Si ya se ha conectado a Internet es muy posible que haya pensado alguna vez en crear su propio sitio web. Tener sus páginas en Internet le puede servir para dar a conocer sus aficiones, sus gustos o, por qué no, tener una carta de presentación virtual accesible desde cualquier lugar del mundo. Hoy en día es fácil y barato, ya que todos los proveedores ofrecen a sus usuarios espacio en sus servidores para que puedan colocar sus páginas web personales. Algo que hace unos meses tenía un coste elevado y ahora se da de forma gratuita.

El problema que se le plantea a los usuarios ante esta oferta es cómo crear sus páginas de forma sencilla, pero obteniendo a la vez un resultado atractivo y digno de ser contemplado por todos los navegantes de Internet. Una vez superado ese inconveniente, la segunda barrera consiste en transferir sus páginas personales desde su ordenador al servidor de su proveedor de Internet, lugar en el que deben situarse para que puedan ser accedidas a través de Internet.

Pese a las complicaciones que estas fases pueden aparentar, sobre todo si alguna vez ha tenido curiosidad por examinar el código fuente de cualquier página que haya visitado, crear una o varias páginas web no es difícil, sobre todo si se dispone de la ayuda de un editor web visual como PageMill 3.0. De esta forma no tendrá que aprender el lenguaje HTML ni muchos de los complicados artificios que utilizan los diseñadores profesionales.

Elementos de un espacio web

Un espacio web se compone de una o varias páginas que contienen el texto que aparece en su navegador, así como instrucciones que son interpretadas por este programa para cambiar colores, tipos de letra o incorporar imágenes en la página visualizada, imágenes que deben almacenarse aparte.

Ya se trate de una o varias páginas web, una de ellas (la que se tiene que mostrar en primer lugar) debe tener un nombre especial según le indique su proveedor. Este nombre suele ser “index.html” o “index.htm” y la razón de que deba existir es que cuando alguien navega a un espacio web y no introduce la dirección de una página específica, por ejemplo “http://www.idg.es/macworld”, el servidor envía automáticamente esta página especial. Si no existe, el resultado puede ser variable; bien un mensaje de error del servidor o también es posible que vea un listado de los archivos que hay en dicha área. En cualquier caso es importante que dicha página exista y sea la que usted ha diseñado como entrada de su espacio.

Para facilitar su trabajo conviene que cree una carpeta vacía en su disco (1). En esta carpeta debe introducir todas las páginas e imágenes que componen su espacio web de forma que cuando tenga que subirlo al servidor sea más fácil hacerlo. Con PageMill 3.0 la creación de esta carpeta se produce automáticamente si elige en el menú File el submenú New y dentro de éste “New site...”. En el diálogo que aparece debe introducir en la parte superior el nombre que quiere darle al espacio, y pulsando en el botón con el icono de una carpeta que está situado debajo, debe seleccionar la carpeta donde va a almacenar los documentos, creándola si es necesario.

El botón Settings… de la parte inferior permite definir diversos parámetros de este espacio, incluyendo los datos necesarios para que el programa envíe las páginas directamente a su servidor. Esta información también puede actualizarse posteriormente como se explica más adelante.

Una vez que ha creado el espacio, PageMill recuerda toda la información de éste, incluso si sale del programa, y para volverlo a abrir basta con que seleccione el nombre que le ha dado en el submenú Open del menú File.

El proyecto

Cada espacio web que se crea se representa en PageMill en una ventana con tres paneles (2). El izquierdo representa la estructura lógica del espacio. Con una carpeta aparecen los archivos propios del espacio: páginas html, imágenes y otros documentos que desee incluir; con un triángulo de aviso están los errores que el programa ha detectado en los diversos componentes; en Externals y bajo el icono de un disco duro se encuadran otros documentos de su ordenador que usted ha incluido en la página pero que no residen dentro de la carpeta del proyecto y el último icono, con forma de globo terráqueo es la lista de URL o referencias a otras páginas que contiene su proyecto.

El panel situado en la parte superior derecha mostrará los componentes del elemento elegido en el panel anterior. Por tanto, si selecciona en éste el icono de la carpeta, a la derecha aparecerá la vista jerárquica de carpetas, páginas, imágenes y otros elementos que haya incluido. El panel situado justo debajo de éste mostrará la información relativa al elemento que haya seleccionado. Hay que señalar, ya que puede resultar confuso, que estos elementos de la ventana de proyecto no se actualizan mientras se está editando una página, sino que lo hacen cuando dicha página se guarda, por lo que no debe de extrañarse si añade enlaces entre páginas y estos no se muestran inmediatamente.

Al abrir PageMill el programa habrá creado en pantalla una ventana untitled.html. Esta no pertenece al proyecto y puede cerrarla. Además, dentro de la ventana de proyecto verá que aparece un icono index.html, ya que el programa crea por defecto esta página. Para renombrarla, basta con hacer clic encima del nombre y teclear uno nuevo. Si lo que desea es empezar a editar esta página, haga doble clic sobre ella para que se abra una nueva ventana de edición.

Edición de páginas

Ya está preparado para crear su primera página. El funcionamiento del editor de páginas es muy sencillo y tiene una gran similitud con un procesador de textos, por lo que su manejo le resultará sencillo.

No obstante, hay algunas diferencias que deben señalarse. En primer lugar, el menú situado a la izquierda de la barra de herramientas (3) define los estilos estándar que se emplean en las páginas web. El tipo “Paragraph” es el utilizado para la mayoría del texto y los diversos “Heading” definen cabeceras de varios tamaños.

A la derecha de este menú encontrará otro con el habitual listado de tipos de letra definidos en su ordenador. La tentación que surge es emplear este menú para lograr que su página tenga un aspecto más vistoso, pero si elige algún tipo de letra distinto al que aparece seleccionado, “Default Font”, puede tener resultados no esperados. En primer lugar la elección de un tipo de letra específico sólo funciona en las versiones modernas de los navegadores. Además, para que el resultado sea correcto, la persona que acceda a sus páginas debe tener instalado en su ordenador el tipo de letra que elija. Algo que será común si emplea “Times” o “Helvetica” pero poco probable para otros tipos.

Una característica especial del menú de estilos, el que más frecuentemente se emplea, es que éstos se aplican a todo el párrafo que tenga seleccionado, no pudiendo definir, por ejemplo, una palabra con “Largest Heading” (Título más grande) y la siguiente de la misma línea como “Large Heading” (Título grande). Si desea Cambiar el tamaño o estilo dentro de un párrafo debe acudir a los botones situados a la derecha de estos dos menús. El primer