Si estás buscando una herramienta de autoría DVD profesional, capaz de importar sin problemas todos los proyectos que hubieses realizado en iDVD (especialmente con la versión 4), y que te permita olvidarte de todos los aspectos complejos del estándar DVD Vídeo, como la asignación de múltiples ángulos, uso de múltiples idiomas, creación de menús animados, opciones de navegación, codificaciones de audio para sistemas de altavoces 5.1, etc, la última versión de DVD Studio Pro representa la opción más acertada que puedes elegir, especialmente si no estabas utilizando ninguna de las anteriores versiones del producto o te habías quedado en la 1.5.

Si por el contrario ya eres usuario de la versión 2.5 del producto, quizá encuentres que el precio de actualización no compensa las novedades incluidas en esta versión, especialmente si no vas a utilizar la codificación de audio en formato DTS (que sólo podrás escuchar en un reproductor doméstico y no desde el programa) o si tampoco echas en falta la opción de emplear animación para las transiciones entre menús o como resultado de accionar cualquiera de los botones que incluyas en el proyecto, por ejemplo para la selección de escenas.

Los requerimientos técnicos no han variado sobre los solicitados en la anterior versión, de forma que puede instalarse y funcionar en cualquier Mac con OS X 10.3 que tenga como mínimo un procesador PowerPC G4 a 733 MHz, con 256 MB de RAM y una tarjeta gráfica con 8 MB de RAM dedicada y 4,4 GB de espacio disponible en el disco duro. Sin embargo, el rendimiento del programa mejorará considerablemente si la tarjeta gráfica incorpora 32 MB de memoria dedicada o más, y si utilizas un mínimo de 512 MB de RAM.

En cuanto al tipo de proyectos, DVD Studio Pro permite crear discos DVD-5, DVD-9, DVD-10 y DVD-18, tanto para sistemas PAL como NTSC. Para realizar la copia premaster mediante la función de grabación incorporada se pueden utilizar los formatos DVD-R, DVD-RW, DVD+R, DVD+RW, DLT (para proyectos DVD-9), DDP 2.1 y CFM. Igualmente, también permite importar materiales o leer un proyecto desde una cinta DLT.

Las especificaciones DVD Video soportadas continúan siendo las mismas que en las anteriores versiones, salvo que ahora también se pueden incluir en el proyecto los archivos de audio con codificación DTS, teniendo en cuenta que para realizar dicha codificación se necesitará un programa independiente, ya que la versión del programa de codificación A.Pack incluido en el paquete sólo ofrece la opción de codificar el audio en formato Dolby Digital (AC-3).

Vista esquemática

La historia de esta característica es un tanto curiosa. En las primeras versiones del programa, hasta la 1.5, la vista esquemática representaba la única opción intuitiva del programa para ver la relación de navegación existente entre los diferentes elementos del proyecto, e incluso para establecer los enlaces de navegación entre ellos. En las versiones posteriores Apple eliminó esta opción de la interfaz, y ahora ha vuelto a implementarla aunque remozada con algunas novedades interesantes.

Como en las primeras versiones, se emplean diferentes códigos de colores para que se pueda identificar a simple vista cuáles de los elementos (denominados Tiles en el programa) de la vista esquemática se corresponden con menús, pistas de vídeo, pases de diapositivas, etc., así como otra serie de gráficos superpuestos sobre la imagen de previo para identificar el primer elemento que se reproducirá en el disco o los menús sobre los que se ha aplicado una transición (novedad de la que hablaremos más adelante). Ahora también se ha incluido en la franja superior de la ventana un menú desplegable con el que se puede realizar una función de filtrado y que nos permite ver sólo los elementos que se correspondan con un tipo determinado.

También como en las primeras versiones, en la vista esquemática se puede cambiar la posición de los diferentes elementos para facilitar visualmente la identificación de la relación existente entre cada uno de ellos; por ejemplo, un menú que está enlazado por su izquierda con el menú principal del proyecto mientras que de él cuelga una jerarquía de subcapítulos en diferentes idiomas y un pase de diapositivas.

En este sentido se han mejorado las opciones para la organización de los elementos. Por ejemplo, ya no es necesario ampliar la ventana para disponer de más superficie sobre la cual organizar los contenidos, sino que es suficiente con empujarlos hacia cualquiera de los laterales para conseguir el mismo resultado. Sin embargo lo más útil para proyectos grandes es la nueva paleta de navegación que, como en Photoshop, muestra en miniatura la jerarquía de todo el proyecto, de forma que resulta mucho más sencillo desplazarse a una zona en concreto.

Otra novedad incluida en el visor esquemático es que ahora se puede imprimir, lo que puede resultar de bastante utilidad si se quiere plantear la organización del DVD con otros compañeros de trabajo o con el cliente.

Más transiciones

No obstante lo que más llama la atención de la nueva versión es la ampliación que se ha realizado en el apartado de las transiciones, que ahora también se pueden emplear sobre títulos y botones. Además de que se ha aumentado la cantidad de las transiciones estándar, destaca la posibilidad de emplear transiciones en movimiento o construidas a partir del canal de transparencia de un elemento (puede ser una imagen estática o una película); como por ejemplo podría ser la animación de una bandera que sirve para dar paso entre dos menús (animados a su vez) o bien un texto que va aumentando su tamaño y en cuyo interior está contenido el segundo clip de vídeo o menú al que se va a pasar (y que a su vez incorpora su propia animación). Además, estas transiciones animadas personalizadas se pueden instalar en el programa de forma que siempre se puedan seleccionar en el programa.

A las Drop Zones (zonas sensibles al contexto) y otras facilidades de manejo y diseño introducidas en la anterior versión del producto, como por ejemplo la biblioteca de estilos, formas y botones, que permiten eliminar casi por completo el uso de la paleta inspector para la construcción y asignación de los elementos más comunes del proyecto, se ha añadido ahora una forma más precisa e intuitiva de alinear los diferentes objetos entre sí. Característica que, curiosamente, sólo estaba originalmente en el programa Interface Builder (utilizado en el IDE de Apple para el desarrollo de aplicaciones) y que Apple está implementando poco a poco en sus aplicaciones.

Por ejemplo, si estamos diseñando un menú en el que utilicemos gráficos estáticos, texto y botones, sólo tendremos que arrastrar cada uno de ellos para que el programa muestre automáticamente unas líneas de alineación a medida que lo desplacemos sobre el canvas. En función de cual sea la posición del resto de los elementos estas guías indicarán la posición de alineación óptima con respecto al resto de los objetos o bien sobre el total de la superficie del canvas.

Rendimiento. Donde más se notan las mejoras con el paso de cada nueva versión es en la cantidad de tiempo que nos podemos ahorrar precisamente en la fase de diseño y autoría de las opciones de navegaci&#