Desde que apareció la primera versión de este programa ya se ganó un destacado puesto como una de las mejores aplicaciones para crear escenas y animaciones en 3-D de forma muy sencilla, en las que además de incluir diferentes tipos de primitivas de objetos, también se podía añadir otros elementos como cielos con características atmosféricas (nubes, niebla, estrellas, cometas), terrenos, agua y rocas.

Por otra parte, no incorpora muchas herramientas de modelado para la creación de objetos complejos pero a cambio proporciona una interfaz de usuario bastante clara y una serie de elementos, materiales y texturas listas para utilizar en la composición de las escenas. También ofrece una serie de “laboratorios” en los que es posible crear nuevos materiales o texturas mediante la combinación de hasta cuatro fuentes distintas, editar terrenos o animar cada uno de los atributos correspondientes a los objetos incluidos en la escena.

La nueva versión añade a lo anterior la posibilidad de trabajar con nuevas características para los cinco tipos de luces diferentes: utilizar geles, halos visibles o utilizar degradados de color; también permite modelar objetos mediante metaballs y crear automáticamente árboles con su respectivo “laboratorio” para modificar cada uno de los parámetros de generación a nuestro antojo.

El apartado de edición no es el único que incorpora novedades. Uno de los procesos más tediosos es la generación del render final; sobre todo si se trata de generar un archivo QuickTime con la animación del proyecto aunque no incluya muchos objetos ni tenga demasiados fotogramas. Para aliviar esta situación se ha incluido una opción de render en red.

Interfaz

Se echa de menos la posibilidad de acceder a las herramientas de edición desde los menús contextuales, así como trabajar con más de una vista simultánea de las ocho disponibles (vista del director, cámara y las seis clásicas de los programas de 3-D).

Los laboratorios de animación y materiales mantienen sus características, se ha modificado el laboratorio de terrenos y aparecen dos nuevos laboratorios: luces y árboles.

En el laboratorio de árboles se puede elegir la forma del objeto entre 50 opciones, modificar el material y textura asignado por omisión, el grosor del tronco, cantidad de ramas y el tipo de hojas. En el de las luces se puede activar la propiedad de objeto visible (volumen o superficie), sombras arrojadas y utilizar un color uniforme para la luz emitida, definir un degradado de color o utilizar un gel.

El laboratorio de terrenos también incorpora nuevas herramientas para facilitar la edición y mejorar la previsualización en 3-D (en modo alámbrico). En este tipo de elementos se puede partir del objeto incluido por omisión en la aplicación o importar un archivo en escala de grises, donde el blanco representa la mayor elevación y el negro la menor.

Render en red

Ésta es una característica que también se puede encontrar en otras aplicaciones 3-D, y por fin le ha llegado el turno a Bryce. Con el paquete se incluye el programa Bryce Lightning. Se trata del módulo cliente que se debe instalar en cada uno de los ordenadores conectados en red Ethernet para poder utilizarlos en el render compartido. Al igual que Bryce 5, funciona con Mac OS X y también con Mac OS 8.6 y posteriores.

No obstante, los tiempos de este render en red son algo decepcionantes y sólo se nota una reducción de tiempo interesante cuando el render se realiza entre tres o más equipos.

Ejecución en Mac OS X

No se trata de una aplicación que se haya escrito especialmente para sacar todo el provecho del nuevo sistema operativo de Apple y se deja notar en su velocidad de ejecución. Por ejemplo, en operaciones sencillas como cambiar la posición de la cámara, al girar la escena o al modificar el tamaño de un objeto ya se aprecia que Bryce va algo más lento, y se hace más evidente cuando se trata de generar una animación sencilla o una imagen estática. También presenta algunos problemas de tipo cosmético, pues el redibujado de la pantalla no es correcto cuando se vuelve a la aplicación después de haberla dejado en segundo plano, y en muchas ocasiones hay que volver a iniciar el proceso de render cuando el equipo sale del estado de reposo.

En cuanto a la velocidad, generar tres fotogramas (540 x 405 píxeles) en Mac OS X consume 23 minutos, 14 minutos si se hace desde el Mac OS 9.1 y 21 si Bryce está trabajando en el entorno clásico desde el Mac OS X.

Conclusión

Bryce es una buena aplicación con un precio interesante con la que se pueden realizar interesantes paisajes con texturas y efectos muy realistas, pero no es la mejor opción para modelar objetos o realizar trabajos rápidos. Los tiempos de generación para la imagen o animación final tampoco se pueden considerar como los más idóneos, ya que supone tener el equipo ocupado durante muchas horas, y ganaría bastantes puntos si se mejorase este aspecto.

Los usuarios que ya estén trabajando con una versión anterior encontrarán interesante la actualización por los nuevos objetos incluidos, la opción de render en red (si tiene varios equipos a su disposición) y su compatibilidad con Mac OS X, pero no por ofrecer mejor rendimiento.

CALIFICACIÓN: ****/7,0 LO MEJOR: Compatibilidad Mac OS X. Árboles y manipulación de luces. Controles de animación. LO PEOR: Excesivamente lento. Escasas herramientas de edición y de modelado de objetos. PRODUCTO: Bryce 5. FABRICANTE: Corel. DISTRIBUIDOR: Atlantic Devices. Caputxins, 58. 08700 Igualada (Barcelona). Tel.: 93 804 07 02. Web: www.atlanticdevices.com PRECIO: 69.900 PTA, IVA incluido (420 EUR). Actualización: 39.900 PTA, IVA incluido (239 EUR).