Steve Jobs y lo “inaceptable”

En el anterior número de Macworld había una reseña en la que Jobs había calificado de “inaceptable” la experiencia en grandes superficies americanas, donde los vendedores habían persuadido al cliente que se encontraba en el área Apple dentro de la tienda, para que se acercara al área Windows. Pues bien, Jobs y resto de directivos de Apple, se ve que hace tiempo no salen de sus confortables despachos para “chequear” la calle. Y si no se quieren molestar en visitar la calle, pregunten a los que están en primera línea: los vendedores.

Veamos, en España las grandes superficies con área Apple disfrutan de iMac apagados, colgados, “bombeados”, desatendidos y vendedores que nos encaminan hacia Windows. Querido Sr. Jobs, esto es normal, ustedes llegan a maravillosos acuerdos con grandes superficies, pero el que va a vender sus equipos es un vendedor que no tiene ni idea de Mac y que además no le interesa. Seamos prácticos, el vendedor “vende lo que conoce” y lo que le resulta más práctico. Si tiene que dedicar más de media hora para convencer a un cliente de la compra de un producto que él mismo desconoce y sólo diez minutos para mostrar las “bondades” de un PC, ¿cual sería la opción del vendedor? Bien, muy bien, si ustedes Srs. de Apple han señalado la segunda opción, eso significa que están despertando, aunque sea un despertar doloroso.

Apple y el resto de fabricantes, no se quieren dar por enterados que la persona que vende sus máquinas es el vendedor, no son los ejecutivos ni los grandes acuerdos. Si un vendedor desconoce el producto, no lo considera interesante para sus clientes, cree problemática su puesta en marcha o simplemente recela de él, pueden estar seguros que su producto no va a ser vendido. La única solución que tiene el fabricante en esta situación es la publicidad masiva. Es decir, que al vendedor le pidan ese producto directamente. Si no es así, el vendedor nunca lo va a ofrecer. Ya saben, si quieren que su producto se venda primero, “véndaselo” al vendedor.

Ahora pensemos, aunque sea un poquito, ¿qué ocurriría si una persona comete la locura de entrar en un Apple Centre a preguntar por un PC? Fácil, o le dicen que no trabajan el producto o le colocan un iMac. Pues eso, eso mismo, pero al contrario, ocurre con el área Apple de las grandes superficies.

Pues bien Sr. Jobs, para solucionar su problema, solicite vendedores especializados en Mac, no reconvertidos, y déjese de firmar “grandes acuerdos” que no sirven para nada. Claro que difícil le va a ser: comerciales reales de Mac somos pocos, muy poquitos y además muy solicitados. Señores, luchen por conseguirlos o inicien una política seria de formación de vendedores Mac.

Alberto García Martínez

Vía Internet

Una revista para los compradores de K-tuin

Vaya sorpresa que me he llevado al ir al quiosco este mes: ¡Macworld 228 páginas y además un CD con las últimas demos de juegos (¡ya no tendré que esperar a que mi lenta conexión de Internet me las baje de la Web!) Y vaya decepción al ver que en su interior se encontraba aparte de la publicidad habitual de K-tuin, el catálogo completo de este mes. Vaya. A mí, ese catálogo me lo mandan gratuitamente por correo cada vez que sale uno nuevo, porque desgraciadamente he sido cliente de su tienda. Aparte de que me caliente los cascos K-tuin en sí misma. ¿Por qué motivo? Digamos que pequeñas rencillas. (…)

Me gustaría también que Macworld fuera como las otras revistas de “peceros”, tochos de hojas interminables que te hartaras de leer llenas de CD multicolores que no sirvieran nada más que para añadir basura en tu ordenador, simplemente para que al contrastar precios pueda decirle a mis amigos “peceros” que merece la pena. Tengo miedo de que Macworld se vaya a convertir en una especie de catálogo de venta; siempre lo utilizo como referencia en mis compras, supongo que lo de K-tuin simplemente me sacó de mis casillas. Espero que esa introducción de publicidad masiva, sirviera para crear un puesto más de trabajo en Macworld o para incluir un articulo más. Felicidades en vuestro número 100, y ¡a seguir así o mejor aún!

Saúl de la Aldea Díaz

Vía Internet

Comprando al peso

Coincidiendo con el número 100 de la revista, este mes se incluyen más de 200 páginas de información. No comprendo cómo en una revista que roza las 1.000 PTA, incluir más de 200 paginas sea “especial”. Soy lector de la revista PC Actual, que por 800 PTA ofrecen un contenido medio de más de 300 páginas (mínimo), y que por ahora “se niega” a comprar la revista Macworld por esa relación entre precio y páginas.

El bajo número de páginas no puede achacarse a la escasez de contenidos: Mac OS, vídeo, hardware, software, análisis, 3-D, sonido, cursos, reportajes, comparativas, rumores, actualidad...

El presente número de febrero lo compraré (por el interés y número de contenidos de este mes, entre otras cosas), pero evidentemente si se vuelve a la tónica de pocas páginas y encima a 1.000 PTA… Seguro que igual que yo, disponen de otros tantos compradores “potenciales”, pero que por los motivos anteriormente descritos deciden no comprar la revista y se conforman con los contenidos de las páginas web. Me gustaría ver en los próximos meses un cambio de mentalidad, y que aunque se mantenga el precio actual de 995 PTA, se amplíen los contenidos tratados cada mes (que ronden las 250 páginas).

Pablo Silva Fernández

Vía Internet