Los escáneres están diseñados para capturar objetos planos, como el papel, pero no permita que eso le detenga a la hora de experimentar con objetos tridimensionales. Siempre que tome algunas precauciones de sentido común podrá capturar cualquier objeto que pueda depositar sobre el cristal del escáner. Repase lo que tiene a su alrededor y en la calle: suficientes objetos interesantes, tanto naturales como manufacturados. Flores secas, hojas del jardín, herramientas, telas, utensilios de oficina: todos ellos son aptos para explorarlos con un escáner plano.

Una vez que se haya puesto a la tarea le resultará sencillo encontrar material para digitalizar, pero los objetos 3-D pueden plantear algunos retos. Por ejemplo, el manejo de las luces y sombras se vuelve un poco complicado cuando se tiene abierta la tapa del escáner. Y poner algún objeto húmedo o sucio en una máquina tan cara puede resultar arriesgado. A continuación encontrará algunos trucos prácticos para escanear prácticamente cualquier cosa, incluyendo los objetos de tamaño superior a la superficie de exploración, los objetos brillantes, translúcidos y los más complicados.

Para obtener una imagen con un fondo blanco ponga una hoja de papel blanco o un panel del tamaño adecuado sobre el objeto (A).

Si el fondo resultante no es uniforme (B), construya una cabina temporal de tres caras con paneles de poliespan u otro material (C).

Asegúrese de que la cubierta tenga el tamaño suficiente para cubrir el objeto (cuanto más próximo esté el objeto del cristal del escáner mucho mejor), y lo suficientemente ancho como para contener el escáner en su interior. Este tipo de cabina suele dar mejores resultados con objetos cuya altura no sea superior a los seis centímetros.

Puede aumentar el brillo del fondo (D) de una exploración si utiliza una lámpara entre el escáner y la cabina, orientando su foco contra la superficie blanca del tablero.

Los objetos planos transparentes (cristal, papel translúcido o diseños realizados con gel) se explorarán correctamente cuando se utiliza un fondo blanco luminoso sobre ellos antes de iniciar el proceso. Si aún así fuese necesaria una mayor cantidad de iluminación, pruebe a proyectar una luz a través de un trozo de papel cebolla.

Es posible que el uso de un fondo no refleje la suficiente cantidad de luz en el caso de un objeto de mayor volumen, por ejemplo una copa de vino. Obtendrá una imagen oscura y carente de detalle. Pruebe a proyectar una luz horizontalmente sobre el objeto (la luz de una lámpara tipo flexo puede ser suficiente). Sitúe la luz tan próxima al objeto como le sea posible, pero asegúrese de mantener la bombilla fuera del área de exploración para evitar distorsiones.

La luz incandescente puede proyectar un color rojizo sobre un objeto de cristal. Para corregirlo, abra la imagen explorada en Adobe Photoshop, acceda al cuadro de diálogo Tono/Saturación, y mueva las barras de desplazamiento hasta que el color sea azulado, de aspecto más natural.

Exploración original, incluida la distorsión en el color.

Abra el cuadro de diálogo Matíz/Saturación (Imagen: Ajustar: Tono/Saturación) y desplace la barra de deslizamiento (A) de Saturación completamente a la izquierda para eliminar el color. La exploración tendrá el mismo aspecto que el de una fotografía en blanco y negro. Esta versión en escala de grises puede resultar más creíble que la original en los objetos de acero inoxidable.

Las exploraciones de los objetos plateados o dorados tienen mejor aspecto al añadirles algo de color. Seleccione la opción Colorear en Tono/Saturación para colorear una imagen en blanco y negro (modo RGB). A continuación, ajuste las barras de desplazamiento para conseguir el color de su agrado. Pruebe con los dorados, amarillos u ocres en los objetos de oro (B) y los tonos azules en los objetos plateados (C).

En primer lugar, explore el objeto en secciones. Asegúrese de situar el objeto en el mismo sentido para cada una de las exploraciones, de forma que pueda encajarlas posteriormente al editar la imagen final.

Guarde cada una de las exploraciones por separado. Quizá desee eliminar el color de fondo antes de realizar esta operación.

Abra su primera exploración en Photoshop y aumente el tamaño del lienzo para que se adecue al tamaño final del objeto (más un pequeño margen de maniobra).

Abra la segunda exploración y utilice la herramienta Mover para seleccionar y arrastrar la imagen desde un documento hacia el otro (A). A continuación, sitúe la segunda imagen de modo que se solape de forma exacta con la primera. Es posible que tenga que girar un poco la imagen para encajarla.

Truco - Ajuste la opacidad de la capa por debajo del 100 por cien (B) para ver simultáneamente el contenido de ambas capas.

Utilice el Marco rectangular u otra herramienta para seleccionar y borrar gran parte de la zona duplicada en la segunda exploración, dejando sólo un pequeño margen para unirla con la primera.

Repita estos pasos en cada una de las restantes secciones de la imagen. En caso necesario, utilice la herramienta dedo para mezclar las zonas de intersección.

Cubra el cristal del escáner con una hoja clara de acetato para protegerlo de la suciedad.

Limpie los objetos que quiera explorar y que puedan desprender polvo o dejar rastros de suciedad : limpie con agua la suciedad de una hoja y déjela secar, o cuele previamente las palomitas de maíz para eliminar las partículas más pequeñas. Tras la digitalización, limpie el cristal lo antes posible.

Algunos de los elementos de limpieza que debería tener cerca de su escáner son un trapo suave, algún producto para limpiar cristales, rollos de papel y un bote de aire comprimido.

1- Consejos para objetos gruesos. Muchos objetos son demasiado gruesos como para ponerlos debajo de la tapa del escáner, y escanear con la tapa abierta ofrece como resultado un fondo oscuro bajo el objeto principal. Puede eliminar este fondo con una aplicación de retoque de imágenes, o puede resolver el problema simplemente cubriendo los objetos con papel, una tela o una tabla.

2- Luz en objetos transparentes. Los objetos translúcidos o transparentes pueden aparecer demasiado oscuros en la imagen resultante, especialmente si la tapa del escáner está levantada durante la exploración. Incluya un fondo blanco o una fuente de luz para iluminar tanto el objeto como el fondo.

3- Edición de color para objetos metálicos. Las cucharas plateadas, los colgantes, gargantillas o collares dorados y los objetos decorativos brillantes pueden reflejar la luz emitida por el escáner, creando un efecto de arco iris. Puede corregir estas luces en Photoshop eliminando la saturación de la exploración, y añadir color a la imagen posteriormente.

4- Secciones en los objetos de gran tamaño. Puede explorar por partes los objetos de tamaño superior al área de exploración del escáner (por ejemplo su antigua trompeta, un banjo o un florero) y unirlas posteriormente utilizando un programa de edición de imágenes como Photoshop.

5- Protección contra la suciedad. Tome algunas precauciones cuando vaya a digitalizar objetos húmedos (por ejemplo un trozo de pera) o que dejen rastros de suciedad (por ejemplo, las piñas). Tenga a mano los elementos de limpieza necesarios para asegurarse