Si creía que las cámaras digitales eran sólo juguetes tecnológicos o carísimas herramientas para profesionales, quizá sea un buen momento para empezar a cambiar de opinión .

Desde hace ya más un año se encuentran en el mercado cámaras digitales que, sin estar orientadas a profesionales, bien podrían haber cumplido este papel hace no mucho y, ahora sí, a precios bastante razonables . Se trata de cámaras con resoluciones que superan casi siempre los 1 . 024 x 768 píxeles y que incorporan dispositivos de captación ( CCD ) con más de un millón de píxeles: son las llamadas cámaras “megapixel” . Este tipo de unidades superan con creces la calidad de las cámaras de consumo y son ideales para los aficionados a la fotografía digital ( que desean ir más allá de la calidad de las opciones netamente de consumo ) o para los profesionales que necesitan contar con las ventajas de la inmediatez de la fotografía digital y no disponen de un presupuesto elevado .

Para los dos tipos de usuario, tanto el aficionado serio como el profesional con presupuesto limitado, todo lo que hay en este segmento son buenas noticias: se puede adquirir una cámara digital por unas 200 . 000 PTA ( incluso por casi la mitad ) con una calidad de imagen que permite llevar a cabo impresiones en alta resolución a un tamaño de hasta 13 x 10 cm ( incluso más, dependiendo del modelo ) . De este modo, el empleo de las imágenes captadas con estas cámaras no se limita a quienes necesitan pasarlas lo antes posible al ordenador para su publicación en la Web o para imprimir las miniaturas para un catálogo de compraventa .

La óptica

Todos los modelos encuadrados en este segmento medio son de tipo compacto y la óptica que emplean puede ser de distancia focal fija o incorporar un zoom . El principal inconveniente suele ser que incluso en los modelos más sofisticados no existe la posibilidad de cambiar la óptica, al contrario que en las máquinas basadas en cuerpos de cámara convencional que sí permiten el empleo de distintos objetivos . No obstante, algunos fabricantes disponen de accesorios ( propios o de terceras partes ) para ampliar las posibilidades de la óptica y, los modelos con zoom, suelen disponer de un rango de longitudes focales suficientemente amplio para la mayoría de las situaciones . En cualquier caso, antes de adquirir una cámara de este tipo ( con o sin zoom ) , piense si la óptica incorporada le va a dar las posibilidades que necesita . Si va a emplear la cámara para fotografiar objetos pequeños o tomar retratos, necesitará un objetivo de mayor longitud focal y con enfoque Macro, y al contrario: si lo que va a tomar son panorámicas primordialmente, necesitará un objetivo más corto o un gran angular .

Fáciles y cómodas

Además de contar con una resolución muy superior a los 640 x 480 píxeles que ofrecían las ya descatalogadas cámaras de consumo ( si le basta esta resolución todavía puede encontrar verdaderas gangas ) , la nueva generación de cámaras es cada vez más fácil de usar y más versátil en cuanto a sus posibilidades . Casi todas pueden mostrar información en la misma pantalla LCD que utilizada para ver las imágenes y desde ésta se pueden llevar a cabo todas las operaciones relativas a los ajustes de calidad de la imagen, sensibilidad, el modo de funcionamiento del flash, el modo de enfoque Macro, temporizador, etc . Por si esto fuera poco, muchas incluyen un buen conjunto de funciones complementarias como la posibilidad de grabar sonido para incluir anotaciones con cada toma o incluso pequeñas secuencias de vídeo .

A continuación encontrará once modelos de cámara digital con una descripción de sus características, sus puntos débiles y sus puntos fuertes; así como diversos ejemplos de imágenes tomadas con ellas que pueden servirle de referencia para encontrar el modelo que más se ajuste a sus necesidades y presupuesto .

Fuji MX 500

Se trata del último modelo lanzado por Fuji dentro de las cámaras compactas, que viene a sustituir al la MX 700, siendo además una alternativa de menor precio . Al igual que la Epson Photo PC 700, la óptica es del tipo “libre de enfoque” y de longitud focal fija ( equivalente a 35 mm . en una reflex convencional ) y la apertura máxima del diafragma es de f/3,2 . Dispone de zoom digital 2x, pero si lo emplea piense que se trata de más tamaño a costa de peor calidad .

La pantalla LCD posterior es brillante y la imagen que proporciona está exenta de ruidos y, aunque el refresco es algo lento, cumple bien su cometido . El manejo mediante los menús de pantalla y los botones de selección está resuelto de manera excelente, con lo que podrá empezar a tomar imágenes con tan sólo echar un vistazo a los manuales . Dispone de un modo “todo automático” y una segunda opción que permite seleccionar distintos modos de flash, sobreexposición y subexposición, y ajustes de temperatura de color . En este sentido, resulta bastante versátil y, si no fuera por las pocas posibilidades de la óptica, sería una cámara muy completa .

La transmisión de datos se lleva a cabo a través de la fuente TWAIN y, si bien la velocidad invita a cualquier otra cosa que no sea esperar delante del Mac, la instalación del software y la conexión previas son muy sencillas . Si no dispone de ninguna aplicación compatible TWAIN puede instalar el software Adobe PhotoDeluxe que se suministra con la cámara .

La resolución máxima es de 1 . 280 x 1 . 024 píxeles, una cifra nada desdeñable en una cámara de este precio, y el color y la nitidez son bastante decentes . En las pruebas, tan sólo se apreció una cierta dominante rojiza . En definitiva puede decirse que es una opción interesante si lo que necesita es una alta resolución y está dispuesto a renunciar a una óptica con zoom .

Lo mejor: Fácil manejo . Precio . Manuales en castellano .

Lo peor: Óptica sin zoom y de foco fijo . Alto consumo de baterías .

Epson Photo PC 700

Con un precio muy similar, la Epson Photo PC 700 es la competidora natural de la Fuji MX 500 y, aunque sus argumentos son básicamente los mismos, existen algunas diferencias más allá del radicalmente distinto aspecto externo . La longitud focal es muy similar a la de la Fuji, aunque la óptica es algo más luminosa y, al igual que ésta es del tipo “libre de enfoque” con opción Macro . Hasta aquí pocas diferencias .

La Epson dispone de una segunda pantalla LCD en blanco y negro, pero, al contrario que la Fuji, no dispone de un botón de encendido/apagado de la pantalla en color, lo que sin duda se refleja en el consumo de baterías . Por otro lado, la frecuencia de refresco y la nitidez de la imagen que proporciona la pantalla de la Epson es superior a la de la MX 500 . En cuanto al manejo, nos ha gustado mucho más la Fuji por su sencillez y por el botón de tipo navegador . La Epson queda un tanto por detrás en este apartado, ya que los botones posteriores son algo incómodos y el manejo es menos intuitivo que en la Fuji .

La conexión y transmisión son muy similares a la MX 500, y aunque el software de adquisición de la Epson es más completo, la Fuji incluye la aplicación PhotoDeluxe, que le permitirá disponer de una interesante variedad de opciones para trabajar con las imágenes en el ordenador . En cuanto a la calidad que proporciona la Epson, si bien no hay diferencias muy llamativas con respecto al modelo de Fuji, nos quedamos con la Epson por su mejor balance de color y saturación . Si está dispuesto a pasar por alto su poco atractivo aspecto y hacer frente a un manejo peor resuelto, la Epson le recompensará con unas imágenes mejor balanceadas .

Lo mejor: Balance de color . Manuales y software en castellano .

Lo peor: Óptica sin zoom y de foco fij