La mejor forma de entender lo que representa este producto es explicar su filosofía de trabajo. Si en las aplicaciones tradicionales de 3-D se trabaja partiendo de un modelado al que, posteriormente, se aplica una textura o una serie de éstas (como si se tratase de la piel que recubre una superficie), en Canoma se da la vuelta al funcionamiento. En este caso se parte de una imagen o imágenes (generalmente fotografías) para proporcionales posteriormente volumen mediante la asignación de polígonos multilínea básicos a cada una de las partes de la imagen. Así, los usuarios que no tengan una especial habilidad a la hora de modelar objetos complejos, encontrarán en Canoma un modo tremendamente sencillo.

Incluso los requerimientos que deberá tener el equipo destinado a trabajar con Canoma son más bajos que los encontrados en otras aplicaciones de 3-D, lo que también supone una ventaja adicional. los usuarios deberán disponer de un Power Mac con 32 MB de memoria RAM, 50 MB de espacio libre en disco duro y el Mac OS 8.0 o superior.

Interfaz de usuario. La forma de trabajo es realmente sencilla, ya que al encontrarse recogidas las funciones comunes bajo un mismo módulo los usuarios no se verán perdidos entre las herramientas de esta aplicación. Uno de estos módulos es el encargado de contener la imagen o imágenes que servirán como plantilla base o bien como texturas de apoyo para aplicar en un mismo proyecto; en la parte inferior de la interfaz, tras hacer clic en la pestaña “Create” se podrá acceder a todos los polígonos (tales como cubos, triángulos, esferas, pirámide, pirámide truncada, arco, escaleras, etc.) que el usuario podría necesitar para asignar a cada una de las partes de la fotografía sobre la que se esté trabajando.

Bajo el epígrafe de controles de cámara se podrá seleccionar entre el modo de edición o el de “visualización”. Este último se corresponde, realmente, a la generación (render) de proyecto hasta el momento y, por tanto, se podrán utilizar los controles de giro para ver el resultado en 3-D de la imagen original.

Además de los polígonos, que podríamos llamar de extrusión, Canoma facilita otras herramientas mediante las cuales el usuario podrá desde crear un plano de tierra hasta realizar operaciones destinadas a facilitar la tarea de edición: alineamiento de diferentes elementos, edición en modo de línea, añadir puntos y los evidentes controles de ampliación para poder ajustar la asignación de los vértices de un polígono determinado con el correspondiente objeto en la fotografía bidimensional.

La calidad final dependerá de la propia calidad de la fotografía original, pues el resultado final utiliza ésta como textura para cada una de las caras de los objetos en el resultado 3-D. Adicionalmente, Canoma permite retocar las imágenes (o texturas) desde un editor externo, por lo que el usuario ganará en flexibilidad sin tener que preocuparse de aspectos tales como la perspectiva de los elementos.

Animación. Dando un paso más, Canoma también pone en manos del usuario la posibilidad de generar animaciones aunque, eso sí, con opciones bastante básicas. La generación de una animación se basa en el uso de fotogramas de referencia, por lo que no se puede decir que se disponga de excesiva flexibilidad en cuanto a posibilidad de movimiento de cámara o edición del tipo de recorrido. Por supuesto, la generación de los fotogramas intermedios será de tipo lineal, lo que supone que tampoco se contará con una excesiva suavidad de movimientos en la sucesión de los fotogramas.

Una importante limitación en este apartado es la correspondiente a la generación del archivo final. Los usuarios sólo podrán elegir entre generar el archivo en formato de película QuickTime o como la sucesión de múltiples fotogramas. Si bien QuickTime dispone de características destinadas a optimizar la reproducción de una película a través de Internet, en los ajustes presentados por Canoma no se puede seleccionar ninguno de las funciones soportadas por QuickTime para este fin. Por tanto, si el usuario desea preparar una película (o animación) para su reproducción desde Internet, deberá acudir a otra aplicación con la evidente pérdida de calidad motivada por una futura recompresión de las imágenes.

Opciones de exportación. Además de los formatos más comunes en el mundo del 3-D, que permitirá la integración de los archivos generados por Canoma en otras aplicaciones de edición y generación tridimensional, este producto también puede exportar los resultados en formatos específicos para su inclusión en el diseño de páginas web, permitiendo que los usuarios que visiten dichas páginas puedan observar las imágenes finales desde cualquier ángulo posible.

En el apartado dedicado a Internet, Canoma permite exportar los proyectos en formato Metastream y VRML2. En ambos casos se generará el código HTML preciso y, lo que es importante, con unos tamaños bastante optimizados. Los formatos típicos de 3-D en los que se podrá exportar los proyectos generados son los correspondientes a Wavefront, Poser y, el más estándar de todos, DXF (Autodesk).

Conclusión

Si hay algo que criticar en Canoma es el no ofrecer toda la flexibilidad que se puede encontrar en otras aplicaciones de 3-D. Lo que, por otra parte, destaca en Canoma es su tremenda sencillez, acercando a un nutrido grupo de usuarios la posibilidad de generar imágenes en tres dimensiones para propósitos de lo más variado.

CALIFICACIÓN: ****/7,0 LO MEJOR: Sencillez de manejo. Exportación de archivos para la Web. Requerimientos mínimos. LO PEOR: Documentación en inglés. Funciones de animación muy limitadas. Falta de flexibilidad. FABRICANTE: Metacreations. DISTRIBUIDOR: Atlantic Devices. Caputxins, 58. 08700 Igualada (Barcelona). Tel.: 93 804 07 02. Fax: 93 805 40 57. PRECIO: 124.800 PTA + IVA (750,73 EUR), disponible versión de demostración en www5.metacreations .com/cgi-bin/downloads/index.cgi.