Después de la emoción de crear sus primeras páginas web para Internet, descubre que la fotografía de su gato en el sofá no constituye una imagen atrayente. Ha intentado todos los trucos habituales para animar una página web: imágenes de fondo; texto con colores y por supuesto GIF animados. Pero ha llegado el momento de proporcionarle a sus visitantes una experiencia más enriquecedora. Para llenar realmente de vida un espacio web, no hay nada que sustituya al movimiento: gráficos volando a través de la pantalla, texto desplazándose e imágenes apareciendo suavemente y difuminándose. Aunque animar una página web que de otra forma estaría muerta parece ser un trabajo de titanes, Flash 4 de Macromedia puede realizarlo fácilmente con herramientas que hacen la tarea más tediosa por usted.

Macromedia creó Flash con la Web en mente; genera archivos pequeños que funcionan bien en casi todos los navegadores. El formato Flash, designado con la extensión SWF, ofrece diversas ventajas sobre otros formatos de animación de imágenes. En primer lugar, Flash está basado en vectores y al contrario que las imágenes de mapas de bits como los GIF o JPEG, que almacenan información de cada uno de los píxeles del gráfico, los vectores emplean fórmulas matemáticas para describir la forma, color y posición de la imagen. Esto hace que ocupen mucho menos, y un tamaño más pequeño significa que incluso las animaciones más complejas se descargan rápidamente.

Los archivos Flash obligan a que los visitantes de sus páginas instalen el reproductor gratuito de Flash antes de que puedan ver cualquiera de las animaciones. Pero una vez que lo tienen instalado,

puede descansar tranquilo sabiendo que todo el mundo ve lo mismo. Al contrario que otras herramientas de animación para la Web, como el HTML Dinámico (DHTML), que no funciona con los navegadores más antiguos y que actúan de forma inconsistente con los más recientes, las películas que se crean en Flash tienen el mismo aspecto y se comportan del mismo modo en cada navegador y plataforma que permita utilizar esta extensión.

Una experiencia en movimiento

En los primeros días de la animación los ilustradores tenían que dibujar decenas de miles de fotogramas a mano para

producir una película de duración normal; un proceso extraordinariamente tedioso. Los artistas más importantes no se preocupaban de este trabajo rutinario. Dibujaban sólo algunos de los fotogramas cruciales que definían la acción, por ejemplo la imagen de un arquero cogiendo una flecha y otra cuando ha tensado el arco. Los ilustradores junior dibujaban todos los fotogramas intermedios necesarios para simular el movimiento. Este proceso se conoció como tweening.

Afortunadamente ya no es necesario disponer de un ejército de animadores junior para encargarse de los aburridos detalles de dibujado. Flash dispone de su propio conjunto de herramientas de

tweening que hacen que la creación de animaciones para la web sea una tarea sencilla. Aunque es posible dibujar animaciones fotograma a fotograma con Flash, esto no sólo consume tiempo y resulta monótono, sino que también aumenta el tamaño de la animación final, ya que obliga a Flash a almacenar mucha más información. Utilizando el tweening sólo es necesario definir un fotograma inicial y otro final para la animación, dejando que Flash cree todos los fotogramas intermedios.

Este programa ofrece dos tipos de tweening: de movimiento y de forma. Tal como su nombre indica, el de movimiento anima el movimiento de un objeto (una pelota cruzando la pantalla, por ejemplo). Pero hace mucho más que esto, ya que puede cambiar otros atributos

del dibujo, incluyendo su tamaño, rotación, inclinación, color y opacidad, incluso aunque el objeto no se mueva. Por ejemplo es posible emplear el tweening de movimiento para que un gato blanco se convierta en negro. (Para obtener una idea básica de cómo se emplea el tweening de movimiento vea el cuadro “En movimiento”).

El tweening de forma, por otro lado, anima la transformación de un objeto en otro (un gato que se convierte en una calabaza, por ejemplo). Pero el tweening de forma también puede incorporar movimiento. Si se transforma un gato situado en la parte inferior izquierda de la pantalla por una calabaza en la superior derecha, se emplea la herramienta de

tweening de forma. (Si quiere saber más sobre el tweening de forma vea el cuadro “La química de la animación”.) Para saber cuál de estas dos herramientas hay que usar, debe centrarse en su objetivo principal. Si quiere animar los cambios en un dibujo, emplee el de movimiento, si quiere convertir un dibujo en otro, use el de forma.

Elementos de la escena

Antes de poder crear sus propias animaciones en línea es necesario que se acostumbre a la terminología y herramientas de Flash. La área principal de trabajo se denomina escena y es posible emplear las herramientas de dibujo de Flash para

crear gráficos y texto en la escena o también puede importar gráficos desde otros programas de dibujo vectorial como FreeHand de Macromedia o Illustrator de Adobe. También es posible importar archivos bitmap, como PICT y JPEG a una película Flash, pero si lo hace no se beneficiará del pequeño tamaño de los archivos Flash basados en vectores.

Por encima de la escena se encuentra la línea temporal, que muestra las capas y fotogramas de la película Flash. Las capas aparecen en la parte izquierda de la línea temporal y (al igual que las capas en programas tales como Photoshop y FreeHand) organizan sus imágenes. En Flash es especialmente importante mantener cada objeto en una capa separada que pueda moverse independientemente en la animación. Los fotogramas son los que constituyen la película; un fotograma es sólo una imagen, pero una serie de fotogramas es la secuencia de imágenes que forman una animación. La línea temporal distribuye los fotogramas horizontalmente de izquierda a derecha. Al hacer clic en un fotograma de la línea temporal, en la escena se ve ese momento en particular de la película.

Flash también le permite controlar a qué velocidad se reproduce la película en fotogramas por segundo (fps). A mayor velocidad en fotogramas por segundo, mayor calidad de la animación. Por omisión, Flash ajusta la velocidad a 12 fps, un buen ajuste para páginas web, ya que es un buen balance entre animación suave y reproducción segura.

El secreto de los fotogramas clave Aunque todos los fotogramas constituyen su película, sólo es posible ajustar las imágenes en un tipo especial de fotograma: el fotograma clave o de referencia. Estos permiten realizar cualquier tipo de cambio en la animación, incluyendo el movimiento del objeto, su forma, tamaño y color. Una animación sencilla, por ejemplo una bola rodando por el suelo, es posible que necesite únicamente dos fotogramas clave (uno al principio y otro al final) pero si quiere hacer que la bola rebote por la pantalla a la vez que cambia de color, es posible que necesite más de doce fotogramas clave controlando los cambios en dirección, velocidad y sombreado.

Símbolos que reducen tamaño Flash permite mantener sus descargas rápidas pese a tener movimientos complejos gracias al uso de símbolos, objetos como texto o dibujos empleados múltiples veces en la misma película. Los

símbolos no incrementan el tamaño del archivo