La noticia del mes es sin duda el cambio de proveedor de procesadores que se ha marcado Apple y que acaba de anunciar en la Conferencia Anual de Desarrolladores. Después de una semana de rumorología desatada como casi no se recordaba, apenas una hora de charla y el mundo de la manzana está patas arriba.

Han transcurrido años desde aquellos G3 “tuestapentiums”, del anuncio del caracol y de las comparaciones odiosas. Los PowerPC siguen batiendo por Megahertzio a los Pentiums, pero en términos globales éstos obtienen un superior rendimiento. Por otro lado, en relación al consumo resulta que por ese camino no tendríamos nunca portátiles. Está visto que no hay nada para espabilarse como recibir caña de la competencia e Intel se ha espabilado, mientras que otros se han engolosado con las consolas (quién te ha visto y quién te ve, gigante azul).

Hay que señalar que no es tan espectacular este cambio, pues hemos de tener en cuenta que Mac OS X no es heredero de Mac OS 9, sino fundamentalmente de NeXTStep y que éste era un sistema operativo multiplataforma. Lo mismo ocurría con Raphsody, la primera aproximación a un Mac OS post-9 que vio la luz. Así que el hecho de que Mac OS X vaya a correr sobre procesadores de Intel en los nuevos Macintels no es nada sorprendente, aunque sea un bombazo como noticia. Quizá lo raro es que no haya pasado antes e incluso que Apple lo haga ahora, cuando le va bien, y no cuando le queden dos telediarios (aunque ya se sabe que siempre le quedan dos telediarios).

¿Cambio? ¿Qué cambio?

Una cosa que me gustaría señalar es que, pese a todo el revuelo y los montones de comentarios que se están generando sobre el tema, el cambio va a ser prácticamente irrelevante como usuarios. Salvo que realmente pueda instalarse el próximo Mac OS X en un PC cualquiera, Apple seguirá vendiendo Macs con Mac OS X y lo único chocante va a ser leer el Perfil del sistema o el Acerca de este Macintosh, lo que va a poner de los nervios a más de uno. En serio: dentro de un año y pico, si te compras un Macintel e instalas los programas descubrirás que quitando las actualizaciones de pago del software de carácter más profesional, no habrás hecho más esfuerzo del que harías para mantener actualizada tu colección de programas.

Llámame optimista, pero si quitamos a unos cuantos recalcitrantes que llegan tarde a todas partes, verás que muchos desarrolladores a estas alturas ya saben lo que tienen que hacer exactamente para convertir sus programas. De hecho, en menos de una semana del anuncio de la migración ya se sabe que unos cuantos programas han sido compilados para Macintel, como el navegador Firefox (demostración en la propia conferencia de desarrolladores) o las aplicaciones iLife, mientras que otros programadores van anunciando que no tienen especiales problemas en hacerlo.

Falta de visión

Debo confesar que soy de los que no hubiera apostado nunca por esta solución por las dificultades que plantea y que a estas alturas ya se han discutido sobradamente en infinidad de sitios. Es más, la Conferencia me pilló escribiendo un artículo defendiendo precisamente que Mac OS X sobre Intel era una mala idea. En mi descargo diré que lo que tenía en mente era la vieja historia del X corriendo sobre cualquier PC, no en un Mac con procesador de Intel. Son dos cosas bien distintas, aunque muchos no quieren creerlo.

Por eso no me atrevo a hacer un pronóstico de cuánto va a tardar el Mac OS X en correr en un ordenador de la tienda de debajo de mi casa, por si peco de falta de visión, ya que es vox pópuli que reventar cualquier sistema de protección que pueda poner Apple para evitarlo es cuestión de tiempo.

Me llama la atención este detalle porque se supone que Apple hará uso bien de un diseño específico del hardware de sus Macintels, de su BIOS (el sistema de arranque) o incluso de la tecnología de gestión de derechos digitales que al parecer llevan los procesadores de Intel. Y me llama la atención porque según como se lea esta tecnología es “rompible” o no: si es para decir que Microsoft e Intel acabarán con nuestra privacidad parece ser inviolable, mientras que para asegurar que Apple no podrá impedir que el Mac OS X corra en cualquier PC de trastienda estos sistemas los rompe un niño con pulsar una tecla.

Converso

Por lo demás, me considero un converso. La información que he podido recabar de la Conferencia de Desarrolladores, los análisis que he leído de escritores más puestos que yo y la experiencia de transiciones anteriores me hacen ser bastante optimista. El plan expuesto por Apple me parece bastante razonable, el interés de Intel en hacerlo bien parece demostrado y muchos de los desarrolladores cuyos programas me interesan ya han dicho que amén.

Es más que posible que cuando vaya a comprar un Mac nuevo (falta mucho para eso), ya sea un Macintel. No creo que suponga ningún problema.

¿Agraviado, engañado, timado? Para nada, más bien aliviado sabiendo que Apple tiene la pretensión de durar. ¡Qué caray! Me gustan estos ordenadores.