas funciones mediante las teclas modificadoras, reservando la tecla Control para el acceso al menú contextual.

El menú contextual proporciona funciones para cambiar la vista entre los cuatro puntos típicos, así como para indicar  el objeto tendrá un único color o si podrá utilizar la característica de pintura 3-D. Otra de las opciones contenidas en el menú contextual permite definir la posición del objeto en el espacio mediante la introducción de valores numéricos.

Un inconveniente de la interfaz es que no permite mantener las cuatro vistas simultáneas en pantalla, si bien proporciona una opción para trabajar con dos vistas simultáneas. No obstante, teniendo en cuenta la agilidad con la que se puede girar y desplazar el objeto editado mediante el ratón, no se echará en falta trabajar con las cuatro vistas simultáneamente.

El modo de Composición es el único en el que se muestran todos los objetos editados en el espacio, de forma que puedan situarse para generar la escena o la animación final (con un tamaño máximo de 4.096 x 4.096 píxeles). Precisamente éste es el único apartado del programa en el que se trabajará en modo alámbrico, ya que en el resto de operaciones de modelado, pintura y aplicación de máscaras se trabaja en todo momento con lo objetos 3-D en modo sombreado con una gran agilidad de movimiento.

Bioesferas. Al trabajar con las formas básicas (esfera, cubo, tetraedro, cilindro, cilindro cerrado, toro y cono) resulta complicado obtener algunas formas concretas. El apartado de Bioesferas (esferas de energía) permite generar objetos complejos mediante la edición de esferas, en las que se pueden ajustar los valores de radio, energía (energía inversa) y ancho. Con la combinación de estas esferas se puede generar cualquier tipo de forma mediante la interacción de las propiedades de cada una de ellas sobre el resto. Además, se representa en todo momento los tres ejes de cada esfera, de modo que su comportamiento se varía dinámicamente.

Grabar y repetir. Este apartado permite grabar todas las acciones realizadas sobre un objeto para aplicarlas a otros o bien aplicar sólo una acción o rango de acciones. Amorphium permite editar cada uno de los pasos realizados para reajustar el resultado. No obstante, esta característica está limitada a la grabación de acciones de brocha y pintura.

El funcionamiento para grabar tareas simula las opciones típicas de Grabar, Pausa y Parada. La opción de pausa no perderá las acciones que realice tras su pulsación hasta que se vuelva a hacer clic en el botón de grabar, y su uso es adecuado para que en la posterior reproducción de la tarea no se muestren los desplazamientos o giros del objeto (por ejemplo, rotarlo para continuar modelando la cara posterior).

Máscaras. Con las funciones recogidas en este apartado se pueden utilizar máscaras predefinidas (círculos y rectángulos) o de forma libre sobre los objetos editados, de modo que se puedan emplear como mapa de desplazamiento para crear elevaciones o depresiones. Las máscaras permanecen activas al utilizar la brocha, pero no al aplicar texturas o pintar en los objetos. Además, el usuario puede eliminar en cualquier momento las máscaras o invertir su comportamiento.

Texturas. Quizá sea este el apartado más limitado de Amorphium, pues sólo permite aplicar una textura por objeto y elegir entre tres opciones de mapeado: envoltura, directo y cilíndrico. Otros parámetros que se pueden ajustar en la textura seleccionada son la cantidad de luz, opacidad, contraste y saturación, y la repetición de la textura. Los formatos soportados son PICT, TIFF, BMP, JPEG, PNG, GIF y de película QuickTime.

Texto. Amorphium permite generar texto tridimensional de forma que cada una de los caracteres se comporte como un objeto deformable. En este apartado, los 20 MB asignados como memoria por omisión a la aplicación resultaron insuficientes al ajustar los parámetros de calidad por encima de los mostrados por omisión. En dicha ventana no sólo podrá seleccionar la tipografía a utilizar entre cualquiera de las instaladas en el Mac, sino que también podrá aplicar diferentes estilos.

Composición. Este módulo permite ordenar todos los objetos editados en el espacio 3-D con respecto a la cámara, así como eliminar los objetos que no se vayan a utilizar, duplicarlos o agruparlos. Para generar animaciones se pueden definir un máximo de ocho posiciones de referencia, generando automática