Las ventas minoristas de ordenadores Macintosh en Estados Unidos cayeron en noviembre un uno por cien. Por el contrario, las de PC con Windows aumentaron un 7 por ciento, según la firma de investigación NPD Group.

En octubre, pese a la debilidad del mercado, Apple consiguió mantener un crecimiento significativo, superior al incremento medio de la industria de PC, pero no ha ocurrido lo mismo en noviembre, y según NPD Group, si la tendencia a la baja de las ventas continúa este mes quizá la compañía se vea obligada a recortar los precios de sus productos.

“Apple no es inmune a la situación de la economía”, subraya Stephen Baker (analista de NPD Group). “Como tampoco lo es a la desventaja competitiva que supone tener una línea de producto con muchos años ya en el mercado, como son los sistemas de sobremesa iMac”.

La caída de ventas de Macintosh resulta aún mayor si se excluyen los portátiles y se analiza sólo el mercado de sobremesas. En este segmento, Apple vendió un 38 por ciento menos de equipos frente a noviembre de 2007. Las entregas de equipos de sobremesa Windows también se redujeron, pero sólo un 15 por ciento.

El punto fuerte de las ventas de Apple han sido los portátiles, según NPD. En este segmento, la compañía ha conseguido vender un 22 por ciento más de productos que hace un año, un incremento mucho mayor al experimentado por las entregas de sobremesas basados en Windows (15 por ciento).