En 1993 Apple presentó la primera versión de ColorSync, una de las primeras soluciones de gestión de color para ordenadores personales, y la primera en soportar los perfiles según el estándar de la recién creada ICC .

En 1995, ya con el procesador PowerPC proporcionando potencia a los Macintosh, se presentó la versión 2 . 0 . A partir de ese momento, cuando los Mac ya podían realizar con soltura los cálculos necesarios para realizar la gestión de color de una forma rápida y cómoda, los profesionales del color empezaron a ver en ColorSync la respuesta a parte de sus plegarias .

La recién anunciada versión 2 . 5, incluida con el Mac OS 8 . 5, facilita aún más el trabajo de los diseñadores y sigue avanzando en el terreno de la flexibilidad y la potencia . En este cuaderno tecnológico se dará un repaso a la teoría de gestión de color y a los procesos de conversión que están detrás de esta tecnología, al tiempo que se verá cómo se integra ColorSync en el flujo de trabajo normal .

Teoría de Color

La sensación del color es uno de los principales componentes de la sensación visual, causada por la sensibilidad del ojo a la luz, ya sea procedente de una fuente de luz o reflejada por una superficie . El color que percibimos se ve afectado por cómo el cerebro procesa la información y varía de individuo a individuo, por lo que la percepción del color, más o menos objetiva, es un tema bastante complejo .

El ojo contiene dos tipos de receptores, conos y bastoncillos . Los bastoncillos miden la luz y no son sensibles al color . Los conos contienen una sustancia conocida como rodopsina que es sensible a los rojos, azules ( sensibilidad variable ) y amarillos ( con sensibilidad constante ) . El color que el ojo percibe depende de la cantidad de cada uno de los colores que se refleja en el fondo del ojo, donde están la mayor parte de los conos del ojo . El negro se percibe cuando no se refleja nada de luz . El color también depende de las condiciones del entorno en que se percibe el mismo, la luz, el color de fondo y un amplio etcétera .

Las imágenes en color contienen cientos de variaciones diferentes . Esto hace que el intentar reproducir las imágenes con el color exacto en cada caso sea un cometido imposible . Sin embargo, es posible obtener un gran número de colores empleando una combinación de tres luces primarias ( verde, azul y rojo ) en el caso de un monitor, o tres tintas primarias ( cián, magenta y amarillo ) . El negro que hace que esta última tríada sea CMYK ( cián, magenta, yellow-amarillo, key – negro ) se imprime para añadir contraste y porque las impurezas químicas hacen que la mezcla de las tres tintas no de negro exacto o negro puro .

Esta forma de reproducir colores se basa en la visión tricromática, la capacidad del ojo humano de responder a dos o más estímulos pertenecientes a distintos espectros . Esto significa que pueden existir dos espectros visibles que se perciben como un mismo color, un fenómeno conocido como metamerismo, y que permite que el proceso de reproducción espectral de colores ( reproducir cada color por separado ) sea reemplazado por la reproducción tricromática ( empleando tres colores ) , un proceso mucho más sencillo y, sobre todo, económico . Casi todos los dispositivos ( televisores, monitores, impresoras en color, rotativas… ) se basan en este mecanismo para reproducir el color .

Espacios de color

Un espacio de color describe un entorno en el que los colores se pueden definir, comparar y ordenar . Un espacio de color define un entorno de una, dos, tres o cuatro dimensiones cuyos componentes representan distintos valores para cada dimensión . Cada uno de estos componentes se conoce también como canal . Visualmente estos espacios se representan mediante figuras geométricas como cubos, conos, etc .

Existen distintos tipos de espacios de color . Los que soporta ColorSync son:

- Espacios en escala de gris, empleados para mostrar imágenes en escala de grises y para imprimir .

- Los basados en RGB, utilizados principalmente por monitores y escáneres .

- Los basados en CMYK, empleados para impresión en color .

- Los independientes del dispositivo, como L*a*b, utilizado para comparaciones y conversiones de color .

- Los espacios indexados, empleados para impresión y diseño gráfico .

- Espacios de color HiFi ( alta fidelidad ) , también denominados espacios de color multicanal, empleados en nuevos procesos de impresión que incluyen el uso de tintas adicionales, o de tintas planas .

Espacios en escala de grises .

Los espacios en escala de grises tienen un único componente, que suele ir del negro al blanco, y se utilizan para mostrar e imprimir imágenes en blanco y negro y en escala de grises . Un espacio en escala de grises correctamente reproducido tiene un valor del cincuenta por ciento como valor medio .

Espacios de color basados en RGB .

El RGB es un espacio de color donde los componentes indican la intensidad de rojo, verde y azul que definen un color dado . Los escáneres leen la cantidad de rojo, verde y azul que se refleja o se transmite a través de una imagen . De la misma manera, los colores mostrados por un monitor son valores digitales de verde, azul y rojo que se transforman a sus equivalentes analógicos, variando la intensidad de cada punto de fósforo en la superficie del monitor .

Los espacios de color basados en RGB son los más empleados para las imágenes de ordenador, ya que son soportados por casi todos los monitores y escáneres . Son dependientes del dispositivo y aditivos, e incluyen los espacios RGB, sRGB, HSV y HLS .

Espacios de color basados en CMY

Los espacios basados en CMY se emplean sobre todo en los sistemas de impresión en color e incluyen CMY ( no muy utilizado ) y CMYK, que es el utilizado en imprenta . El nombre CMYK se refiere a cián, magenta, amarillo y key-clave, representado por el negro . En teoría el negro no se necesita, pero cuando se mezclan tintas cián, magenta y amarillo sobre papel, el resultado es un marrón oscuro . El negro se añade en las zonas oscuras para mejorar el contraste, además de reducir el uso de las restantes tintas, evitando la saturación en materiales que no absorben mucha tinta, y reduciendo los costes de impresión .

En teoría la relación entre los valores RGB y CMY en el espacio se ajusta a la siguiente fórmula:

Cián = 1 . 0 – rojo

Magenta = 1 . 0 – verde

Amarillo = 1 . 0 – azul

Para conversiones sencillas de formatos, por ejemplo, abrir un archivo en CMYK para ver en pantalla, es suficiente . Sin embargo, para aplicaciones reales, el proceso de pasar de RGB a CMYK es complejo y completamente dependiente del dispositivo de destino, de las tintas que se emplearán e, incluso, del tipo de papel que se utilizará en la impresión final . Todos estos requisitos se reducen en la práctica a conocer las características del dispositivo de destino, filmadora, impresora de pruebas, etc… . Los cálculos se realizan empleando un complejo sistema de tablas multidimensionales que ColorSync sabe interpretar, y que se almacenan en los conocidos perfiles .

Espacios de color independientes del dispositivo

Los colores RGB varían en función de las características del monitor o del escáner, mientras que los colores CMYK varían según las características de la impresora, las tintas o el papel . Los colores independientes del dispositivo no dependen de ningún dispositivo en concreto y se supone que representan los colores tal y como son percibidos por el ojo humano . Esta forma de representar el color es el resultado del trabajo de la Commission Internationa