DiskCopy es la utilidad del sistema operativo con la que se pueden crear archivos con el máximo tamaño que permita el espacio disponible en el disco duro y que se comporten como si tuviese un volumen más conectado a su ordenador. Adicionalmente permite hacer copias de seguridad de los datos grabados en cualquier soporte de almacenamiento, como discos duros, unidades extraíbles o discos compactos de datos, y es uno de los formatos preferidos por Apple y otros fabricantes para distribuir por Internet las actualizaciones de su software.

Entre otras, las ventajas de los archivos creados con DiskCopy, caracterizados por el uso de la extensión de archivo “.dmg”, aunque también puede tener otras, y que se denominan imágenes de disco, es que permiten comprimir los archivos almacenados en su interior, ahorrando por lo general una interesante cantidad de espacio en el disco duro para aquellos archivos que no se utilicen con mucha frecuencia o, cuando menos, ayudando a mejorar la organización de los documentos y representando una de las mejores opciones para distribuir archivos a otros usuarios con bastantes garantías de que sus datos no han sido modificados, para lo que se puede utilizar las sumas de comprobación y una encriptación de 128 bits de los datos.

Mediante la encriptación se utilizan una serie de algoritmos para transformar la información original en otra que carezca de significado para cualquier usuario que pretenda echar un vistazo al contenido del archivo de imagen mediante un editor de discos. Durante este proceso Disk Copy solicitará una contraseña al usuario que cree la imagen, y debe ser la que se use posteriormente cada vez que se quiera montar la imagen de disco en el escritorio para acceder a los datos en su formato original. Adicionalmente, y como sucede con la mayoría de las contraseñas gestionadas por el sistema operativo, esta contraseña también se puede añadir al gestor de contraseñas del Mac OS X (Keychain Access, el antiguo gestor de llaves del Mac OS 9.x).

Por otra parte, y en el caso de que su Mac incluya una grabadora o regrabadora de CD o DVD interna o externa, también puede utilizar las imágenes de disco para grabar sesiones múltiples en un mismo disco compacto, tal y como haría con cualquier utilidad de grabación de CD como Toast, aunque en este caso los formatos soportados se limitan a HFS, HFS+, UFS y MS-DOS.

Una vez que se ha creado una imagen de disco sólo hay que hacer doble clic sobre el icono del archivo para que DiskCopy lo monte en el Escritorio como un volumen más y, en función de los parámetros asignados durante la creación del archivo de imagen (escritura y lectura o sólo lectura), podrá copiar archivos al nuevo volumen o solamente copiarlos desde el volumen a su disco duro, abrirlos o ejecutarlos en el caso de que se traten de archivos o aplicaciones respectivamente.

Otra forma de montar el volumen de una imagen de disco es arrastrando el icono del archivo de imagen sobre la ventana de Disk Copy, ya sea desde un disco local o desde un volumen que esté compartido en red.

Crear una imagen de disco

Puede crear una imagen de disco vacía de un tamaño y ajustes determinados, a la que posteriormente puede copiar los archivos que desee, o bien crear una imagen cuyos datos representen, bloque por bloque, los grabados en cualquier dispositivo de almacenamiento conectado al Mac con excepción de los CD Audio.

Imagen vacía. Con la combinación Comando-N accederá a la ventana para crear una nueva imagen de disco. En la ventana que aparece puede asignar el nombre que tendrá el archivo de imagen, el nombre que tendrá el volumen cuando se monte en el Escritorio y el tamaño o capacidad de este volumen. En principio puede seleccionar la capacidad de la imagen de entre los valores disponibles en el menú desplegable, en el que se recogen los de uso más frecuente (por ejemplo CD de 8 o 12 cm, disco Zip, DVD-RAM, DVD-R, etc.). No obstante, también puede personalizar este valor seleccionando la opción “Personalizar” e introduciendo el valor en cantidad de bloques, kilobytes o megabytes, siendo esta última opción la más recomendable.

En el menú desplegable Formato hay que elegir el formateo que se aplicará al volumen virtual de la imagen de disco; y las opciones disponibles son HFS (compatible con cualquier versión del sistema operativo), HFS+, MS-DOS (compatibilidad con PC) y UFS (el sistema de archivos de Unix).

Por último, si se elige la encriptación de los datos tendrá que escribir la contraseña que deberá utilizar posteriormente para montar la imagen como volumen y poder acceder a los archivos almacenados, y recuerde que si distribuye imágenes encriptadas a otros usuarios también deberá facilitarles la contraseña que haya utilizado.

Imagen desde dispositivo. En este caso se creará la imagen a partir de los datos de cualquier dispositivo de almacenamiento seleccionado que esté físicamente conectado a su Mac. A diferencia del proceso anterior, en este caso sólo hay que indicar el nombre del archivo de imagen (el de volumen lo tomará del dispositivo seleccionado), formato y el uso optativo de la encriptación de datos.

Al utilizar este tipo de creación de imagen, Disk Copy solicitará un nombre de usuario y contraseña de administrador para evitar que cualquier usuario no autorizado pueda obtener una imagen con todos los datos almacenados en el disco duro del ordenador, en cualquier de sus particiones o de las unidades de almacenamiento conectadas al ordenador.

Entre otras aplicaciones, la creación de imagen desde dispositivo se puede utilizar, junto con la opción de formato de imagen DVD/CD Master, para crear una copia de seguridad del CD de instalación del Mac OS X o de cualquier otro. De esta forma puede tener el CD original a buen recaudo mientras que puede llevar la copia en sus desplazamientos para utilizarla en el caso de que deba solucionar algún imprevisto.

Además de discos compactos también puede utilizar este modo para crear una imagen de un DVD Vídeo que posteriormente podrá reproducir desde el escritorio con la función Abrir carpeta Video_TS del reproductor de DVD 3.1.1, o bien para hacer una copia de seguridad a DVD-R/RW; aunque debe tener en cuenta algunas limitaciones:

- Con la unidad DVD-RW interna de los equipos de Apple sólo puede grabar en discos con una capacidad de 4,5 GB, por lo que la copia original no debe sobrepasar este tamaño, como sucede con la mayoría de películas que están grabadas en soporte DVD-9.

- En los discos DVD-RW no puede escribir varias sesiones, sólo una; de forma que suponen un medio de almacenamiento en el que no podrá crear sesiones con diferentes tipos de información, o sesiones con diferentes formatos.

- También puede encontrarse con algunos problemas al reproducir la copia como consecuencia de los sistemas de protección empleados en los discos DVD Video. En algunos casos puede evitarlos si deja abierta la película original con el reproductor DVD de Apple mientras que hace la copia de dispositivo con Disk Copy. Otra solución es descargar el programa DVD Backup desde www.wormintheapple.gr/macdvd/download con la que puede crear una copia de seguridad en su disco duro a partir del disco DVD Video insertado en la unidad.

La creación de una imagen desde dispositivo es la que permite utilizar la segunda característica de seguridad: la suma de comprobación, mediante la que se ob