Apple ha sido demandados por discriminación racial. Dicha demanda podría costar a Apple 40 millones de dólares (más de 7.000 millones de pesetas, 42,07 millones de EUR).

Según la parte demandante, Apple y un empleado de la compañía llamado Dan Riccio negaron a un empleado afroamericano la posibilidad de promoción interna y adquirir “stock options” de la compañía. El demandante también denuncia un aislamiento laboral respecto a sus compañeros de trabajo.

El problema, tal y como ha relatado McCoy, abogado del demandante, surgió cuando éste llevó a un amigo al campus de Apple. A partir de este momento, este empleado fue suspendido y pocas semanas más tarde, despedido. La demanda también asegura que el empleado fue apartado físicamente del área de trabajo de sus compañeros confinándolo en un espacio aparte.