En el mundo PC existe un formato que corre como la pólvora entre los usuarios. Se trata de DivX, un sistema de compresión de vídeo que permite alcanzar grandes calidades con un tamaño de archivo muy reducido.

Aunque los usuarios de Macintosh no tengan todas las herramientas del mundo PC para generar las mismas películas, sí que empiezan a existir los útiles necesarios para generar películas con esta compresión. Pero tenga en cuenta que es un proceso bastante complejo, requiere la utilización de varias aplicaciones y es muy lento, aunque el resultado probablemente merecerá la pena.

En el caso del formato DivX el camino recorrido hasta el momento es muy similar al del MP3 en sus orígenes. Todavía no han aparecido dispositivos de hardware capaces de entender este formato, pero el DivX;-) (la sonrisa era parte originalmente del nombre) ha pasado de ser un “hack” o truco desarrollado por un grupo de programadores a obtener el respaldo de diversas empresas desarrolladoras de software. Todavía falta un gran camino por recorrer hasta convertir a este sistema en un estándar real, pero en muchos casos no es eso lo que interesa a los usuarios, sino que simplemente quieren convertir sus películas personales en algún tipo de vídeo digital a un formato que mantenga una calidad elevada y que no esté al alcance de tan sólo unos pocos. No obstante, si el Divx continúa aumentando en popularidad, no sería extraño que empezaran a aparecer reproductores de DVD que además de leer MP3, pudieran leer también DivX.

El formato más recomendable en cuanto a calidad es indudablemente MPEG-2, que es el utilizado para comprimir las películas en los DVD Vídeo. Lamentablemente para lograr la gran calidad de este sistema, tiene que perder algún otro punto y este es el del espacio. Una película de hora y media ocupa comprimida con este formato más de 4 GB y teniendo en cuenta que las unidades grabadoras de DVD están todavía rondando precios de 1.000 Euros (166.000 PTA) y los discos DVD vírgenes alcanzan precios de 36 Euros (5.000 PTA, aproximadamente), esta opción no entra en el apartado de “económico”, aunque sí cumple la premisa de la calidad y las películas pueden reproducirse en el reproductor de DVD doméstico.

La solución para almacenar una película con una resolución similar a la de un DVD en un CD y con una duración aceptable es aumentar el nivel de compresión. Aquí es donde entra en juego el MPEG-4. Se trata de un formato desarrollado por el mismo comité que desarrolló los estándares anteriores y al contrario de éstos no impone una resolución fija, ni tampoco un nivel fijo de compresión, parámetros que se pueden ajustar según la película que se esté tratando, aunque la compresión media es diez veces superior a la del formato MPEG-2.

Diversos formatos

Pero a pesar de estas libertades, la definición de MPEG-4 se supone que es lo suficientemente clara como para que una película comprimida por una aplicación sea descomprimida por otra, aunque realmente existen diversos formatos que son en muchos casos incompatibles entre sí.

El formato más distribuido es el basado en el compresor DivX:-) original. Dicho compresor es en realidad una versión “hackeada” del compresor MPEG-4 V3 que Microsoft incluía con el Windows Media Player para permitir la compresión de películas a formato AVI con este compresor. Además de ser conocida como DivX;-) también se la conoce como DivX 3.11, y la gran mayoría de las películas que se distribuyen por la red utilizan este formato.

La versión oficial de MPEG-4 es la que se ha usado como base para desarrollar la siguiente versión de compresores, denominados DivX 4.11. En teoría este compresor es compatible hacia atrás, es decir una película comprimida con la versión 3.11 puede verse con la versión 4.11 pero no al contrario.

Por último está el formato conocido como 3ivx. Desarrollado por otro equipo, es un formato incompatible con los anteriores aunque también se basa en el estándar MPEG-4. Este formato también está disponible para Macintosh, pero es el menos distribuido de los tres mencionados y además en diversas pruebas se ha verificado que proporciona una calidad ligeramente inferior a la que se obtiene con DivX 4.11.

Reproducción

En Mac todas las herramientas de reproducción de vídeo se basan en QuickTime, aunque las películas DivX se presenten con la extensión .divx e incluso más normalmente con la extensión .avi, ya que aunque esté comprimida con este componente, el archivo se generó en un PC y se creó un archivo nativo de PC, de la misma forma que la mayoría de las películas de Macintosh tienen la extensión .mov aunque internamente tengan otro formato.

Para Mac OS X, el componente más conocido y utilizado por su calidad y velocidad de compresión es divosx, utilidad creada por Michael Stuurman y distribuible de forma gratuita, permitiendo la reproducción tanto de películas DivX 3.x como DivX 4.x. Su principal inconveniente es que sólo es reproductor y no permite comprimir películas.

Al utilizar este reproductor con películas “.avi” se apreciará que la imagen se ve pero no se escucha nada. Esto se debe a que el sonido está comprimido, normalmente, con el formato MP3 y QuickTime no es capaz de extraer este formato de sonido de un documento AVI. Por este motivo Divosx incluye una herramienta denominada avi2mov que permite elegir el archivo avi original y genera una película .mov (de aproximadamente el mismo tamaño) que contiene la película comprimida con DivX y el sonido en un formato que sí pueda interpretar QuickTime.

Creación de contenidos comprimidos

A continuación mostramos cómo puede generar una película DivX a partir de una fuente de muy diverso tipo. Para ello deberá descargar DivX 4.x desde la Web de ProjectMayo e instalarlo o desde el sitio web de Versiontracker.

Para instalarlo en Mac OS X hay que arrastrar el archivo OpenDivX.component dentro de la carpeta QuickTime que a su vez está en la carpeta Library del disco de arranque. En Mac OS Classic basta con arrojar el mismo archivo en la carpeta Extensiones dentro de la carpeta del sistema y reiniciar el equipo. Una vez realizada esta operación ya estará disponible el compresor como una opción más de QuickTime.

Obtención del vídeo original

En el caso de tratarse de vídeo digital basta con el programa iMovie para cargar la película en el ordenador. Una vez realizado este proceso, sólo hay que utilizar la opción Exportar Película del menú Archivo y en el diálogo que aparece seleccionar Exportar: la opción “A QuickTime”.

Si desea comprimir una película que tiene en DVD (tenga en cuenta que sólo podrá hacerlo con aquellas películas de la que tenga derecho de copia, normalmente las que usted u otro usuario haya generado con el programa iDVD en un Macintosh, ya que es ilegal realizar este proceso con películas comerciales) tendrá que extraerla en primer lugar del DVD a un archivo MPEG-2 a disco. Esta operación se puede hacer con las aplicaciones DVD Extractor (Mac OS Clásico) y OSEx (Mac OS X).

Existen diversas aplicaciones para realizar esta operación, tanto para Mac OS Classic como para Mac OS X. Para el primero están DVDExtractor y OSEx. (Consulte los cuadros “DVDExtracto