La fotografía digital cada vez se acerca más a las prestaciones de la tradicional. Prueba de ello es el último modelo de cámara compacta digital que nos presenta Canon. La PowerShot G1 incorpora en el tamaño de una cámara compacta prestaciones dignas de las mejores reflex del mercado, con una importante excepción: el objetivo no es intercambiable. Sin embargo, sí que se le pueden adaptar filtros estándar de 58 mm, gracias a un convertidor de diámetro que se acopla a rosca al cuerpo de la cámara. También se venden, como accesorios, convertidores a gran angular (x 0,8) y a teleobjetivo (x1,5), que dan mas flexibilidad a su zoom 7-21 mm, que es equivalente a un 34-102 mm en cámaras tradicionales de 35 mm. Por otra parte, se puede activar en el menú una ampliación digital, mal llamada zoom, de x2 o x4.

El sensor es un CCD de poco más de media pulgada con un total de 3,34 millones de píxeles. Los ficheros generados pueden almacenarse en formato RAW (sin pérdida) o en JPEG con tres niveles de compresión distintos. Además, se puede elegir entre tres tamaños de imagen: 640 x 480, 1.024 x 768 o 2.048 x 1.536.

La cámara dispone de nada menos que 12 modos de funcionamiento, entre los que se encuentra uno totalmente automático y otro que hace el enfoque y la exposición automáticas, pero permite ajustar de forma manual el balance de blancos, compensación de exposición, flash, etc. No pueden faltar el modo completamente manual, en el que incluso el enfoque se puede hacer manual o automático, y los de prioridad a la apertura o al diafragma.

La cámara puede emular películas con sensibilidades de 50, 100, 200 ó 400 ISO, dispone de aperturas entre f2 y f8 y velocidades de disparo de 1/1000 a 8 segundos. Además, se puede compensar la exposición entre -2 y +2 diafragmas en intervalos de un tercio.

Los modos restantes son programas predefinidos para escenas globales, retratos, paisajes, escenas nocturnas o fotografía en blanco y negro. Solo quedan dos modos un tanto peculiares: el primero es el asistente para panorámicas, en el que la cámara muestra la foto anterior para encajar con facilidad la siguiente, mientras que la unión la hará de forma automática un programa dedicado que se instala en el Mac con el resto del software. Adicionalmente puede grabar vídeo con una resolución de 320 x 240 píxeles y un máximo de 30 segundos a 15 fotogramas por segundo (en este caso, además de la imagen se grabará sonido monoaural).

Opciones avanzadas

Dispone de algunas características interesantes para los aficionados más avanzados como la posibilidad de efectuar un triple disparo, uno con la exposición calculada y los otros dos con aperturas por encima y por debajo de esta, en un valor entre -2 y +2 diafragmas en intervalos de 1/3. Como ya se ha comentado, se puede ajustar el balance de blancos, existiendo un modo automático, 5 predefinidos (fluorescente, tunsgeno, etc.) o haciendo una calibración personal, sin más que apuntar a una superficie blanca y tomar la medida. La medición de la luz se hace promediada con ponderación al centro, pero también se puede cambiar para tomar la lectura únicamente en el punto central. Una vez calculada la exposición se puede bloquear para reencuadrar imágenes muy contrastadas sin problemas.

Conexiones y alimentación

La conexión al ordenador se realiza mediante el bus USB, entregándose el cable y el software necesario para importar las imágenes, catalogarlas o fusionar varias tomas en una sola. Adicionalmente, se incluye una versión limitada de Photoshop 5.0. En otro orden de cosas, la cámara dispone de una salida A/V con la que podrá ver las imágenes en cualquier televisor, contando con un modo de reproducción automática perfecto para hacer presentaciones. Un diminuto mando a distancia incluido le servirá para controlar la reproducción y, también, para tomar fotos a distancia, pudiendo controlar el zoom con el.

En cuanto a la alimentación, la cámara utiliza una batería recargable de ión de litio que en tan solo 2 horas está completamente recargada mediante el adaptador de corriente incluido. Como opción se puede adquirir un adaptador para el coche que le dará mayor libertad de movimiento en los desplazamientos. Su duración, como es natural, depende del uso que se de a la cámara y la cantidad de veces que se dispare el flash se mueva el zoom, o se encienda la pantalla TFT, pero se encuentra entre 260 y 800 disparos aproximadamente, lo cual es más que suficiente para un uso normal.

Conclusión

La Canon G1 es una cámara digital ideal para los aficionados más entusiastas y para el profesional que no pueda permitirse el lujo de los modelos basados en cuerpos reflex que rondan el millón de pesetas. La calidad de imagen es excepcional y las posibilidades para el trabajo en modos automáticos, semiautomáticos y manual no decepcionaran al más exigente de los fotógrafos. Tan sólo se echa en falta una conexión directa para el trabajo con luces de estudio y unas mayores facilidades a la hora de trabajar con unidades de flash externas, ya que el pequeño flash integrado tan sólo proporciona buenos resultados a distancias inferiores a tres metros.

CALIFICACIÓN: ****/8,9 LO MEJOR: Calidad de imagen, versatilidad y posibilidades para trabajo en modo manual. LO PEOR: No dispone de toma directa para disparar luces de estudio. PRODUCTO: Canon PowerShot G1. FABRICANTE: Canon. DISTRIBUIDOR: Canon España Tel.: 915 384 500. Web: www.canon.es. IDIOMA: Castellano. PRECIO: 231.304 PTA (1.390,17 euros).