Aunque las líneas ADSL que venden telefónica y otros operadores sólo pueden ser usadas con fines privados y tienen algunas limitaciones que comentamos más adelante, si tienes un ordenador con Mac OS X es posible tener todos los servicios que tiene cualquier PSI en tu propia casa. Cierto que algunos de estos servicios te los ofrecen muchos servidores de forma gratuita, pero normalmente incorporan contraprestaciones molestas, como la inclusión de publicidad, limitaciones en el tamaño de mensajes o en el tráfico que puede tener tu blog, la no posibilidad de utilizar algunas direcciones de correo, o costes añadidos que pueden ser importantes si, por ejemplo, quieres tener tu propio dominio o simplemente un dominio de correo en el que quepa más del gigabyte de espacio que anuncia Gmail (el servicio de correo de Google) y que tanta emoción ha creado entre propios y extraños.

Todas estas molestias las puedes evitar montando tus propios servicios tal como explicaremos en esta serie de artículos. El coste no es cero, es necesario tener un servicio ADSL y si quieres tener tu propio dominio y alguna otra función hay pequeños desembolsos extra, pero no necesitas adquirir un XServe para ello, con cualquier ordenador con Mac OS X te vale (si vas a tener mucho tráfico el problema no estará en el equipo sino en la línea ADSL). Como ejemplo puedo contarte que yo tengo mi servidor personal con mi propio dominio y todos los servicios: Web, correo, DNS, blog, funcionando sobre un iBook G3 que tenía dormido en una esquina. La ventaja de utilizar un portátil para esta función es que la batería incorporada actúa como SAI y mantiene el equipo levantado incluso cuando se va la luz, aunque si quieres mantener el servicio siempre, necesitarás el SAI para el router ADSL y demás electrónica adicional.

En este primer capítulo te explicamos cómo elegir la línea ADSL y contratar el dominio que va a estar asociado a tu servidor. Más adelante te contaremos como configurar los servidores de DNS, Correo y web para obtener el máximo partido a tu conexión.

La lista de la compra para montarte tu PSI

- Ordenador capaz de funcionar con Mac OS X

- Mac OS X 10.3 (incluyendo el CD de herramientas de desarrollo

- Conexión temporal a Internet (módem, etc.)

- Cuenta de correo existente

- Un poco de dinero.

Contratar la línea ADSL

Si ya tienes la línea ADSL, estupendo, aunque es posible que no cumpla las condiciones perfectas de funcionamiento, pero es posible adaptarla para nuestro uso y en caso necesario posiblemente podrás contratar los cambios requeridos por un pequeño coste adicional.

En muchas zonas geográficas también existe el servicio de Internet por cable y aunque son tecnologías fundamentalmente distintas, muchas de las consideraciones para ti son las mismas y si el proveedor de cable de tu zona te puede dar los mismos servicios que el proveedor de ADSL (IP fija, sin filtrado de puertos, etc.) también puedes montar el servicio en una conexión de este tipo.

La A de ADSL

Antes de entrar en consideraciones sobre las opciones exactas del servicio ADSL hay que conocer una de sus limitaciones, la A. Esta A viene de asimétrico y destaca porque en la mayoría de los circuitos de datos, especialmente los que utilizan las operadoras de telecomunicaciones para comunicaciones entre sí, son simétricos, es decir permiten enviar en un sentido la misma cantidad de datos que en el otro. Por tanto una línea de 2 megabits por segundo indica que se pueden transmitir 2 megabits en cada sentido.

No pasa lo mismo con las líneas ADSL. Estos circuitos utilizan un cable telefónico normal y están más limitados en su capacidad, por lo que sus creadores pensaron que un usuario de Internet normalmente descargaría contenidos de Internet pero enviaría poca información a la red, tesis que suele ser cierta con algunos condicionantes, por lo que la capacidad de transmisión se distribuye de forma asimétrica. Pudiendo recibir más datos de la red de los que puede enviar.

Esto es perfecto para las personas que utilizan la conexión para navegar o para descargar archivos, pero si queremos montar un servidor con páginas web, servidor de correo, etc. la asimetría es una desventaja, ya que en este caso el ancho de banda útil es la parte más pequeña de la asimetría, ya que un servidor web, por ejemplo, recibe peticiones muy pequeñas, el URL de una página o de una imagen, y envía a cambio una gran cantidad de información que puede ser el contenido de la página, una imagen, un archivo de sonido, etc.

En la tabla “valores ADSL” pueden verse los valores de bajada (desde Internet hacía el usuario) y de subida (desde el usuario a Internet) de los servicios ADSL más habituales. Hay que tener en cuenta que el primero de los valores es el más publicitado por los proveedores de Internet, pero el que nos interesa en este caso es el segundo (no es que el valor de bajada no sea importante, pero con que fuera igual que el de subida sería suficiente).

Router o Módem

Pero elegir una línea ADSL no es sólo cuestión de velocidad (ni siquiera de precio) hay otros tres elementos a tener en cuenta.

El primero es el router o módem a utilizar. La tecnología ADSL utiliza un tipo de codificación especial, especial en el sentido de que es distinta a la que utiliza un módem normal o la propia Ethernet y sobre todo porque no puede ser entendida directamente por el ordenador, por este motivo hacen falta adaptadores que conviertan esta señal a otra comprensible por el ordenador.

Estos adaptadores pueden ser módems USB o routers. Un módem USB convierte las señales ADSL al formato USB pero no tiene ninguna inteligencia a nivel IP, de red, en este caso el ordenador al que se conecta es el que asume esta inteligencia.

En cambio en el caso de un router ADSL, el propio router suele incorporar esta inteligencia IP, aunque existe una forma en la que no asume esta inteligencia IP y también se traspasa al ordenador, es lo que se conoce como modo “bridge”.

Pero además de quien tiene la inteligencia de red, es incluso más importante la interfaz. En un módem ADSL la comunicación con el ordenador es USB y no se trata de un estándar, sino que cada fabricante tiene el suyo y por tanto hay que instalar en el ordenador el controlador correspondiente. No todos los fabricantes tienen controladores para Mac OS y además es posible que si actualizamos la versión del sistema a una más moderna el controlador deje de funcionar, teniendo que esperar a la aparición de uno nuevo.

En cambio la interfaz Ethernet es estándar y todos los Macintosh desde hace tiempo incorporan este tipo de comunicación sin necesidad de un controlador especial, lo que permite asegurar su funcionamiento con el proveedor de ADSL o cable, incluso si el proveedor de comunicaciones no te asegura compatibilidad con Macintosh.

En definitiva, si puedes elegir entre un modem-USB o un router ADSL, esta última opción es mucho mejor por compatibilidad y opciones.

Dirección IP

La segunda opción a tener muy en cuenta es la asignación de IP fija o dinámica. En el primer caso la operadora de telecomunicaciones te asigna una dirección IP pública fija (una sola, pero más adelante veremos como sacarle jugo incluso si tienes varios ordenadores). Es decir, una dirección IP que siempre va a ser la misma.

En cambio con una IP dinámica es distinto y el proceso es muy similar al que