Dreamweaver 4 es la última versión del popular programa de edición de páginas web. Compartiendo el mercado con GoLive y el ya desaparecido Fusion, pertenece a una categoría de programas de edición que podría equipararse a Xpress o el InDesign del diseño HTML. Y como sucede con sus equivalentes para salida impresa, en esta categoría encontramos programas que hacen de todo, quizá demasiado en ocasiones.

Después de cuatro versiones, Dreamweaver ha ido acumulando funciones y, afortunadamente, escuchando a sus usuarios. En el camino, además, ha ido integrando el resto de los productos de Macromedia orientados a la Web. Eso lo convierte en un programa pesado y en ocasiones lento, con unos exagerados requisitos de memoria que se hacen más evidentes en la versión Ultradev. Con él se pueden generar todo tipo de páginas, con frames o sin frames, interactivas o no, con Flash o con DHTML. Permite editar código de la forma tradicional (escribiendo) o construir páginas sin saber nada de HTML.

Centrándose en las funcionalidades de la nueva versión, el primer y bienvenido cambio es el desplazamiento del código HTML de una paleta flotante a la ventana principal. En lugar de tener una molesta paleta flotante, el código comparte la ventana principal con el diseño de la página. Se puede ver el código, el diseño, o ambos simultáneamente. Por fin se puede comparar el código de dos páginas sin verlo con BBEdit o cualquier otro editor externo.

Otra de las nuevas características que pueden considerarse útiles es la posibilidad de depurar código JavaScript, aunque parece funcionar únicamente con Navigator. Con este nuevo depurador se reduce el tiempo perdido intentando averiguar por qué un determinado script se niega a producir los resultados deseados.

En esta línea de ayuda al desarrollador se agradece también la inclusión de la Referencia de la editorial O'Reilly (una de las mejores en temas técnicos), basada en su libro “Definitive DHTML Reference”, que no se limita a ser un mero enunciado de funciones, sino que se convierte en una completa y útil guía de referencia donde se puede buscar cualquier tag del estándar HTML (hasta la versión 4) y ver no sólo sus parámetros sino también el soporte que le dan Netscape y Explorer, tanto en Mac como en Windows. La referencia cubre HTML, JavaScript y CSS, por lo que ahorra al diseñador o desarrollador rebuscar entre distintas fuentes.

Por último, la versión 4 añade soporte para SourceSafe (de Microsoft) y para cualquier sistema compatible WebDAV (un sistema abierto soportado también por GoLive), dos sistemas distintos de gestión de código fuente. A la mayor parte de la gente le sonarán a chino, pero se trata de herramientas muy útiles, tanto si se trabaja solo como, especialmente, si se hace en equipo. Este tipo de sistemas permite tener centralizado el control de versiones y cambios en un determinado proyecto. Si, en un proyecto en el que trabajan varios diseñadores, dos personas hacen cambios sobre una misma página lo típico es que uno de los cambios se pierda al copiar de vuelta los archivos al servidor. Empleando una herramienta de gestión de código se detectan los cambios, se puede determinar qué versión es la “buena”, o se pueden mezclar los cambios en una única versión si son compatibles.

El mejorado gestor de servidores de Dreamweaver está integrado con el sistema de control de código, de manera que, de un vistazo, se puede ver quien está trabajando sobre qué archivos. Además se ha añadido la función de revisar todo el servidor y generar un informe del estado de los enlaces, tags “FONT” redundantes (uno de los principales errores generados por el mismo Dreamweaver) y otros errores en el código que, aunque no impiden que una página se vea correctamente, consiguen un mejor código.

También es destacable el modo “Layout” para trabajar con mayor facilidad con tablas, al fin y al cabo la forma más empleada para situar contenidos en una página web. Este modo permite especificar características de las columnas y celdas con menús de contexto.

Con respecto a la integración con el resto de los miembros de Macromedia, se ha mejorado la relación entre los objetos generados por un determinado producto y Dreamweaver. Además, la versión 4 permite crear pequeños objetos Flash desde el propio programa, principalmente botones y textos. Se crean como cualquier otro gráfico pero se almacenan en formato Flash, permitiendo añadir una cierta interactividad (por ejemplo, efectos rollover en los textos) sin tener que definir “behaviours” (comportamientos) o conocer Flash.

La versión Ultradev de Dreamweaver se beneficia igualmente de todas estas mejoras, mientras sigue manteniendo la capacidad de trabajar directamente con fuentes de datos y lenguajes de scripting y de acceso a bases de datos como ASP, JavaScript, VBScript, Java o PHP.

FireWorks. También el editor de imágenes de Macromedia para la Web ha sido actualizado a la versión 4. Se han aumentado el número de formatos soportados, aunque en las pruebas (con una versión beta) había problemas importando imágenes en formato EPS o Photoshop. Las mismas imágenes se abrieron bien (en lugar de importarse en un documento ya creado).

Para los recién llegados, FireWorks se podría definir como un editor de imágenes para la Web, con extras. Estos extras incluyen la posibilidad de añadir interactividad a las imágenes, crear botones que cambian el aspecto al pasar el cursor por encima (rollover) o generar archivos GIF animados. Si esta descripción parece la de un programa que hace más cosas de las que debería, no las hace mal del todo, se une a la política de los grandes desarrolladores de tener programas que hacen de todo. Como en este caso, que incluso genera menús desplegables, incluyendo su código JavaScript.

Aparte de las mejoras estéticas, en las herramientas y en los formatos soportados, una de las principales mejoras en esta versión se basa en el trabajo con los “slices” o segmentos de una misma imagen. Es posible crear botones rollover, como en versiones anteriores, pero en esta se añade la posibilidad de hacer que la imagen que varíe al hacer el rollover esté situada en otra parte del dibujo, no en la misma donde está el botón. También a la hora de generar las imágenes, la gestión de “slices” demuestra una de las mejoras de esta versión: es posible asignar, a cada segmento de una misma imagen distintos tipos de compresión. Una parte se puede guardar en formato GIF mientras que otra se graba en JPEG. Esto es especialmente útil cuando se trabaja en un solo dibujo con una página entera, o la cabecera de una página. Lo habitual en esos casos, si se usa Photoshop, es copiar cada parte de la imagen a un nuevo documento y tratarla (reducir colores y exportar) en función del contenido de la misma. Con FireWorks 4 todos esos pasos se pueden hacer desde una misma imagen y, posteriormente, generar el código HTML que coloque los “trozos” de imagen correspondientes.

Conclusión

Macromedia sigue empeñada en hacer honor a su nuevo lema “what the web can be” (lo que la web puede ser) y proporcionar al diseñador de páginas una serie de herramientas que cubren todos los pasos necesarios para convertir un diseño en una página o un servidor