El fabricante japonés de productos de consumo Casio anuncia ahora en el mercado español la disponibilidad de una cámara digital de prestaciones modestas orientada a su utilización por aficionados .

Para obtener el máximo partido, el usuario, además de la cámara en sí, debe adquirir el kit de conexión al Macintosh y opcionalmente el adaptador de corriente continua que le permite manejar la cámara en casa, por ejemplo, mientras transfiere las fotografías al ordenador, sin gastar pilas . Aunque éstas tienen un aprovechamiento bastante prolongado, ya que cuatro baterías alcalinas permiten realizar un " carrete " entero de fotos e incluso más, el adaptador permite un importante ahorro durante la transferencia de las imágenes al ordenador o su visionado en televisión mediante el adaptador RCA incorporado con la cámara, procesos ambos que consumen bastante energía .

La cámara tiene una atractiva presentación que recuerda a los modelos convencionales de bolsillo, siendo las principales diferencias externas con éstos la pantalla de cristal líquido que ocupa el centro de la parte trasera de la cámara ( cuesta acostumbrarse a utilizarla sin pegar el ojo al visor ) y el objetivo situado en la parte superior derecha de la parte frontal de la misma .

Este objetivo está montado en un soporte giratorio que ocupa la parte derecha de la cámara, mirando desde el frente, y que permite realizar más cómodamente las fotografías que con una cámara normal obligarían a adoptar posturas incómodas gracias a un ángulo de giro cercano a los 360 grados .

Una característica destacable es la gran capacidad de almacenamiento con el que cuenta . Aunque la memoria es interna a la cámara y por tanto no puede sustituirse por otra de refresco como sucede con los modelos que emplean tarjeta, las 64 imágenes que puede grabar en un " carrete " en modo de alta resolución de 640 por 480 puntos, que se convierten en 192 en la modalidad estándar de 320 por 240 puntos, son más que suficientes para un uso normal .

Además, ambas modalidades de trabajo pueden mezclarse por libre elección del usuario, pudiéndose guardar cada imagen en un modo, e incluso pudiendo convertirse una imagen de alta resolución al modo normal después de ser realizada, aunque el proceso contrario no es posible, evidentemente .

Además del disparador y del control de resolución, existen dos botones que permiten ajustar la captura de imágenes . Por un lado, el botón de macro para utilizarlo cuando se realizan fotografías a corta distancia y por otro, uno para el ajuste de brillo que se empleará para tomas hechas en interiores y en otras situaciones de baja iluminación . Para la captura de cada imagen se emplean aproximadamente unos cinco segundos, por lo que no puede emplearse el dispositivo para tomas sucesivas a alta velocidad .

El cambio entre el modo de grabación y el de visualización de las imágenes grabadas es instantáneo a través de un interruptor, pudiendo eliminar las fotografías que no hayan quedado de su agrado y recuperando la memoria .

Las ventajas comentadas se contraponen con una serie de defectos que en algún apartado pueden considerarse de importancia . En primer lugar, la cámara carece de flash y el control de exposición comentado anteriormente es insuficiente para este fin . Cuando se trata de interiores no demasiado iluminados, las imágenes son excesivamente oscuras incluso en la posición de alta sensibilidad y en cambio en días soleados, la pantalla de la cámara muestra la indicación de exceso de iluminación, aunque posteriormente se pudo comprobar que la imagen obtenida no sufría de este defecto .

La calidad de la imagen es en el área en que la QV-100 tiene su mayor cantidad de " peros " , al menos en el aparato empleado para realizar el banco de pruebas . Las fotografías a alta resolución tienen una ligera falta de definición y fue necesario utilizar un par de veces el filtro de enfoque de Photoshop para aumentar la nitidez de las fotografías, aunque fuera de forma artificial . Más grave incluso fue la falta de saturación de color de las imágenes, detectable especialmente en los primeros planos de personas que aparecen casi grises . La solución de este problema fue más difícil que el anterior, y se tuvo que modificar de modo artificial el balance de colores .

Siguiendo la costumbre de muchos otros fabricantes japoneses de artículos de consumo, la cámara y el kit de software que se adquiere separadamente, incluyen los manuales en diversos idiomas, incluido el castellano, de la misma manera que el software también está traducido a nuestro idioma .

El funcionamiento de éste es correcto, avisando de hechos tales como un estado de baja batería en la cámara, aunque resulta molesto el hecho de que la captura de un albúm, con copias en miniatura de todas las imágenes almacenadas en la cámara, emplea bastante tiempo y que posteriormente, si se quieren guardar dichas imágenes en el disco, el programa tenga que recuperar nuevamente las imágenes .

En resumen, la cámara tiene un funcionamiento cómodo, y si no fuera por el hecho de la baja calidad del color, sería un modelo recomendado para su compra . Su precio, por tanto, es algo elevado, sobre todo si se tienen en cuenta los defectos mencionados y la ausencia de flash, así como la imposibilidad de poder conectarle uno externo .

CALIFICACIÓN: 3 estrellas / 5 . 0 LO MEJOR: Manual y software en castellano, objetivo giratorio, elevada capacidad de almacenamiento, incluye PhotoDeluxe . LO PEOR: Baja saturación de color, ausencia de flash, baja definición de imágenes . FABRICANTE: Casio . DISTRIBUIDOR: ADL . Polígono Industial Pinares Llanos, nave 19; 28670 Villaviciosa de Odón ( Madrid ) ; Tel . : ( 91 ) 616 44 94; Fax: ( 91 ) 616 44 30 . PRECIO: Cámara: 75 . 900 PTA + IVA; Kit de conexión a Macintosh: 8 . 900 PTA + IVA; Adaptador de alimentación: 3 . 900 PTA +IVA .