Desde que apareció el primer Macintosh con sus funciones de red incorporadas, los usuarios de esta plataforma han utilizado sus ordenadores en grupo para realizar sus tareas . Hoy en día, la disponibilidad de redes de alta velocidad y la expansión del uso de Internet han convertido el empleo de las redes en algo común en el día a día de la mayoría de la gente y parte de los procedimientos y operaciones de cualquier empresa .

Si su grupo de trabajo no está conectado en red, es hora de ir pensando en conectarse . Incluso si ya tienen conexión, sus tareas pueden bloquearse, una situación que puede remediarse con la adición de un servidor más rápido para almacenar sus archivos y gestionar sus órdenes de impresión . En este artículo, enfocado en cómo trabajar de forma efectiva en un mundo en red, el laboratorio de Macworld ha probado servidores Mac OS, Windows NT e incluso Unix para descubrir qué sistema proporciona la mayor velocidad y mejores servicios .

¿ Se le está sirviendo ?

Considerar todos los pros y contras de instalar un servidor en su lugar de trabajo puede ser suficiente para volverle loco . Un consultor de alto standing le dirá que aunque usted se sienta cómodo con el Mac OS, este ordenador no es un buen servidor . Oirá recomendaciones de que debe cambiar a Windows NT o incluso a Unix ( vea el recuadro “Gigantes de la edición” ) .

Aunque Windows NT tiene sus puntos fuertes, en las pruebas se ha visto que el Mac OS actual es una poderosa plataforma servidora que puede colmar sus necesidades sin forzarle a domesticar un nuevo sistema operativo . Y el nuevo Mac OS X promete aún mayores beneficios de velocidad .

¿ Comprar o no comprar ? Qué servidor es el mejor para usted ( si realmente necesita uno ) depende de lo que se quiera obtener de un servidor . Si se hace caso a toda la parafernalia que rodea a los servidores, la percepción general es que si no tiene un servidor probablemente no tenga un flujo de trabajo eficiente . Esto no es necesariamente cierto; su necesidad de un servidor depende realmente de cómo está organizado su grupo de trabajo . Por ejemplo, si la mayoría de las tareas las maneja una sola persona de principio a fin, un servidor no será de mucha ayuda . Pero para la mayoría de la gente los proyectos son trabajos en grupo que normalmente requieren un gran número de transmisiones de archivos por la red .

En la mayoría de los casos es cierto que la incorporación de un servidor en su oficina acelerará la transferencia de datos . Resulta de ayuda sin ninguna duda si su máquina se para varias veces al día porque algún otro usuario de la red está leyendo o grabando un archivo en su disco duro . De igual manera si su impresora está saturada procesando complejos trabajos uno detrás de otro, un servidor también puede ayudarle . Sin embargo, si duda acerca de añadir un servidor a su grupo de Macintosh, puede considerar una solución de compartir archivos más sencilla .

El sistema antiguo . Utilizar la capacidad de compartir archivos del Mac OS le permite transferir documentos, pero esta solución tiene dos desventajas . En primer lugar, si algún usuario de la red acede a su disco duro mientras está trabajando, notará un dramático descenso de las prestaciones . Puede solventar este problema dedicando un Macintosh sin un software específico de servidor ( normalmente un Macintosh lento y antiguo ) como almacén central de archivos . De esta forma no se le colapsarán las estaciones de trabajo de los usuarios .

Sin embargo, si configura un viejo Macintosh en una esquina para compartir archivos, continua teniendo un segundo inconveniente . La velocidad en el uso de los archivos compartidos disminuye apreciablemente al aumentar el tráfico de red . Por ejemplo, si intenta copiar un archivo a la vez que otro usuario de la red está imprimiendo, la copia del archivo se frena y la impresión tarda más de lo esperado . La frecuencia de estos retardos depende de la frecuencia con que la gente descarga archivos, transfiere datos e imprime documentos y su tolerancia por estos retrasos dependerá de lo a menudo que ocurran y cómo interfieren en su trabajo diario . La única solución real para este segundo dilema es añadir un servidor real .

Actualizar la red . No olvide que el añadir un servidor no cambiará la velocidad máxima a la que los datos pueden viajar por su red . Si todavía utiliza la Ethernet tradicional, debe actualizarse a 100BaseT antes de cualquier otro cambio . La potencia adicional que le da cualquier nuevo servidor que compre se desperdiciará si su red no ofrece el ancho de banda adicional necesario para mover estos datos . Aunque 100BaseT no es realmente diez veces más rápido que 10BaseT, casi con toda seguridad obtendrá un 80 por ciento de ganancia de velocidad al aumentar su ancho de banda .

Rompa el límite de velocidad

Un aviso por anticipado: un servidor hará más cosas aparte de acelerar su red; también cambiará la forma en la que trabaja . En función de las decisiones que tome puede descubrir nuevos retos, desde el pequeño e intrigante hasta el grande y caro . Por ejemplo, puede que tenga que cambiar la forma de nombrar sus archivos para acomodarla al formato de una nueva plataforma y también es posible que tenga que aprender los dimes y diretes de un nuevo sistema operativo . Con independencia de la plataforma servidor de su elección, necesitará evaluar las necesidades de soporte técnico y planear la estrategia de realización de copias de seguridad para el caso de que el servidor se caiga . Considerando todos estos temas, si tiene una oficina compuesta únicamente de Macintosh existe una ventaja clara para usar Mac OS como la plataforma para su servidor . La utilización de un servidor Macintosh afectará menos su forma de trabajar que si introduce una nueva plataforma . El nombre de los archivos no será un problema y el mantenimiento será más sencillo ya que usted probablemente tenga experiencia con la resolución de problemas de su red . Windows NT ofrece potencia más en serio por un importe relativamente más pequeño, pero normalmente tendrá que hacerlo todo usted mismo, a menos que compre un sistema preconfigurado más caro de algún fabricante como Intergraph ( www . intergraph . com ) que ofrece soluciones NT para entornos Macintosh . Con diversas opciones de Sistema Operativo entre las que elegir, es importante considerar todos los factores antes de tomar una decisión . Aunque la velocidad no sea la única consideración, es la razón inicial por la que decidió añadir un servidor a su red . Aparte de que un servidor acelere su trabajo existen pocas razones para hacer estas inversión .

Medir la velocidad

Existen diversos factores que condicionan la velocidad de un servidor . El sistema operativo debe ser compatible con los clientes Macintosh y además el servidor debe ser lo suficientemente potente como para manejar simultáneamente las peticiones de varias estaciones de trabajo . Para ayudarle a encontrar el mejor servidor para su oficina, el laboratorio de Macworld ha llevado a cabo pruebas intensivas con servidores funcionando tanto con Mac OS como con Windows . Se probaron el software servidor de Apple ( AppleShare IP 6 . 1 ) y dos versiones de Microsoft Windows NT ( versión 4 con el Service Pack 3 y una versión beta de Windows 2000 Servidor, conocido anteriormente como NT 5 ) . También se probó el Compartir archivos incorporado en Mac OS 8 . 5 para medir los incrementos de rendimiento de cada servidor .

Para determinar los méritos relativos de cada paquete de software servidor se intentó equilibrar el hardware, probando los paquetes en máquinas configuradas de forma parecida . Tanto el servidor Mac OS como el servidor Windows estaban equipados