Hace tiempo, comentamos en esta sección la utilidad NTFS-3G que permitía utilizar desde el Finder discos de PC inicializados con el sistema NTFS y leer y escribir en ellos (por omisión el Mac OS X sólo permite leer dichos discos y no grabar datos en ellos).

Esta herramienta realiza su misión mediante la instalación de MacFUSE, una extensión gratuita que permite añadir controladores para nuevos sistemas de archivos y que sean manejados por Mac OS X como si fueran sus discos convencionales.

Un problema similar sucede con el protocolo FTP. Aunque inicialmente fue pensado para funcionar por línea de comandos, el Finder permite conectarse a servidores que usen este protocolo y verlos en el escritorio, pero sólo como lectura. Afortunadamente para este caso también hay una solución a través de MacFUSE. Se llama ExpandDrive (29 Dólares, www.expandrive.com/expandrive) y ofrece la posibilidad de leer y escribir en servidores FTP mediante la interfaz estándar del Finder. Además de este protocolo esta herramienta permite manejar también servidores que utilicen el protocolo SFTP, similar al FTP pero encriptado y por tanto que nos permite realizar de forma más segura transacciones de archivos a través de la red.

ExpandDrive es un icono de aplicación convencional y la primera vez que se arranca comprueba si tenemos MacFUSE en nuestro sistema y en caso contrario pide permiso para instalarlo y tras este paso aparece una ventana de Administrador de Unidades, ya que aunque el manejo de los servidores ya montados se hace a través del Finder, el programa tiene una ventana propia para montar las unidades y dar las opciones necesarias.

Aunque existen muchas herramientas para montar y manejar servidores FTP y SFTP, la comodidad de tenerlo integrado en el Finder hace de ExpandDrive una alternativa muy interesante.

Accede a tu Macintosh desde tu iPhone

Aunque hay diversas soluciones para acceder al Macintosh desde tu iPhone o iPod touch, normalmente basadas en el protocolo VNC, todas ellas se basan en instalar aplicaciones en el propio iPhone. En cambio iPhone Remote (gratuito, http://code.google.com/p/telekinesis) es un programa que se descarga y ejecuta en el Macintosh. Una vez instalado y después de haber configurado un usuario y contraseña, en el iPhone se arranca el navegador Safari, se teclea la dirección que nos ha mostrado iPhone Remote, que es del tipo https://…:5010/, es decir utiliza el protocolo seguro https para que nadie pueda ver la comunicación y accede a través del puerto 5010, aunque puede modificarse.

Lo que muestra inicialmente este navegador es un grupo de botones con diversas opciones de acceso al Macintosh. Una de ellas, Screen, nos permite ver una captura de la pantalla del Macintosh, aunque no es una película y si queremos refrescarla hay que pulsar con el dedo sobre la imagen. De la misma forma, la opción Camera captura una imagen con la iSight integrada en el Macintosh.

Pero casi más interesantes son los demás iconos que encontramos en este menú: Applications, Documents y Files muestran respectivamente el contenido de las carpetas Aplicaciones, Documentos e Inicio del ordenador y permite moverse por sus carpetas y arrancar los programas o documentos que haya en su interior.

La opción Remote emula el control remoto por infrarrojos que se incluye o vende, según el caso, con el Macintosh, Spotlight nos permite lanzar búsquedas con esta herramienta y ver el resultado y finalmente muestra todos los programas que tenemos en nuestra carpeta aplicaciones y permite ejecutarlos, aunque no podemos interactuar con ellos. Para ver el resultado hay que elegir la opción Screen comentada previamente.

Aunque no ofrezca la versatilidad de un control remoto real como el que ofrece una aplicación VNC, iPhone Remote tiene la ventaja de necesitar mucho menos tráfico y por tanto poder ejecutarse desde una conexión UMTS.

Grabación de sonido

Si queremos grabar sonido de una fuente externa con nuestro Macintosh, el paquete iLife incluido con todos los nuevos Mac tiene GarageBand, una excelente aplicación de grabación y edición musical, tan excelente que en muchos casos resulta excesiva para operaciones sencillas como digitalizar el sonido de un antiguo casete para pasarlo a formato digital.

Para estos casos Griffin Technology incluye con su conversor iMic un programa muy sencillo de usar llamado Final Vinyl (gratuito, www.griffintechnology.com/software) que se puede descargar de su página y que puede usarse con cualquier entrada de sonido: el micrófono incorporado en nuestro ordenador, la entrada de línea y por supuesto el propio iMic.

Para usar Final Vinyl basta con arrancarlo, seleccionar la interfaz de entrada y pulsar el botón de grabación. En la ventana del programa verás las ondas del sonido según se van grabando los sonidos. Una vez acabada la grabación, Final Vinyl permite realizar algunas operaciones sobre el sonido previamente a su grabación a un archivo en formato AIFF o WAV de alta calidad: seleccionar y cortar zonas, separar el archivo en varios segmentos para grabarlos por separado, aplicar alguno de los filtros de sonido que tengamos instalados en el sistema, insertar silencios para separar canciones y normalizar el sonido, es decir ajustarlo para que tenga la máxima potencia sin saturar la señal.

Todas estas operaciones de una forma sencilla y con una interfaz que no ocupa toda la pantalla como en el caso de GarageBand.

La herramienta que le falta a Office Mac

-------------------------------------------------------

Office para Mac es sin duda la solución para los usuarios de empresa que usan un Macintosh, ya que con este paquete se aseguran total compatibilidad en sus informes, hojas de cálculo y presentaciones. Pero aparte del Word, Excel y PowerPoint la aplicación de Microsoft más utilizada en muchos entornos, sobre todo técnicos, es Project. Se trata del organizador de proyectos que permite distribuir tiempos y recursos para controlar un proyecto de gran tamaño y lograr completarlo a tiempo llevando un control de las diversas tareas, dependencias entre ellas, etc.

Desafortunadamente Microsoft no ha creado una versión para Macintosh de este paquete y los usuarios deben recurrir a soluciones de terceras partes para suplir esta carencia.

Serena Software ha publicado OpenProj (gratuito, http://openproj.org/openproj). una aplicación que no tiene nada que envidiar al producto de Microsoft y que proporciona gráficos de Gantt, WBS y RBS, diagramas PERT, informes de realización de tareas y de uso de recursos, etc. OpenProj lee y escribe en formatos compatibles con Microsoft Project, aunque esto exige una cierta connivencia de los usuarios de Project en entorno Windows en cuanto a la hora de guardar el formato del archivo en cuestión.

Este programa, por omisión guarda los proyectos en su formato interno con la extensión MPP, pero OpenProj no puede abrir este formato, los usuarios de Microsoft Project deben exportar sus documentos a los formatos MPX o XML que son los que puede abrir OpenProj, de la misma forma, OpenProj sólo puede exportar a XML, que deberá ser importado por los usuarios de Windows a su formato interno.

En definitiva, si buscas una solución compatible con Microsoft Office para Windows, entonces debes echar un vistazo a este programa.

Joyas del Shareware

Conversi&#