Graphisoft viene desarrollando ArchiCAD desde hace 18 años, una herramienta integral de CAD para arquitectura, que abarca todas las funciones para desarrollo de proyectos; desde el diseño, la producción de planos, las mediciones e incluso la representación tridimensional mediante perspectivas y animaciones.

La verdadera potencia de ArchiCAD reside en sus herramientas totalmente especializadas como muros, pilares, forjados, puertas, ventanas, y cubiertas, para elaborar a partir de ellas, un modelo tridimensional del edificio, que sirva de matriz para el conjunto del proyecto.

El concepto de edificio virtual. El trabajo en ArchiCAD esta muy bien estructurado: el edificio virtual se organiza por pisos, siendo la ventana de trabajo principal la planta aunque también se pueda trabajar en secciones y alzados o incluso en una vista tridimensional. Las ventajas son claras respecto al CAD convencional no sólo en tareas puras de delineación (como la unión automática de muros y forjados o la inserción de puertas y ventanas), sino que los cambios en el proyecto sólo se realizan una vez y quedan reflejados en el resto de planos, memorias de carpinterías y mediciones.

El edificio virtual es por tanto un único archivo que contiene toda la información del proyecto, y que además se puede compartir con la función TeamWork para que un equipo trabaje en red.

Este mecanismo de trabajo lleva a un gran ahorro de tiempo en actualización de planos y reduce al mínimo errores muy normales utilizando programas de CAD convencionales. Por contra es necesario definir meticulosamente el edificio para poder beneficiarse luego de ello.

Objetos inteligentes GDL. Todos los elementos más habituales en los edificios son totalmente tridimensionales y paramétricos, por lo que tienen infinidad de variaciones de longitud, altura, divisiones, materiales, incluso pueden variar el detalle del mismo dependiendo de la escala del plano. El programa incluye una extensa librería de objetos, aunque es muy posible que necesite en algún momento crear o personalizar los suyos propios.

Quizás este es el gran inconveniente de ArchiCAD, ya que la creación de estos objetos no se realiza gráficamente, sino con un lenguaje de programación muy potente parecido al basic llamado GDL. Todos los elementos constructivos del edificio virtual están basados en este lenguaje, como los muros, forjados o cubiertas, pero cualquier otro elemento más singular que quiera utilizar tiene que ser programado previamente en GDL. Por eso muchas veces es necesario adquirir extensiones de terceras partes como ArchiForma (modelador 3-D), ArchiTerra (modelador de terrenos) o ArchiDesigner (puertas y ventanas a medida), que permiten la creación de estos elementos de una forma más sencilla.

Interfaz de usuario y nuevas características. A pesar de ser una revisión menor, la cantidad de recursos necesarios para una instalación básica han aumentado hasta los 64 MB de memoria RAM y 220 MB de disco duro, lo que por otro lado no es excesivo para una aplicación de CAD que además incorpora funciones tan variadas.

El manejo de la aplicación sigue resultando fácil para cualquiera que haya utilizado algún otro programa de CAD. Dispone de cursores inteligentes, mallas ortogonales y giradas, escalas gráficas y herramientas 2-D necesarias para dibujar detalles o añadir elementos gráficos a los planos. Entre las funciones nuevas que se incorporan destacan las acotaciones automáticas y asociativas en planta y sección, que se actualizan al mismo tiempo que se varía la geometría del proyecto y también nuevas herramientas como pilares circulares y vigas. Pero quizás la novedad mas útil es la de piso espectro, que permite mostrar el piso superior o inferior para evitar errores de alineaciones de muros y pilares.

También se ha ampliado la función de buscar y seleccionar, y se dispone ahora de más herramientas de edición tanto en la ventana de 3-D como en las de secciones y alzados, donde ahora se pueden utilizar tanto tramas vectoriales como sombras arrojadas automáticas para mejorar el aspecto final de los planos.

Los módulos vinculados son también una nueva función que facilita la gestión de estructuras repetitivas dentro de un proyecto, editando únicamente un archivo fuente. Además ofrece una forma cómoda y segura de subdividir un proyecto en distintos archivos más pequeños.

A pesar de todas estas nuevas funciones y herramientas, la interfaz resulta algo anticuada; con ausencia de atajos de teclado para la paleta de herramientas y un uso excesivo de los cuadros de diálogo, que deberían en un futuro transformarse en paletas flotantes para acceder a las capas, pisos, tipos de línea, colores o materiales, como hacen otras aplicaciones.

Mediciones e intercambio de archivos. La versión 6.5 se adapta mejor a los estándares españoles de arquitectura, con soluciones localizadas para la conexión con programas de mediciones y presupuestos como Presto, a través del estándar FIEBDC-3 para generar el listado de mediciones del proyecto, y se han editado nuevas bibliotecas en formato ArchiCAD de detalles de la NTE y de Seguridad y Salud. También se ha incorporado un traductor DGN y una gran variedad de opciones para el proceso de conversión DXF/DWG para facilitar la conversión a y desde archivos de AutoCAD.

Conclusión

ArchiCAD es una aplicación altamente especializada. En esta revisión se han mejorado algunos puntos débiles y se ha hecho un esfuerzo en la conexión con aplicaciones de mediciones y presupuestos nacionales, pero para llegar a ser una herramienta perfecta, debería incorporar un modelador de 3-D y mejorar su interfaz. Esperemos que se subsane en la anunciada “carbonización” para funcionar nativo en el Mac OS X.

CALIFICACIÓN: ****/8,5 LO MEJOR: Facilidad de uso, objetos inteligentes y localización española. LO PEOR: Precio, necesidad de llave y ausencia de modelador 3-D. PRODUCTO: ArchiCAD 6.5. FABRICANTE: Graphisoft. DISTRIBUIDOR: ArchiCAD España S.L., Avda. Islas Filipinas, 1bis 28003 Madrid Tel.: 91 535 87 51. Web: www.archicad.es. PRECIO: 495.000 PTA + IVA, (2.975 EUR).