Di “cámara digital” y la mayoría de la gente pensará en una de las pequeñas cámaras compactas del tipo apuntar y disparar o incluso en la cámara incorporada de un teléfono móvil; pero cualquier fotógrafo avezado soñará con una cámara SLR digital (D-SLR) con lentes intercambiables. Gracias a que las cámaras D-SLR incorporan sensores de imagen más grandes en comparación con las cámaras del tipo “apuntar y disparar” ofrecen una mayor calidad de imagen, además de que el soporte para utilizar diferentes tipos de lentes también proporciona mayor libertad creativa.

He tenido la oportunidad de echar un vistazo a tres de las últimas cámaras D-SLR disponibles por un precio inferior a los 1.000 EUR: la Canon EOS 350, la Pentax *ist DS y la Olympus E-300.

Estas cámaras son ideales para los aficionados y entusiastas que quieran avanzar en la fotografía digital, para los profesionales que no precisen de la resolución adicional proporcionada por los modelos SLR más caros (y que pueden oscilar entre 3.000 y 10.000 EUR), así como para los profesionales más especializados que requieran una cámara de seguridad asequible y con la que puedan continuar utilizando las lentes que ya tienen.

Aunque todas ellas son buenas cámaras, la Canon EOS 350D es nuestra preferida gracias a que incorpora un conjunto de características más amplio y proporciona una calidad de imagen ligeramente superior.

Olympus E-300

Este modelo de 899 EUR es una cámara SLR dura y bien construida de 8 megapíxeles que se suministra con un objetivo 21mm - 67,5 mm (equivalente de 35 mm) con un rango de aperturas de f3.5-f5.6. Pese a que no se trata de una cámara tan pequeña o ligera como los otros dos modelos, la E-300 tiene un peso y manejabilidad correctos, además de que resulta muy confortable para disparar pese a la forma inclinada y algo pequeña del botón.

La E-300 se suministra con un buen conjunto de características, incluyendo compensación para la exposición del flash, así como unas buenas herramientas para realizar manualmente el ajuste de blanco. Sin embargo resulta un tanto frustrante la ausencia de una pantalla dedicada de estado, así como el pobre rendimiento del buffer de la cámara y el rendimiento obtenido al utilizar valores ISO elevados.

Mientras que las cámaras Canon y Pentax utilizan las lentes de 35 mm ya disponibles en cada una de las respectivas compañías, Olympus ha equipado la E-300 y sus lentes de acuerdo con la especificación 4/3, mediante la que se obtienen lentes diseñadas específicamente para cámaras digitales. Aunque sobre el papel esto supone una ventaja, lo cierto es que las imágenes de la E-300 no son significativamente mejores en comparación con las de sus competidores. Si optas por el nuevo estándar de lentes de Olympus, también tendrás un catálogo más reducido de lentes entre las que elegir sin que a cambio obtengas una mejora significativa en la calidad de las imágenes. Dicho esto, hay que destacar el hecho de que Olympus tiene una buena selección de lentes, ofreciendo un rango de distancias focales y una razonable selección de lentes.

La E-300 es una buena cámara y deberías probarla antes de decidirte por alguno de estos tres modelos.

Pentax *IST DS

A primera vista, lo que más destaca de esta Pentax *ist DS es su tamaño reducido y peso ligero. Lo siguiente que te llamará la atención es que está en el mismo rango de precio que sus competidores (en torno a lo 899 EUR sólo por el cuerpo) aunque incorpore un CCD de 6 megapíxeles frente a los sensores de 8 megapíxeles utilizados en las otras dos.

La *ist DS tiene con diferencia menos botones y controles en comparación con las cámaras de Canon y Olympus, pero es precisamente este diseño simplificado el que proporciona un acceso directo a las funciones de disparo esenciales. El visor óptico de esta cámara es más grande y brillante que el de sus competidoras, además de que incorpora una pantalla de estado fácil de leer. Estas características, combinadas con el excelente rendimiento del buffer y la velocidad de disparo hacen de la DS una cámara muy confortable y capaz.

Mientras que la mayoría de las cámaras ofrecen un valor ISO inicial de 100, en la DS este valor comienza en 200. Aunque dicha cifra resulta adecuada para la mayoría de tomas realizadas en situaciones de interior con luz día, la ausencia de un valor más bajo limita tus opciones para ajustar la exposición.

La *ist DS ofrece unas imágenes excelentes en modo RAW, pero cuando se utiliza en modo JPEG las imágenes pierden por arte de magia una buena cantidad de contraste. El escaso rendimiento en el modo JPEG de este modelo supone un handicap para las tomas o imágenes que deban utilizarse en un flujo de trabajo donde los tiempos de entrega o el tamaño de los archivos sea un aspecto esencial.

La *ist DS puede utilizar las lentes Pentax KAF2-, KAF- o con montura KA, así como las antiguas lentes de montura con tornillo o las lentes 67/645. Todo esto supone que se trate de la mejor opción en el caso de que ya tengas una gran colección de lentes compatibles. El buen rendimiento de la cámara, completo conjunto de características, selección de lentes y tamaño reducido, hacen que sea un modelo a tener seriamente en cuenta por cualquiera.

Canon EOS 350D

La Canon EOS 300D utilizaba un sensor de 6,3 megapixeles, y la nueva 350D pasa a incorporar un sensor de 8 megapíxeles con una calidad de imagen idéntica a la proporcionada por la excelente EOS 20D de Canon. Además del aumento en la resolución y las características Canon también ha aprovechado para rediseñar el cuerpo de la cámara.

El cuerpo de la EOS 350D está disponible por un precio aproximado de 950 EUR, mientras que cuesta en torno a los 1.050 EUR si se adquiere como kit junto con un objetivo Canon EF-S 28mm-88mm (equivalentes en 35mm) con un rango de aperturas de f3.5-f5.6.

Al igual que la *ist DS, la EOS 350D tiene un tamaño reducido aunque no tan ligero, ofreciendo un buen agarre y balance. Su tamaño reducido está bien, aunque prefiero la mayor empuñadura de la EOS300D en la que se utilizaba una postura de sujeción menos forzada para la mano.

La EOS 350D tiene mejores características y rendimiento en comparación con la Pentax o la Olympus. Además de un encendido y salida del modo de reposo prácticamente instantáneos. este modelo tiene un buffer bien diseñado y mayor velocidad de respuesta en el modo ráfaga. Con su excepcional buffer, en la práctica la 350D siempre está lista para disparar.

Las principales funciones de disparo tienen un buen acceso, aunque la ausencia de controles de bloqueo hace que resulte muy sencillo cambiar accidentalmente los modos básicos de disparo. Además de ofrecer un conjunto de características más amplio, la Canon EOS 350D también gana en el apartado de calidad de imagen. Las tres cámaras alcanzan el valor ISO 400 pero este modelo es el único que deja por los suelos a sus competidoras cuando se dispara a valores de ISO 800 o superiores.

Además de resultar compatible con las lentes EF-S de Canon, que han sido rediseñadas para funcionar con el sensor más pequeño de las EOS digitales, la 350D también puede utilizar cualquiera de las excelente lentes de las series EF- y L- de Canon.

Nuestra recomendación

La buena noticia es que todas son b