Tras el escándalo Enron, Apple ha sido una de las primeras compañías en tomar medidas al respecto y ha decidido adoptar nuevas políticas internas de consultoría y auditoría.

Apple ha anunciado recientemente que ha adoptado una nueva política de auditoría en la que no permitirá a sus auditores realizar tareas de consultoría fuera del ámbito estrictamente financiero, como en tecnología de la información o servicios de auditoría interna. Steve Jobs ha comentado que Apple ha querido “dar un paso más y ser más transparentes frente a nuestros accionistas”.