En el corazón de todos los ordenadores que trabajan con Mac OS X se encuentra uno de los servidores web más populares en Internet para entornos Unix. En este artículo encontrará cómo sacarle provecho de forma rápida y sencilla.

Inicialmente el sistema está configurado para que no funcione el servidor web. El arranque del servidor se realiza en las Preferencias del Sistema, eligiendo el apartado Compartir y pulsando en el botón Iniciar del apartado Compartir Web.

Al hacerlo, el servidor se arranca y queda automáticamente listo para ponerse en marcha automáticamente cuando se reinicie el ordenador.

Para detener el servidor el proceso es el inverso, abra Preferencias del Sistema, elija el apartado Compartir y pulse el mismo botón, que habrá cambiado su etiqueta por “Parar”.

Existen ocasiones en las que es necesario reiniciar el servidor. Por ejemplo, si cambia algún parámetro.

Configuración básica

Al tratarse de un servidor creado para el mundo Unix, la forma de configurarlo y manejarlo difiere bastante de la que está acostumbrado un usuario de Macintosh. Básicamente toda la configuración se realiza editando archivos de texto en los que se modifican o añaden las líneas correspondientes y muchos de los comandos de gestión se ejecutan a través de la ventana del terminal. Pero esto no significa necesariamente que sea un proceso complejo, en realidad gestionar las funciones básicas es bastante sencillo.

La edición de estos documentos se puede hacer utilizando los propios editores de Unix, pero también puede hacerse, y le resultará mucho más cómodo, empleando el editor TextEdit que se encuentra en la carpeta Utilities que hay dentro de la carpeta Applications de Mac OS X.

No es recomendable utilizar para esta operación un editor de textos más sofisticado, como AppleWorks o Microsoft Word, ya que estos programas tienden, salvo que expresamente se les indique lo contrario, a guardar los documentos en su propio formato, haciendo que sean irreconocibles por Apache y por tanto impidiendo que funcione.

TextEdit, en cambio, guarda los documentos como texto puro, evitando este problema. Pero tiene una idiosincrasia que hay que conocer y evitar.

Cuando escribe una línea con TextEdit y desea saltar a la siguiente, si pulsa la tecla “Return” o “Intro” situada en la parte derecha del teclado, el programa insertará en el texto el caracter conocido como “retorno de carro” o \r. Pero las aplicaciones Unix esperan y necesitan para funcionar bien el caracter de “salto de línea” o \n. Para generar éste, debe usar la tecla de nueva línea situada a la derecha de la barra espaciadora o en el teclado numérico en los equipos que tengan un teclado ampliado. En todos los ejemplos que se dan en este artículo los saltos de línea deben introducirse pulsando esta última tecla.

El archivo principal de configuración de Apache se llama httpd.conf y se encuentra en el directorio /etc/httpd. Por tanto para editarlo hay que arrancar TextEdit y elegir la opción Abrir en el menú Archivo. Pero si en el diálogo que aparece intenta desplazarse directamente al disco duro de arranque y allí busca una carpeta “/etc”, descubrirá que no se muestra.

Apple ha decidido ocultar determinadas carpetas de la vista de los usuarios, y lo hace con una buena razón, ya que muchas de ellas contienen información crítica que si se modifica o se borra puede hacer que el ordenador no vuelva a arrancar. No obstante en algunos casos, como sucede con el archivo de configuración de Apache, es necesario acceder a estos elementos. Si se utilizan las herramientas del entorno Unix, accesibles a través de la ventana de Terminal, esta restricción no existe, pero el usuario descubre que son mucho más difíciles de manejar.

Por ese motivo es preferible emplear la utilidad TextEdit, para lo cual es necesario utilizar algún truco. En primer lugar arranque este programa y en el menú Archivo elija la opción Abrir. Tal como se ha mencionado, si se desplaza al directorio raíz del disco duro, no verá la carpeta /etc ni tampoco /etc/httpd, pero puede forzar que aparezca tecleando “/etc/httpd” en el recuadro de texto etiquetado con “Ir a” y pulsando a continuación el botón Abrir.

En lugar de cerrarse, el diálogo mostrará el directorio indicado y en su interior todos los directorios de configuración de Apache.

El corazón de toda la configuración está en el archivo httpd.conf, y en él se puede encontrar y modificar toda la información sobre la forma de funcionamiento del servidor.

Además, dentro de la carpeta Users existe un archivo por cada uno de los usuarios definidos en el sistema denominado “usuario.conf”, donde usuario es el nombre corto que se le ha dado a esa persona.

Reiniciar el servidor

Cada vez que haga una modificación en estos archivos de configuración, debe hacer que el servidor vuelva a leerlo para aplicar los cambios. Esto puede hacerlo abriendo las preferencias del sistema, eligiendo el icono Compartir y parando y volviendo a arrancar el servidor, pero existe un método más rápido.

Abra una ventana de terminal desde una cuenta de administrador y teclee:

sudo /usr/sbin/apachectl restart.

Se le pedirá la contraseña del administrador y en breves instantes aparecerá un mensaje indicando que el servidor se ha reiniciado, habiendo realizado las modificaciones indicadas.

Este proceso no es necesario hacerlo si introduce o cambia páginas del servidor, sólo si modifica estos archivos de configuración.

httpd.conf

El formato del archivo httpd.conf es muy sencillo. Todas las líneas que empiezan con un cuadradillo “#” son comentarios y por tanto el programa las ignora. Si quiere introducir en este archivo alguna anotación para recordar posteriormente porqué hizo algún cambio, hágalo anteponiendo un cuadradillo al principio de la línea.

También existen algunas líneas de configuración que tienen un cuadradillo al principio. Esto significa que esas líneas no son interpretadas por el sistema y que Apache tomará el valor que tenga por omisión. Para activar las líneas simplemente tiene que quitar el cuadradillo y poner el valor adecuado y volver a reiniciar el servidor.

Las líneas de configuración real tienen un nombre de parámetro, y seguido de un espacio aparece el valor que se le asigna a dicho parámetro. Por ejemplo MaxClients 150 asigna el valor 150 a MaxClients. Para modificar alguno de estos valores, simplemente modifique el valor y grabe el archivo con los cambios.

El número de opciones que tiene Apache es muy elevado y entenderlas todas resulta prácticamente imposible. Pero las que usualmente es necesario adaptar o modificar son muchas menos.

La primera en orden de aparición es la mencionada “MaxClients” e indica el número de usuarios que pueden conectarse y ver simultáneamente las páginas web de su ordenador. Este valor es importante porque a mayor número de usuarios conectados, mayor carga soporta el sistema y menos capacidad tiene para otras tareas, normalmente para la ejecución de programas del usuario. 150 usuarios conectados simultáneamente representa una carga considerable.

No obstante hay que tener cuenta que lo que se ajusta aquí es el límite máximo, pero muy probablemente sus páginas personales no tengan una aceptación tal que ocasione esa ca