Hace algunos meses se probaba en esta misma sección el modelo PowerShot A5 zoom, que precede a este modelo A50. Toda la familia que componen los modelos PowerShot A5, A5 zoom y A50 comparten una misma filosofía en cuanto a diseño exterior y características generales. Se trata de cámaras muy compactas orientadas a usuarios que necesitan una solución sencilla y versátil para tomar imágenes digitales. Si ha tenido ocasión de manejar el modelo A5 zoom, lo primero que advertirá al ver el modelo A50 es que se trata de la misma cámara, ya que, si bien entre el modelo A5 y el A5 zoom existen bastantes diferencias, entre el modelo A5 zoom y el modelo A50 cuesta encontrarlas. Sin embargo, en el interior de la cámara se ha renovado un elemento, que cuando se llevaron a cabo, las pruebas del modelo A5 zoom resultó ser su punto más débil: el conjunto sensor. De este modo, la nueva Canon A50 incorpora un conjunto CCD de 1,3 millones de píxeles (frente a los 810.000 píxeles de los modelos A5) que le permiten captar imágenes con una resolución máxima de 1.280 x 960 píxeles.

El diseño exterior, como se ha comentado, es prácticamente idéntico y tan sólo se diferencia por estar construida completamente en aluminio. El objetivo se encuentra escondido en el interior del cuerpo de la cámara y, al igual que en el modelo A5 zoom se trata de un zoom con un rango de distancias focales equivalente a un 28-70 mm en fotografía convencional. En cuanto al sistema de autoenfoque y medición de la luz, tampoco se pudo encontrar ninguna diferencia entre el nuevo modelo y su predecesor. Se trata de un sistema de medición TTL (Through The Lens, a través de la lente) e incorpora una pequeña luz en la parte frontal que permite que el autoenfoque funcione en condiciones de escasa iluminación. La distancia mínima de enfoque es, al igual que en el modelo A5 zoom, de 50 centímetros en modo normal o de 17 cm en modo Macro.

Además de la inclusión del mismo sistema óptico, en cuanto al resto de características como el flash incorporado, la pantalla LCD, el visor óptico, etc., tampoco hay cambios. Lo único que se puede resaltar, y que ya se encontraba presente en el resto de los modelos de esta familia de cámaras digitales, es la buena luminosidad y frecuencia de refresco de la pantalla LCD en color de la parte posterior. Otro de los puntos fuertes de este modelo es la inclusión de una batería de NiMH recargable de alta duración que, eventualmente, puede sustituirse por una batería del tipo 2CR5 que podrá encontrar en cualquier tienda de fotografía (o bien adquirir una segunda batería recargable, como la entregada con la cámara). Adicionalmente, la cámara se suministra con el cargador para la batería y con un sistema de alimentación que le permitirá conectarla a una toma de corriente.

El almacenamiento de las imágenes tiene lugar en una tarjeta Compact Flash de 8 MB, cuya capacidad varía entre 4 y 105 imágenes en función del tamaño y el nivel de compresión. En este sentido, resulta de agradecer la posibilidad de tomar imágenes sin compresión para aquellos casos en los que se necesita la máxima calidad posible.

En la práctica

El manejo de la PowerShot A50 resulta muy sencillo, a lo cual ayuda además el que todos los mensajes en pantalla, el software y los manuales estén en castellano. La respuesta de los botones es bastante buena y lo único que echará en falta es un poco más de rapidez en el encendido y apagado pues, en ocasiones, esperar a que el objetivo salga de dentro del cuerpo y la cámara esté lista para tomar imágenes estropea el “momento mágico”.

Dispone de un modo de manejo completamente automático y de un segundo modo “avanzado” en el que podrá personalizar distintos aspectos del funcionamiento de la cámara, como el modo de flash, la temperatura de color, la sobreexposición o subexposición, etc. Si está acostumbrado a una cámara reflex manual es posible que se le quede un tanto corta en cuanto a opciones, pero son más que suficientes si tiene en cuenta el segmento de usuarios al que va dirigido este modelo.

Para la toma de panorámicas, al igual que otros modelos de Canon, dispone de un asistente para tomar varios fotogramas. Se trata de una forma de tomar secuencias en serie en el que la mitad de la pantalla LCD muestra parte de la última imagen tomada y la otra mitad muestra una parte del encuadre actual. De este modo es más fácil encajar las imágenes para su posterior unión, mediante el software PhotoStitch suministrado, o con cualquier herramienta destinada a crear panorámicas planas o con QTVR.

La conexión al Macintosh tiene lugar a través del puerto serie (módem o impresora) mediante el cable suministrado junto con la cámara y dispone de una entrada para ver las imágenes en un televisor. El único inconveniente se encuentra en que la velocidad de transferencia de las imágenes al Mac no es muy alta, lo cual se evidencia aún más cuando las imágenes son de mayor tamaño. Además, la forma de transferir los archivos mediante un módulo para Photoshop, le impedirá realizar ninguna otra tarea cuando esté descargando imágenes. Si va a tener que transferir muchas imágenes a diario, no resulta descabellado hacerse con alguna tarjeta Compact Flash extra y un lector de tarjetas universal para ahorrar tiempo y poder desvincular la cámara de Mac en este proceso.

Conclusión

La Canon PowerShot A50 ha superado con buena nota la asignatura pendiente de su predecesora, la PowerShot A5 zoom. La calidad de las imágenes es igual de buena y la resolución máxima ha sido elevada lo suficiente para realizar impresiones bastante decentes y competir con otros modelos de su segmento como los de Epson y Agfa. Igualmente, mantiene todas las virtudes de la gama, siendo los únicos traumas por superar una mayor velocidad de reacción en el encendido y apagado (aunque es mucho más rápida que el modelo DC 265 de Kodak, como ejemplo de una de las más “perezosas”) y la velocidad de transferencia de las imágenes.

CALIFICACIÓN: ****/8,0 LO MEJOR: Diseño compacto. Calidad de las baterías. Software, manuales y mensajes en pantalla traducidos al castellano. LO PEOR: La velocidad de transferencia de las imágenes. FABRICANTE: Canon. DISTRIBUIDOR: Canon España. Joaquín Costa 41. Madrid 28002. Tel.: 91 538 45 00. Web: www.canon.es. PRECIO: 127.000 PTA + IVA, aproximado (763,96 EUR).