Posiblemente la mayoría de los lectores de este artículo son usuarios conscientes que emplean Time Machine u otra utilidad de terceras partes para hacer copias de seguridad periódicas de todos los contenidos de su ordenador en un disco local. Sin embargo esta solución no es perfecta, imagínate que hay una sobretensión eléctrica que quema tu ordenador. Si tienes el disco duro en casa lo más posible es que acompañe al ordenador a ese gran valle de silicio que hay en los cielos al cual van todos los dispositivos electrónicos que se han portado bien.

Una opción que no tiene estos problemas son las copias de seguridad a través de Internet. Con ellas estamos seguros de que nuestra información está a salvo incluso si en nuestra casa u oficina desaparece en un agujero negro.

Estas soluciones no obstante tienen también algunos problemas. El principal es la velocidad. Incluso con la mejor conexión ADSL un proceso de copia que en un disco local es cosa de minutos se puede convertir en horas e incluso días.

Por tanto aunque todos los servicios de copia tienen tarifas bastante atractivas para grandes volúmenes de datos, no es aconsejable seleccionar todo nuestro disco duro para realizar este tipo de copias. No se trata sólo de que la copia inicial tarde mucho tiempo, días o semanas. El principal problema es que posteriormente cuando añadas nuevas fotografías tendrás que actualizar decenas de megabytes y más aún si utilizas algún programa que maneje algún archivo de un gran tamaño como VMware o Parallels que guardan toda la imagen del sistema operativo virtual en un archivo. Cada vez que lo uses tendrás que copiar a través de Internet este archivo que puede ocupar varios gigabytes, una opción que no es práctica.

Por tanto las copias de seguridad en red no son sustitutas de las copias locales que hagamos con Time Machine u otra herramienta. Nuestra recomendación es centrar este tipo de copias de seguridad en carpetas de relativamente poco tamaño pero con contenidos importantes, por ejemplo los documentos de texto y hojas de cálculo de nuestros proyectos de trabajo.

Una vez definidos los usos que podemos darle a este tipo de herramientas, a continuación te mostramos los servicios más interesantes que puedes encontrar para el Macintosh.

Mozy

Al igual que el resto de las ofertas que comentamos en este artículo, Mozy es un servicio de copias de seguridad en red que emplea su propia aplicación. Al igual que algunos de los otros servicios que hemos evaluado existe una forma de uso gratuita que nos permite usar un máximo de 2 GB de almacenamiento en el servidor. A partir de este volumen el precio mensual está determinado por el número de ordenadores que usamos con el servicio, cada uno cuesta un total de cuatro dólares, más la capacidad de almacenamiento total utilizado. El resultado es una estructura de precios lineal, que resulta más barata que las demás ofertas si el volumen de datos no es muy elevado y lo usamos con un solo ordenador.

Mozy instala un icono en la barra de menús que no tiene asociada una aplicación, sino un panel de las preferencias que permite configurar qué carpetas o archivos podemos usar en la copia de seguridad. El funcionamiento de este panel en nuestras pruebas fue muy errático y no nos dejaba elegir de qué carpetas queríamos hacer copia de seguridad y de cuales no. Además por defecto elegía todo el contenido de las carpetas de usuario que evidentemente no era lo que queríamos.

Otro inconveniente de esta aplicación es que no proporciona mucha información de las operaciones que está realizando. En el menú simplemente se indica cuantos megabytes o gigabytes quedan por copiar y cuántos se han copiado ya, así como un botón History en el que se accede al registro histórico, pero no se puede ver qué está haciendo en un momento dado.

La copia de seguridad puede programarse para que se realice a una hora específica cada día, cada dos días, cada semana o cada dos semanas, pero es más cómodo dejar configurado el modo automático que viene por defecto. En este modo el programa Mozy funciona de forma oculta y examina constantemente el contenido de las carpetas que hemos seleccionado y cada vez que detecta un archivo nuevo o modificado inicia la copia de forma automática.

SpiderOak

Aunque la característica más conocida de SpiderOak es la realización de copias de seguridad en red también cuenta con dos herramientas adicionales menos conocidas pero también muy importantes para muchas personas: la sincronización y compartir archivos.

La opción de copia de seguridad permite seleccionar una o varias carpetas de nuestro ordenador y configurarlas para que se guarde una copia de sus contenidos al servidor. En este caso el proceso es muy sencillo y rápido y pudimos elegir las carpetas sin problemas.

Al igual que Mozy su funcionamiento por defecto es automático, realizando las copias en el momento en que detecta un cambio en cualquiera de los contenidos de las carpetas que hayamos seleccionado.

Si preferimos tener más control podemos programar que la copia de seguridad se arranque con un intervalo de tiempo determinado, desde cinco minutos a cada dos días. Otra opción de esta periodicidad es, al igual que Mozy, la de programar el día y la hora específicos. Por ejemplo podemos dejar el ordenador encendido todas las noches y programar la copia de seguridad para que se realice en este periodo.

Una característica de la licencia y funcionamiento de SpyderOak es que lo que compramos con este programa es una capacidad de almacenamiento en sus servidores pero podemos usarla con varios ordenadores instalando la aplicación en todos ellos sin coste adicional.

Una característica muy útil es la posibilidad de implementar filtros inteligentes para decidir qué archivos se copian y cuáles no. Uno de estos filtros es por tamaño y nos permite limitar la copia para que los archivos que ocupan muchos megabytes no se incluyan en la copia de seguridad. De esta forma las películas, las imágenes de los equipos virtuales de Parallels y VMware, etc., no ocuparán tiempo ni espacio en el servidor remoto.

Al usar varios ordenadores, por ejemplo el de la oficina y el portátil, además de poder hacer copias de seguridad independientes de todos ellos resulta útil la opción de sincronización. En ésta la copia no se hace exclusivamente desde nuestro ordenador a los servidores de SpyderOak, también en el sentido opuesto, copiando en uno u otro sentido según sea más moderno el archivo grabado en uno u otro sitio. Si la usamos sólo con un ordenador el resultado es el mismo que si hacemos una copia de seguridad, pero si configuramos esta sincronización en dos o más ordenadores, lo que obtenemos es que a través del servidor sincronizamos la carpeta indicada entre ambos equipos manteniendo una copia actualizada de los documentos en todos ellos con independencia de en cual lo actualicemos.

La tercera función es Share y con ella podemos compartir con cualquier persona algunos de nuestros datos. Su funcionamiento inicialmente es algo confuso. En primer lugar los datos que podemos compartir son las carpetas que previamente hemos configurado con las funciones de copia de seguridad o sincronizar. Es decir si sólo tenemos definido el servicio de copia de seguridad para nuestra carpeta de Documentos y queremos compartir algunas fotografías con unos amigos, tendremos que activar también la copia de