La manzana del paraíso

¿Han oído alguna vez la fábula de la manzana envenenada? La fábula reza que un desconocido ofrece una manzana de apetitosa apariencia a una joven, y después de insistir, ésta decide probarla. Acto seguido la bella quedaría atrapada en un mundo del que no podría salir nunca. Despues de 12 años como informático en funciones, y usuario acérrimo de plataformas Intel y sistemas de Microsoft, me he percatado de que he sido durante todo este tiempo victima de la secta Wintel, creyendo por inducción que el universo de la informática se circunscribía al mundo del PC.

Estaba buscando algo distinto, algo que diera algun significado a mi vida, porque estarán de acuerdo conmigo en que la informática ocupa un lugar muy importante en las vidas de los apasionados del bit. Y yo sin saber que todo eso que estaba buscando se encontraba simbolizado por una simple manzana.

Ahora comprendo plenamente el significado del refran popular “Una manzana al día, mucho en médicos te ahorraría”. Y si no en médicos si en aspirinas, que es lo que más consumía con mi antigua plataforma Wintel debido a fuertes dolores de cabeza.

Samuel López

Vía Internet

Un cambio no tan ventajoso

La carta de Alejandra Borjes Torres del mes de abril me ha conmovido y me ha animado a escribiros porque quiero que sepa que no está sola en esto de padecer las carencias del Servicio Técnico de Apple. En junio de 1999 compré un PowerBook G3/266 con 128 MB de RAM y adaptador SCSI. Desde un primer momento el ordenador funcionaba mal, pero lo achaqué al software. En octubre los problemas se fueron agravando y lo puse en conocimiento del servicio técnico. Por fin se deciden a solicitar el cambio de la placa del procesador, pero sin ninguna garantía de que esa pudiera ser la causa de la avería. Ante el panorama que se me presentaba decidí entrar en contacto con Apple. Les sugerí que lo más lógico sería cambiar el equipo por otro nuevo. Petición que fue denegada de forma tajante, y se me notifica que la reparación se realizaría en Holanda. En esos momentos (enero de 2000) el servicio técnico de Valladolid empieza a apoyar mi tesis de que lo más justo es el  cambio de equipo porque lo de la reparación parece una utopía. Posteriormente, Apple me escribe diciéndome que se me va a cambiar el ordenador por un Powerbook G3/333.

En febrero, Apple me comunica que el Powerbook G3/333 ha sido descatalogado y que se me enviará un modelo nuevo del que no saben sus características porque todavía no ha sido presentado. Me ruegan que tenga un poco de paciencia porque ello se va a ver recompensado con un modelo de prestaciones muy superiores a las de mi modelo original. Se me explican las características del nuevo ordenador. Excelentes prestaciones las de este PowerbookG3/400, pero no tiene ni puertos SCSI ni ADB, ni paralelo. ¿Qué hago con la impresora, escáner, grabador, teclado periférico conectado a un monitor AppleVision 1710 AV? Ante esta pregunta, en Apple dicen verse desbordados, y se me invita a que me ponga en contacto con el Jefe de los Servicios técnicos de Apple para España, don Vicente Górriz. La contestación de este hombre es la siguiente: “Estimado Sr. Vela: Desde el inicio de su reclamación, ha tenido dos opciones, la reparación de su equipo original o el cambio de equipo. Usted optó por el cambio de equipo conociendo que el equipo que se le iba a facilitar tenía características diferentes al suyo debido a que el que estaba en su poder había sido descatalogado. Si desea a mantener las características originales, podía haber optado por la reparación de su ordenador, opción que se le propuso. Por tanto, lamento comunicarle que no podemos atender su petición”.

Como no quiero extenderme más, no voy a hacer ningún juicio, creo que los hechos son los suficientemente contundentes como para que cualquier lector se de cuenta de la cara que se me puso cuando leí semejante pretexto.

Fernando Vela

Vía Internet

Módem para un G3

Soy propietario de un flamante G3 a 300 MHz desde hace no mucho más de un año y del cual estoy contentísimo. Ahora bien, el problema se me planteó hará un par de meses, período durante el cual decidí conectarme a Internet, y teniendo en cuenta la mala propaganda recibida por compañeros acerca del ADSL y la RDSI, y a la espera de que la instalación de fibra llegue a mi domicilio, decidí conectarme vía modem tradicional. Tenía clarísimo que los G3 azules de la primera serie no llevaban módem incorporado, pero la sorpresa me la llevé cuando, después de llamar a varios Apple Centers, me dan la noticia de que los módems internos para mi máquina han sido descatalogados, y de que “módem USB ni hablar”, pues aunque en el mercado hay montones de módems con esa conexión ninguno es compatible con los Apple, ni siquiera los responsables de Diamond, que siempre han dado buen soporte a las máquinas de Apple. Y la única solución que se me ofrece en la actualidad es la conexión de un módem con puerto serie a través de un adaptador que incrementa generosamente el precio de la conexión por su lentitud. Ahora yo me pregunto... ¿Acaso el Sr. Jobs piensa que los módems que incluyó en sus máquinas son indestructibles? ¿O simplemente espera que la gente se compre un ordenador nuevo cuando el módem abandone el mundo de los vivos?

Tecnoart

Vía Internet