La frase más escuchada cuando se estropea un ordenador o un disco duro suele ser: “pensé en hacer una copia de seguridad pero se me pasó”. Si no quieres unirte a ese gran coro de lamentos, entonces sigue las recomendaciones que te damos en este artículo.

La inmensa mayoría de la gente está de acuerdo en que para tener buena salud hay que hacer ejercicio y seguir una dieta sana; y también está de acuerdo en que para proteger los datos hay que hacer una copia de seguridad. Pero de la misma forma en que la mayoría de las personas no hace ejercicio y tampoco siguen una buena dieta, la mayoría tampoco hacemos copias de seguridad, al menos no con la frecuencia necesaria.

Hace unos años el hacer una copia de seguridad de los datos consistía normalmente en copiar unos cuantos archivos a uno o dos disquetes. Ahora los datos a conservar se miden en Gigabytes y su importancia ha subido considerablemente: se siguen guardando los documentos ofimáticos, ilustraciones, bases de datos, pero a todo esto se le añaden las fotografías, bodas, vídeos, una completa colección de canciones, muchas de las cuales tendrás en su soporte original de CD, pero otras las habrás comprado y descargado de alguna tienda en línea, igual que algunos libros, que ya se pueden adquirir legalmente en forma electrónica y también software.

Todo este importante volumen de información y el valor sentimental y/o económico que representa, se puede perder por no emplear unos minutos en hacer una copia de seguridad o por hacerla, pero hacerla mal. Porque para tener éxito al hacer copias de seguridad hay que tener tres elementos: el hardware, el software y el método adecuados.

El hardware

El método tradicional para realizar copias de seguridad ha sido la cinta magnética, básicamente por una cuestión de coste, ya que los otros sistemas que permitían almacenar una cantidad de datos elevada tenían un coste prohibitivo, pero esta situación ha cambiado en los últimos años y la cinta ha quedado relegada a un segundo plano; aunque para los usuarios de Mac la cinta no ha desaparecido completamente y existe una alternativa innovadora que puede ser barata y efectiva: hacer las copias de seguridad a una cinta miniDV empleando la propia cámara de vídeo digital que tenga (si admite entrada de vídeo) y un software especial.

Pero la alternativa más común es la utilización de soportes digitales grabables, ya sean CD o DVD. La espectacular bajada de precios de los discos en blanco y el hecho de que todos los Macintosh incorporen ya de serie una grabadora de CD, cuando no de DVD, convierten a este método en el más usado, existiendo diversas aplicaciones que permiten realizar copias de backup de nuestros datos.

Si tienes un ordenador que no incorpore una grabadora de CD o de DVD tienes que adquirir un modelo externo para conectarlo al ordenador por FireWire. El Mac OS X soporta una gran cantidad de grabadoras. La lista de los modelos externos soportados se puede ver en www.apple.com/macosx/upgrade/storage. aunque no es completa, ya que una segunda opción es adquirir una caja FireWire externa sin grabadora (no recomendamos la opción USB por las limitaciones que de velocidad que tiene) e instalarle uno de los modelos internos que se pueden comprar en cualquier tienda de informática; si la unidad soporta el estándar MMC, lo más probable es que la grabadora de CD esté soportada por el sistema operativo.

En el caso de la grabadora de DVD la situación es más complicada, ya que Mac OS X sólo soporta el modelo que Apple incorpora de serie y por tanto hay que mirar la documentación del programa específico para ver cuáles soporta.

La última opción existente para realizar copias de seguridad es la copia a disco duro. Al igual que el resto de los elementos de hardware, estos discos también han sufrido bajadas de precios importantes y aunque caros pueden ser perfectamente justificables si tenemos una gran cantidad de información crítica.

Si optas por este tipo de solución, lo más recomendable es tener una unidad externa FireWire de gran capacidad y usarla como copia de seguridad de uno o varios ordenadores. Una alternativa es instalar un servidor en red con uno o varios discos de gran capacidad y utilizarlo para hacer copias de seguridad de todos los ordenadores. En este caso el factor crítico es la velocidad, ya que la conexión FastEthernet que incorporan muchos Mac y que es común en los switches empleados en las redes locales ofrece un límite teórico de 100 Mbps, pero realmente es difícil pasar de 8 MBps, por lo que un disco de 20 GB tardaría 40 minutos en realizar la copia.

El software

El catálogo de programas es bastante amplio aunque el software que emplees dependerá también del tipo de soporte físico elegido, ya que no todos los programas soportan a todos los dispositivos físicos comentados.

El caso más especial se encuentra si quieres utilizar el método de backup a cinta DV, ya que sólo puedes hacerlo con DV Backup. El programa permite grabar de 10 a 15 GB por cinta de vídeo (un volumen muy elevado si se le compara con los 700 MB de un CD o los 4,7 GB de un DVD) pero esta elevada capacidad que como ventaja añadida tiene el hecho del precio de las cintas de vídeo y el que podemos reutilizarlas tiene también algunos inconvenientes. El primero es la velocidad: el backup de 10 GB tarda una hora (dos horas si se quiere verificar, opción altamente recomendable).

No obstante la capacidad se reduce si elegimos en el programa la opción de aumentar el nivel de redundancia, nivel que alcanza su máximo cuando se realizan dos copias idénticas de los datos, limitando la capacidad a 5 GB.

En las pruebas se ha comprobado que la calidad de grabación de los equipos no es excelente, sobre todo cuando se manejan cintas que ya han sido empleadas varias veces, y lo que en una grabación de vídeo es un punto inapreciable, en una copia de datos es un error irrecuperable. Por tanto nuestra recomendación es utilizar siempre el máximo nivel de redundancia, aunque disminuya la capacidad de cada cinta.

DV Backup se presenta en dos versiones, y la diferencia de opciones entre ambas versiones hace recomendable adquirir la normal, pese a la diferencia de precio, ya que permite realizar copias multicinta, cuando tu disco ocupa más de 15 GB, e incrementales, para evitar tener que realizar en todas las ocasiones una copia completa de todo el disco, sólo de los datos que se han modificado.

Si quieres basar tu política de back­up en copias a CD y DVD, el catálogo de aplicaciones se amplía de una forma considerable, incluyendo programas gratuitos, shareware y comerciales.

Máxima sencillez. Una de estas aplicaciones es Impression de Babel Company. Un programa de manejo sencillo pero efectivo que permite realizar copias de seguridad tanto a soportes ópticos (CD o DVD) como a discos duros. Esta copia puede realizarla bien copiando los archivos directamente al soporte de seguridad, lo que permite recuperarlos posteriormente sin necesidad de emplear esta aplicación. Otro formato posible de grabación que ofrece Impression es “pax”. Se trata de un método de compresión que aprovecha mejor el espacio en disco pero que obliga a tener que emplear el mismo programa para recuperar la información.

El funcionamiento de Impression es muy sencillo y permite elegir varias carpetas independientes para la copia de s