Dreamweaver 3 apuesta en esta nueva versión por el trabajo colaborativo, la compatibilidad multiplataforma, la personalización total de la herramienta, las capacidades de importación de recursos desde otras aplicaciones, la integración con aplicaciones de terceras partes y la depuración real del código HTML.

Instalación. Al tratarse de un conjunto de dos herramientas, durante el proceso de instalación el usuario puede seleccionar qué herramienta va a instalar, aunque es evidente que para obtener todas las posibilidades tan predicadas por Macromedia sobre la integración entre Dreamweaver 3 y Fireworks 3 lo más interesante sea instalar las dos aplicaciones. Se trata de una instalación muy sencilla.

Interfaz y rendimientos mejorados. Si algo llama la atención de Dreamweaver 3 es su nueva interfaz. Se ha dotado a la aplicación de nuevos botones mucho más expresivos que los minimalistas de versiones anteriores. En cuanto a nuevas paletas destaca la de Historial, que permite almacenar todas las acciones que se han ido realizando. También permite seleccionar una y volverla a aplicar, e incluso grabar un proceso en serie que realice un conjunto de acciones para llevar a cabo procesos en serie. Un detalle curioso es que el usuario puede, de forma gráfica, arrastrar una pequeña cuña para deshacer acciones. Otra de las novedades en cuanto a paletas es la de creación de marcos (frames) que, a decir verdad, facilita bastante las tareas respecto a la antigua metodología para confeccionar páginas basadas en marcos arrastrando el objeto sobre la página. Otra mejora en la interfaz es la herramienta para crear mapas sensitivos; ya no tiene que dejar el entorno de edición para crearlos, lo que supone un ahorro de tiempo importante.

Dreamweaver 3 incorpora también una nueva paleta de caracteres especiales. Otra característica importante es la velocidad en el funcionamiento de la aplicación al gestionar los recursos, situación provocada porque esta versión se ha escrito íntegramente en código nativo para Power Macintosh. El rendimiento de la aplicación puede considerarse excelente, aunque las pruebas evidenciaron que la única fórmula de apreciar estas mejoras es disponiendo de algo más de los 64 MB de RAM recomendados por el fabricante.

Integración no tan novedosa. A tenor de las pruebas realizadas, lo único que se ha conseguido, respecto a la integración entre las dos aplicaciones, es que ahora vienen en un mismo paquete. De hecho, el usuario que adquiría Fireworks y Dreamweaver por separado ya podía beneficiarse de la opción para vincular éste último a Dreamweaver 2 como editor gráfico por omisión para llevar adelante procesos de optimización de gráficos. Antes era posible también que los comportamientos generados en JavaScript desde Fireworks fuesen reconocidos como nativos desde Dreamweaver. En este punto, la opción más interesante es la de “Insertar Objeto Fireworks”, ya que permite integrar el gráfico y todos su atributos HTML como los enlaces, colocándolo en el lugar correcto del documento Dreamweaver. Fireworks ofrece también la posibilidad de crear botones rollover con un asistente e incorporarlos en Dreamweaver sin pérdida de atributos, arrastrando el elemento de una aplicación a otra.

En la versión 3 de Fireworks es posible importar en varios formatos tanto bitmap como vectorial, conservando las opciones de capas en los primeros o de edición en los segundos, todo ello con unas opciones de suavizado para los textos realmente espectaculares. Otro tema de interés sobre esta aplicación es que, probablemente, sea la única que permite mostrar en la pantalla del previo, los valores de gama para Mac y PC: opción que otorga un control del aspecto que mostrará un mismo gráfico en ambas plataformas viéndolo sobre el mismo ordenador.

Una de la opciones que muestran más claramente la integración entre la dos aplicaciones y su funcionamiento a través de JavaScript es la de “Crear álbum de fotos”. Una vez definidos los parámetros para su creación, arranca automáticamente Fireworks y pone en marcha el motor de optimización de las imágenes, generando todo el trabajo y devolviendo las páginas HTML perfectamente definidas a Dreamweaver para continuar con la edición.

HTML, sin problemas. Dejando a un lado las limitaciones inherentes al diseño con HTML y el aspecto que presenta en los diferentes navegadores, Dreamweaver vuelve a marcar la diferencia. Antes con el Roundtrip HTML y ahora gracias al Quick Tag Editor, el usuario puede ahorrarse una cantidad de tiempo increíble a la hora de cambiar los atributos de las etiquetas HTML. Podrá seleccionar el elemento a editar y al hacer un clic en el icono habilitado en el lanzador aparece una ventana flotante para cambiar cualquier parámetro y ver los resultados de forma inmediata.

Otra característica de la nueva versión de Dreamweaver es la aplicación de estilos basados en HTML. Los más aventureros seguro que han experimentado con hojas de estilo CSS, y habrán detectado su limitación inherente para verlas correctamente en navegadores anteriores a las versiones 4 de Explorer o Communicator. El uso de hojas de estilo basadas en HTML amplía el abanico de navegadores que permiten el empleo de esta característica, ahorrando tiempo y facilitando mucho más el trabajo de desarrolladores y diseñadores.

Destaca también la opción llamada Roundtrip Server Markup que permite a Dreamweaver reconocer ASP, JSP, CFML respetando el código de la etiquetas y ofreciendo la posibilidad de editar contenidos desarrollados en estos lenguajes desde la propia interfaz de Dreamweaver con un simple doble clic sobre el elemento.

Dando un paso más allá del HTML esta herramienta ofrece un soporte total para lenguaje XML (Extensible Markup Language). Ejemplos de ello, pueden encontrarse en las nuevas Notas de diseño que permiten mantener una fluida comunicación entre un equipo de trabajo durante la creación de un sitio web. Estas notas no son código HTML sino XML y no aumentan el tamaño del documento final. Otra de las aplicaciones del XML son los menús extensibles. De hecho, un desarrollador puede, sin excesivos problemas, adecuar la interfaz de la aplicación a los requerimientos de su cliente.

Importación desde Word. Sin duda, una de las opciones más espectaculares de esta nueva versión de Dreamweaver es la llamada Clean Up Word HTML. A partir de este momento, la importación de un documento guardado previamente en HTML desde Word deja de ser un engorroso problema para limpiar su código. Cualquier documento o tabla es analizado por Dreamweaver, traducido a un HTML “limpio” y mostrado a continuación de forma automática junto a un preciso resumen del proceso de depuración.

Otra opción que supone un gran ahorro de tiempo para el diseñador es la importación de contenidos procedentes de bases de datos. Ahora es posible adecuar en tablas HTML cualquier archivo Excel o de cualquier base de datos una vez guardado desde estas aplicaciones con formato .csv (valores separados por comas).

Gestión del sitio. Este aspecto tal vez sea el que menos cambios haya sufrido en la nueva versión. A las tradicionales opciones de gestión visual y enlaces “apuntar y soltar”, sólo puede añadirse una nueva capacidad para sincronizar carpetas o archivos residentes en un servidor remoto y en la carpeta local del usuario. Dreamweaver