En Macworld, normalmente, nos gusta publicar las cartas en las que se critica la revista porque es evidente que no somos perfectos (ni mucho menos), nos interesa mejorar y además eso significa que algo les importamos (lo que nos enorgullece y halaga). Al publicar una crítica razonable de un lector (o más o menos razonable), muchos otros lectores se ven animados a mandar las suyas diciéndonos lo que les gusta, lo que no, lo que cambiarían, etc., lo que supone una información muy valiosa para ver qué cosas podemos mejorar en la revista o que temas podemos incluir para hacerla más atractiva. No obstante, este mes hemos recibido algunas cartas que no hemos podido resistir la tentación de responder para puntualizar algunos asuntos (en la sección de cartas pueden ver una de ellas titulada “Una crítica constructiva a Macworld”). En una de las cartas que nos envía un lector de Macworld (que nos indica serlo desde hace algunos meses y que nos encantaría conservar), se critican, entre otros aspectos de la revista, los siguientes.¿Un primer contacto muy light?En lo referente al Primer Contacto del iPod photo al que se refiere el lector, tan sólo queremos indicar tres cosas: 1.- Como el nombre de la sección indica, no se trata de una prueba exhaustiva sino de un primer contacto con el producto. La filosofía de un Primer Contacto viene a ser algo así como “lo que uno le contaría a un amigo sobre un producto para que se haga una idea de si merece o no la pena”. Aunque tratamos de probar a fondo los productos para nuestros primeros contactos, a menudo, se trata de productos que han llegado muy recientemente al mercado, apenas tenemos unos días para probarlos y tan sólo un par de páginas para explicar lo más importante.2.- A muchos lectores les interesa especialmente el iPod y es por ello que les puede parecer escaso lo que publicamos en el Primer Contacto de Diciembre de 2004. Nuestra recomendación es que echen un vistazo a la publicación “iPod al descubierto” (Playlist) en la que encontrarán 164 páginas dedicadas por entero a su reproductor favorito y un CD con las mejores utilidades y complementos.3.- En cuanto al autor del Primer Contacto, por suerte, Macworld cuenta, desde hace cerca de 12 años, cuando comenzó a publicarse en España, con los conocimientos, experiencia y talento de Fernando García, probablemente uno de los mayores expertos en informática, telecomunicaciones, y tecnología que hay en nuestro país. Seguramente, al leer un primer contacto de algo tan sencillo como un iPod, un usuario de este dispositivo que se informe a menudo a través de Internet, sepa ya algunas cosas de él. Si lleva mucho tiempo investigando, es probable que encuentre algo que pueda ser valioso para otros usuarios y por ello, siempre agradecemos a los usuarios su aportación para secciones como Soluciones y Trucos o su participación en el foro de nuestro sitio web. Sin embargo, leer en una carta que alguien “apenas por ser usuario, y más por lo que había indagado por Internet, tiene muchos más conocimientos sobre el reproductor” que alguien con la autoridad de Fernando García, nos deja atónitos. Desde luego, aceptamos el guante y le esperamos con los brazos abiertos como colaborador a este lector y a cualquiera que nos demuestre que sabe tanto como Fernando García de cualquier cosa relacionada con la tecnología.¿Un Macworld muy caro y con mucha publicidad?El mes pasado, otra carta de uno de nuestros lectores, criticaba la inclusión del encarte paginado (la publicidad, para que nos entendamos) con todo el catálogo de productos para Macintosh del fabricante de periféricos HP, y el que una revista como Macworld cueste en el quiosco 6 EUR.Con respecto al precio, tan sólo podemos decir que Macworld tiene un precio muy similar al de otras revistas mensuales sobre plataforma PC (PC World cuesta 5,95 EUR, PC Plus cuesta 5,50 EUR, PC Actual cuesta 5,20 EUR…) y es más barato que revistas más específicas (Arte y diseño cuesta 8,95 EUR, Visual cuesta 7,21 EUR). Es cierto que Macworld no se incluye habitualmente un CD, pero entre la decisión de tener que recortar el contenido de la revista y retirar el CD de regalo, hemos preferido sacrificar el último para, por ejemplo, redirigir parte de nuestros esfuerzos a ofrecer otros servicios en nuestro sitio web (como los foros en los que tanto aprenden algunos de nuestros lectores). Por supuesto, nos encantaría que el mercado Mac creciese de modo que Macworld pudiese tener 300 páginas y llevar un CD o un DVD de regalo (y en ello estamos, aunque alguno lo dude), pero en este momento las cuentas no saldrían. Por ello, intentamos que cada página de Macworld sea lo más útil para nuestros lectores y no información “de relleno”.En cuanto a la publicidad, muchos lectores saben que el precio de portada de una publicación no cubre ni por asomo los gastos necesarios para crearla, editarla, imprimirla y distribuirla. Si no fuese por los ingresos por la publicidad de los anunciantes, es difícil que una publicación convencional pudiese sobrevivir. Este mismo lector se quejaba de la extensión del encarte, unas 40 páginas. Sin embargo, no tenía en cuenta que el número de páginas de la revista había aumentado, de sus habituales 116 o 132, hasta 172 páginas para mantener la misma cantidad de contenido editorial. Por si fuera poco, esa publicidad en concreto muestra todos los periféricos para Mac de uno de los fabricantes más importantes del mercado (incluyendo características técnicas, opciones disponibles…), lo que para muchos usuarios sí supone algo muy interesante. Los que no estén interesados, simplemente han de pasar ese bloque de páginas y vuelven a estar en su Macworld “habitual”.A algunos quizá no les sirvan estas explicaciones. A ello sólo queremos decirles que también les entendemos, que tomamos nota de por qué un lector se ha disgustado y que trataremos de hacerlo cada día mejor. A veces nos sale y a veces no tan bien, pero no dude que tratamos de hacerlo lo mejor que sabemos. A todos los que nos escriben para decirnos lo que les gusta y lo que no, lo que hay que cambiar o lo que está equivocado, y a los que nos escriben por cualquier cosa, de verdad, gracias. Feliz año nuevo.