Como ya hemos visto en capítulos anteriores, AppleScript nació como una herramienta sencilla para escribir guiones que permitieran automatizar tareas rutinarias realizadas con las aplicaciones instaladas en nuestro Mac. A lo largo de los años ha ido evolucionando para incorporar nuevas funciones que ampliaban su espectro de utilización sin perder su facilidad de uso. La última en llegar ha sido AppleScript Studio. Se trata de un entorno de desarrollo de aplicaciones integrado en la herramienta de programación XCode de Apple que permite escribir programas con una interfaz de usuario al estilo Mac OS X (Aqua), con toda su funcionalidad.

Que nadie se asuste en este punto al pensar en programar aplicaciones o escribir código. Como veremos a lo largo de este capítulo, se tratará simplemente de utilizar una herramienta gráfica para desarrollar una interfaz de usuario con ventanas, menús, etc. y posteriormente escribir el código necesario para que haga lo que queramos en AppleScript como hemos venido haciendo hasta ahora.

Instalar AppleScript Studio

Lo primero que necesitaremos es tener instalado XCode (www.apple.com/es/macosx/features/xcode). Se trata de la herramienta propietaria que Apple pone a disposición gratuita de todos los que quieran desarrollar aplicaciones para Mac OS X. Permite diseñar la interfaz de forma gráfica y posteriormente facilita la escritura de código ya sea en C, C++, Objective-C, Java o finalmente AppleScript. Antiguamente AppleScript Studio era una instalación opcional pero en la actualidad es parte de XCode. Esta herramienta la podremos instalar desde el CD/DVD de instalación de las “Herramientas de Desarrollo” o “Developer Tools” en inglés, que suele ser parte de los discos de instalación del sistema operativo. Para aquellos que no lo tengan o posean una versión anterior, Apple permite descargarlo desde su página web de desarrolladores (http://connect.apple.com/). El único requisito es que nos registremos, cosa que como ya hemos dicho no tiene coste alguno.

Una vez descargado el archivo (372 MB) podremos lanzar el instalador (XCodeTools.mpkg). Será necesario que tengamos una clave de administrador ya que el instalador nos la requerirá en algún punto del proceso. Completada dicha instalación que nos llevará unos minutos, encontraremos una carpeta llamada “Developer” en el directorio raíz de nuestro disco duro de arranque. Dentro de ella encontraremos todo lo necesario para desarrollar, pero básicamente dos aplicaciones importantes: Interface Builder y XCode, la documentación de referencia y algunos ejemplos que nos podrán servir de base para ampliar conocimientos o como base para otros desarrollos.

Desarrollando un conversor de tipos de cambio

Tomando como base uno de los ejemplos que incluye Apple en su propia documentación, vamos a realizar el desarrollo paso a paso de una aplicación que nos permitirá calcular el cambio de una moneda a otra. Para empezar lanzaremos XCode desde /Developer/Applications. En el menú “File” escogeremos la opción “New Project”. Aparecerá una ventana para especificar el tipo de proyecto a crear. Nosotros vamos a escoger “AppleScript Application”. Le daremos nombre, por ejemplo “Conversor de tipos” y escogeremos el lugar donde guardar nuestro proyecto. Hecho esto, XCode nos mostrará una ventana que contendrá todos los elementos necesarios para nuestro proyecto.

Si es la primera vez que abres XCode no te preocupes por todo lo que muestre esa ventana y si algunas cosas te parecen indescifrables. Sólo necesitaremos algunos de los elementos mostrados e iremos desgranándolos a lo largo de este capítulo.

Uno de los grupos que nos aparecerán en el listado de la izquierda será el que tenga el nombre que hemos dado a nuestro proyecto. Tendrá un triángulo de desglose a su izquierda y pinchando sobre él nos mostrará su contenido. Encontraremos el archivo MainMenu.nib dentro de la carpeta Resources. Este tipo de archivos son los que contienen la definición de la interfaz de la aplicación. Para crearlos o modificarlos utilizaremos Interface Builder. Para ello simplemente haremos doble clic sobre el icono del archivo y los cargará la citada aplicación. Con ella diseñaremos la interfaz de usuario de nuestro conversor.

La ventana principal es MainMenu.nib y es la que contiene los elementos de nuestra interfaz. Otra contendrá la definición del menú de la aplicación y en una tercera encontraremos los elementos de interfaz que podemos utilizar para diseñar la interfaz de usuario de nuestra “aplicación”, como los botones, campos de texto etc. Por último se encuentra la ventana Window. Se trata de la ventana asociada por omisión a nuestra aplicación y es la que vamos a utilizar.

Interface Builder también incorpora una paleta inspector en la que podemos ver propiedades de los distintos elementos que usemos, como por ejemplo el tamaño y posición de nuestra ventana o el texto de los botones que utilicemos. Accederemos a ella a continuación.

Comenzaremos por dar un título a la ventana de la aplicación. Para ello haremos clic en la ventana Window para que se active y abriremos el Inspector desde el menú Tools:Show info. Este nos mostrará diferentes propiedades de la ventana; entre ellas un campo para cambiar su título (por ejemplo “Conversor de tipos”). En el apartado Controls deseleccionaremos la opción resize para evitar que los usuarios de nuestra aplicación puedan cambiar el tamaño de la ventana, dado que esto no va a ser necesario. Esto no obstante no nos impedirá ajustar el tamaño de la ventana en Interface Builder.

Crear la interfaz de usuario

Añadiremos ahora los controles necesarios a la ventana. Estos serán básicamente campos de entrada de texto, textos fijos (etiquetas de texto) y un botón. En la paleta de controles pulsaremos sobre el icono de los controles de texto en la barra de herramientas (el tercero desde la izquierda). Aparecerán una serie de controles y entre ellos una caja de entrada de textos en la parte superior izquierda. Haremos clic sobre ella y la arrastraremos a nuestra ventana. Veremos que según movemos el cursor irán apareciendo guías de posición que nos ayudarán a poner el control en una posición adecuada con respecto de otros controles o dentro de la ventana. Una vez colocado lo soltaremos con lo cual nos aparecerá seleccionado y hacierdo clic sobre cualquiera de los puntos podremos ajustar su tamaño. Nos guiaremos por la siguiente imagen para crear y colocar los elementos en la ventana. Es importante que llegado este punto guardemos los cambios y que durante el desarrollo siguiente lo hagamos regularmente.

Añadiremos los otros dos campos de entrada, arrastrándolos nuevamente desde la paleta o seleccionando el primero y duplicándolo. Luego haremos lo propio con los textos descriptivos. Utilizaremos para ello el “System font text”. Una vez posicionado, podremos hacer doble clic sobre el mismo para editar su contenido. Finalmente seleccionaremos el icono de controles de tipo botón (segundo por la izquierda) y arrastraremos un botón a la ventana. Cambiaremos también su texto a “Calcular” mediante doble clic.

Desde la paleta seleccionada podremos arrastrar igualmente la línea separadora desde debajo del icono con la montaña nevada. Como el último campo que hemos creado será el que nos muestre el resultado y no est