¿Qué pasa con Apple? o Apple pasa.

Acabo de leer una carta de queja por los “viajes de placer” que se pegan los nuevos y flamantes equipos de Apple a Holanda, con la “Agencia de Viajes” DHL… Y es que son para casi nada.

Mi Cube se marchó una semana porque de repente se apagaba. Volvió y ya no se apagaba... Ahora no se encendía. Tras una buena serie de llamadas al Servicio Técnico, a Atención al Cliente, y al AppleCentre de turno, descubro cómo el peso del ordenador hace que el botón no tenga la mínima distancia para encenderse (no se cómo lo trataron por esos mundos).

Así que, apretando el ordenador desde abajo y tocando el botón de encendido, arranca. La solución de Apple... Que lo mande de viaje otra vez, que están “aburridos” con los Cube, que no saben ya que hacer (Att. Cliente 5/12/00). ¿Esta gente no se entera que los que usamos Apple, la mayoría los utilizamos para trabajar? Mi nevera se estropeó durante el período de garantía y me la cambiaron por otra nueva. La nevera cuesta 80.000 PTA y el Cube más de 300.000 PTA

Emilio Pascual, Madrid.

Vía Internet

Por favor, más publicidad de Mac

Acabo de comprarme un flamante iMac Indigo y las reacciones no se han hecho esperar. Todo el que viene a mi casa asiste asombrado al espectáculo de ver una máquina tan original encima de mi escritorio.

Casi todos los que han visto mi nuevo ordenador, reconocen al instante el logo y el nombre de Apple. Pero cuando dices: Me he comprado un Mac todos te miran como si estuvieras loco, o te hubieses adherido a alguna extraña secta… ¿Un qué?, preguntan asustados.

Cuando les cuentas la versión de la historia suelen preguntar. Ah, pero hay ordenadores que no son PCs ¿Y qué diferencia hay entre usar Windows o usar “Maplintosh”? Hasta que uno decide dejarlos por imposibles, limitándose a una acción evangelizadora más centrada en círculos reducidos. En los inicios de Apple, con la División Macintosh el boca a boca estaba muy bien, pero en la era de la información, con la televisión, el cine, e Internet me parece de risa seguir con las actitudes de antaño.

Apple tiene el don de la creatividad, del descaro, de la imaginación, de ir un paso por delante de los demás. Así que cabe hacerse algunas sencillas reflexiones: ¿Por qué Apple no utiliza las armas que ya tiene? ¿Por qué no se emiten los magníficos anuncios televisivos de Apple en España?¿Por qué no hay más AppleCentres? ¿Por qué las grandes superficies exhiben los Macs con gran fanfarria y luego sus vendedores no tienen ni puñetera idea de cómo funciona el Mac OS o para qué sirve QuickTime?

Apple tiene su nicho de mercado. Pero el mercado de consumo está ahí esperando, con personas dispuestas a comprar algo diferente a las peceras con las que tienen que lidiar cada día en su oficina. Hay mucha gente que quiere pensar diferente y no puede porque, por ejemplo, en su ciudad no hay un distribuidor autorizado “como Dios manda”.

Juan Carlos López.

Vía Internet

Mi escritorio no le gusta a Jobs

Hay un sitio en Internet, RexExcellence y allí, entre muchas otras, hay una sección Pantallazos donde la gente expone con cariño y orgullo sus escritorios. Aquí pueden apreciarse pantallas de gran resolución con toda una serie de elementos de personalización iconos, fondos de pantalla, temas de Kaleidoscope, barras, etc. lo cual dice mucho acerca de los intereses de sus usuarios.

Ahora ha venido Jobs, según he podido leer en un número anterior de su revista, y ha dicho que nuestros Escritorios están hechos un desastre. Dejando a un lado la posibilidad de que Jobs sea Dios y pueda ver cada uno de nuestros escritorios no hace otra cosa más que “pisar nuestros escritorios de gamuza azul”.

Jobs debe tener realmente muchas ganas de vender para hacer gala de una falta de tacto tan evidente, teniendo en cuenta por dónde van las preferencias de una gran mayoría de los usuarios de ordenadores Macintosh. Realmente creo que con ese comentario nos ha tocado a mí y a toda esa gente de RexExcellence; y puede que entonces yo debiera devolverle un golpe tan bajo hablando de sus comienzos en la compañía Apple.

Jobs dice que mi escritorio es una pocilga y que hay que cambiarlo. Vale; pero ¿qué pasa con todos los años que he invertido en darle forma? cuando alguna vez tengo que arrancar mi máquina con la tecla Mayúsculas pulsada, me doy cuenta de que lo que ahora tengo no tiene nada que ver con el Mac OS 9.

Los ancianos de mi comunidad morubés afirman que ser demasiado atractivo es una desventaja: te hace orgulloso y que te encierra en una especie de burbuja en la que ya no ves nada.

Aunque hay que reconocerlo; la muchacha es de verdad atractiva. Pero estos viejos siempre me aconsejarían que me casara con alguna menos agraciada, que me causara menos problemas. Me he gastado mucho dinero en todo este asunto de cortejar pero ella me pide más. Puedo asegurarles que ya no voy a seguir persiguiendo a esa muchacha. Acerca de mis perspectivas para el futuro, mi chica actual necesita sólo una modesta actualización, ya lo tiene todo y nunca mejor dicho: nosotros los árabes podemos tener varias mujeres.

Se dice que Mac OS X funcionará sobre plataforma Intel. Yo le diría a Jobs que no se le ocurra hacer semejante cosa aunque desconfíe de sus manejos: el Éxodo del Pueblo Judío quedaría entonces como una vuelta a la manzana, en comparación con la que se podría organizar.

Jusef Akodar

Melilla