Apple siempre ha tenido que sufrir de un mal mayor: convencer a los “demás” de la utilidad, superioridad o idoneidad de sus máquinas, aspecto que también inspira el carácter de sus usuarios . Resulta bastante frecuente comprobar cómo en las presentaciones de Apple ( nacionales o internacionales ) uno de los apartados siempre se centra en el morboso terreno de las comparaciones con otras máquinas “más compatibles” . En mi modesta opinión, esto no lleva a ningún lado y quizá debería insistirse más en otros apartados que realmente amplíe ( o anime ) el mercado nacional .

¿ Compararse con Pentium… ?

Completamente de acuerdo, tenemos un procesador muy rápido y aplicaciones que realmente están optimizadas para obtener el máximo rendimiento del PowerPC ( caso poco frecuente entre las aplicaciones desarrolladas para otros sistemas ) … pero los usuarios de los equipos de Apple ya conocemos este dato desde hace tiempo y, sin embargo, no ha supuesto un “argumento de peso” para que los usuarios de otras plataformas se hayan lanzado a poner una manzana en sus vidas .

Quizá la contradicción esté en que precisamente haya sido el iMac quien haya conseguido este movimiento de usuarios PC hacia Apple . ¿ Será por el rendimiento del procesador ? No lo creo, puesto que otros modelos ya disponían de un rendimiento similar . ¿ Será que se trata de un equipo todo-en-uno ? probablemente tampoco sea esto lo que haya hecho que los usuarios de PC hayan vuelto su mirada hacia el “mundo Mac” . ¿ Será el precio ? Con total seguridad, unido al resto de características y, sobre todo, al diseño del iMac . Moraleja: quizá no sea tan importante el rendimiento, características y precio de un producto . Está claro que lo que vende es la originalidad, algo que marque la diferencia y, en esto, Apple ha dado en la diana ( quizá dentro de unos pocos meses se vuelva a producir el mismo fenómeno en el mundo de los portátiles ) .

¿ …o aumentar la base instalada y animar el mercado ?

A la estela del iMac no sólo se ha producido un crecimiento importante en la base instalada de usuarios ( nuevos, reconvertidos o, aquellos otros que “actualizan” sus equipos ) , sino que se ha conseguido animar una parcela de igual o mayor importancia: la de productos disponibles para los equipos de Apple y, por tanto, recibir un nuevo empujón de las terceras partes . Aunque con cierta pereza, empiezan a estar disponibles en nuestro país dispositivos como escáneres, unidades de almacenamiento, equipos de comunicaciones, adaptadores de impresión y de todo tipo e, incluso, mandos para juegos .

Pero los equipos de Apple no están concentrados en el iMac, y el resto de los modelos también necesitarían un empujón por parte de los fabricantes que, de un tiempo a esta parte, parecen un tanto despreocupados a la hora de que su oferta sea conocida por los usuarios de Mac .

Mientras que los usuarios de equipos PC hace ya tiempo que disfrutan de unidades DVD-ROM en sus equipos, los usuarios de Mac deben escudriñar entre fabricantes y distribuidores para encontrar una solución válida que, en la mayoría de los casos, sólo depende de un hecho bastante salvable: el desarrollo del correspondiente controlador . Adicionalmente, para obtener el máximo partido de este tipo de unidades también se hace necesaria una tarjeta de descompresión MPEG . ¿ Algún voluntario ?

De acuerdo, quizá no sea un dispositivo que resulte muy masivo y, por tanto, demasiado rentable para un mercado ¿ tan reducido ? como el de Apple; pero, ¿ qué ocurre con algunos monitores, impresoras y escáneres ? Con los monitores, la “compatibilidad” pasa, en la mayoría de los casos, por un adaptador que no llega a las 3 . 000 PTA… y que el usuario, también en la mayoría de los casos, deberá adquirir por separado . En las impresoras y ciertos modelos de escáneres, la solución está en una pequeña inversión de software .

Estos son sólo algunos ejemplos que se centran en el hardware, pero en el mundo del software ocurre algo similar ( desarrolladores de productos para Mac, que levanten la mano ) . El mundo de la gestión está cubierto sólo por unos pocos desarrolladores nacionales ( aplausos, y una sincera admiración ) , el campo multimedia por un amplio espectro de anónimos desarrolladores que, en la mayoría de los casos, también se encargan de realizar la “obligada” versión para Windows; y en el terreno de la música y el sonido, la lucha se centra en dos frentes .

Y es que, claro, para la mayor parte de los “otros” usuarios, el Mac es una máquina de preimpresión y diseño . Pero el problema puede estar en que también “sea así” para los fabricantes y distribuidores quienes, en definitiva, tienen en su mano el proporcionarnos o privarnos del uso de otras tecnologías en nuestros equipos . ¿ Debería Apple intentar dar un empujón a otros mercados, como el vídeo y el audio, por ejemplo ? ¿ o debería centrar sus esfuerzos en el mercado de la preimpresión, donde, cada vez más, los Mac hacen las funciones cliente mientras que las de servidor se centran en sistemas NT ?

La opinión de los usuarios

Las políticas de empresa muy difícilmente quedan en manos de los usuarios . En cualquier caso, puede hacer llegar su opinión sobre la actual situación de Apple en el mercado nacional a mi dirección de correo electrónico .