Si llevas tiempo usando las diferentes versiones del sistema operativo de Apple (antes Mac OS 9 y ahora Mac OS X), entonces seguramente aprecies todos los cambios que se van introduciendo con cada una de las nuevas versiones. Sin embargo, siempre hay lugar para para la mejora, y esto es algo que aprovechan las terceras partes para lanzar pequeños añadidos y utilidades encargadas de proporcionar unos cuantos esteroides por aquí y por allá sobre el Finder.

Y una de ellas es Default Folder X que, aunque no se trata de una herramienta perfecta (por ejemplo, no permite mover archivos a otras carpetas sin pasar previamente por las ventanas del Finder, y también presenta algunos problemas de redibujado con la opción de Vista Previa), lleva la friolera de 12 años centrándose en una única cosa: mejorar la cantidad de opciones disponibles en los cuadros de diálogo Abrir y Guardar (además de Guardar como...) utilizados por todas las aplicaciones, ya sean las venerables Carbon o las más “recientes” Cocoa.

De hecho, Default Folder ofrece una característica que echaba de menos: la posibilidad de asignar una carpeta por omisión para cada una de las aplicaciones utilizadas; y aunque las aplicaciones de Mac OS X ya ofrecen por omisión la capacidad de mostrarte en los cuadros de diálogo correspondientes a la navegación de archivos la última carpeta que hubieses utilizado, no es exactamente tan cómodo como partir de una carpeta por omisión. Por supuesto, en Default Folder también encontrarás otras opciones de navegación útiles en este sentido, como el acceso a un histórico que contiene las últimas carpetas o volúmenes a los que hayas accedido, la capacidad de definir tantas carpetas favoritas como desees y, lo que resulta aun más cómodo, la posibilidad de asignar un atajo de teclado determinado a cada una de ellas.

Otra cuestión importante: Default Folder no es un “hack” del sistema y tampoco modifica tus aplicaciones, lo que significa que a, diferencia de otros añadidos, no tienes que preocuparte sobre el hecho de que pueda interferir con el correcto funcionamiento del sistema operativo.

La interfaz de Default Folder

Cuando instales el software comprobarás que no sólo se copia la aplicación propiamente dicha, sino que también se añade un nuevo panel en el área de Complementos correspondiente a la ventana de Preferencias del Sistema. Este es el lugar en el que podrás definir las carpetas por omisión a utilizar por cada una de tus aplicaciones, tus carpetas favoritas junto con los atajos de acceso equivalentes, o bien tantos “grupos” como desees para utilizar una combinación de favoritos y carpetas por omisión distintas en función del tipo de tarea que vayas a realizar.

Pero la ventana de preferencias también es donde encontrarás las opciones que te permitirán activar el menú del Finder en el que podrás usar algunos atajos interesantes sobre las últimas carpetas utilizadas o el acceso jerarquizado a cualquier área de los discos duros conectados a tu Mac, incluyendo entre ellos también los de red; así como el aspecto con el que se presentará el propio Default Folder en combinación con las ventanas de diálogo de archivos.

Algunas de nuestras opciones favoritas en este sentido son las que me permiten desactivar la siempre molesta característica de que se copie el nombre de archivo a guardar cada vez que hagamos clic, la mayoría de las veces por error, sobre un archivo dentro de la ventana de navegación; así como la opción que permite abrir la carpeta seleccionada directamente en una ventana del Terminal.

Características

Con las opciones disponibles en la barra lateral podremos añadir comentarios de Spotlight, marcar la carpeta actual como favorita, abrirla en el Finder, cambiar el nombre de la carpeta o incluso crear un archivo comprimido (.zip) de la carpeta que esté seleccionada en ese momento; así como navegar por los distintos discos que estén conectados a nuestro ordenador; seleccionar cualquiera de la carpetas definidas como favoritas o bien utilizar el histórico para desplazarnos por cualquiera de las carpetas a las que hayamos accedido previamente, ya sea empleando el menú jerárquico o bien atajos de teclado.

Si se trata de abrir archivos, entonces Default Folder nos ofrecerá otra serie de opciones para las que, de otro modo, deberíamos utilizar la ventana de Información. Así, desde el propio cuadro de diálogo podremos asignar una etiqueta de color, consultar la principal información de archivo o modificar sus privilegios.

Conclusiones

Si en tu pauta de uso diario con el Mac figura el acceso continuado a la apertura o guardado de archivos, entonces es interesante que eches un vistazo a esta utilidad que, una vez hayas configurado a tu medida, te permitirá ahorrar una buena cantidad de tiempo a la hora de elegir las ubicaciones sobre las que quieres guardar determinados documentos, o bien de las que deseas abrir, por ejemplo, múltiples documentos para una aplicación determinada.

Default Folder

--------------------

Calificación: ****/8,0

Lo mejor: Rapidez de acceso. Posibilidad de configurar los privilegios. Capacidad de cambiar nombres de archivo. Selección de las ventanas del Finder.

Lo peor: Precio elevado. No está localizada en castellano.

Fabricante: St. Clair Software.

Distribuidor: St. Clair Software. Web:www.stclairsoft.com.

Precio: 32,45 EUR.