Con esta aplicación se puede completar el proceso de principio a fin, desde la compresión de los materiales de vídeo a la preparación de la imagen de disco para enviar a un servicio de replicación o la grabación en soporte DVD-R; con una calidad que tiene poco que envidiar a las de los títulos comerciales.

El formato DVD Video tiene una serie de ventajas frente a las películas en soporte cinta. No sólo conserva la calidad digital, sino que también permite reproducir sonido envolvente, contar historias alternativas utilizando diferentes escenas en puntos determinados o reproducir la película en un orden concreto mediante el uso de las características de Múltiples ángulos y Marcas. Además, la autoría DVD vídeo también permite incluir subtítulos hasta en 32 idiomas y ocho pistas de sonido, que se utilizan habitualmente para los doblajes de una película en diferentes idiomas.

DVD Studio Pro es la aplicación de Apple que le permitirá hacer en el Mac todo esto y mucho más y, a diferencia de iDVD (el otro programa de autoría DVD Video de Apple orientado al mercado doméstico), puede diseñar por completo el aspecto de la interfaz del título y el sistema de navegación.

Por otra parte, es una aplicación que ofrece todas las características necesarias para crear títulos DVD Video profesionales sin renunciar a la sencillez de manejo que ofrece su hermano pequeño iDVD. Todas las operaciones de importación de material, creación de pistas de vídeo en el proyecto y asignación de pistas de sonido, subtítulos y guiones se llevan a cabo con arrastrar y soltar. Y cuando se seleccionan los diferentes materiales, la ventana Inspector Properties muestra los parámetros que se pueden editar en cada caso. No obstante, se echa en falta la posibilidad de utilizar menús contextuales para modificar algunos de los parámetros generales del disco o de las pistas.

Quizá una de sus primeras preguntas tenga como objetivo saber qué duración máxima puede tener una película en la autoría de un DVD Video, pero no hay una respuesta concreta ya que depende de aspectos como el nivel de compresión utilizado en la codificación de los materiales de vídeo, uso de características como múltiples ángulos y la cantidad de flujos de sonido y subtítulos utilizados en cada pista, cantidad y tipo de menús (imagen estática o imagen con vídeo), e incluso de si se incluye programación mediante scripts. Como referencia, decir que los 4,7 GB de un DVD-5 permiten almacenar un máximo de 66 minutos de vídeo a 720 x 576 píxeles de resolución.

Trabajar con la aplicación

Los requerimientos mínimos establecidos por Apple para trabajar con este programa son un equipo con procesador PowerPC G4, 128 MB de memoria RAM, Mac OS 9.0.4, QuickTime 4.1.2, reproductor de DVD Apple 2.1 o posterior y un monitor capaz de trabajar a una resolución de 1.024 x 768 píxeles. No obstante, como pudimos constatar durante las pruebas, también funcionó correctamente en un Mac con procesador G3 a excepción del módulo QuickTime que permite codificar los archivos de vídeo en formato MPEG-2, los únicos que soporta la aplicación. Además, ya que utiliza para ello la tecnología AltiVec del PowerPC G4, Apple no garantiza ni ofrece soporte para el correcto funcionamiento del programa en otras configuraciones que no se correspondan con la descrita.

El proceso para trabajar con la aplicación es bastante sencillo. Este sería un esquema básico de autoría:

- Codificar el vídeo que se vaya a utilizar a formato MPEG-2.

- Crear subtítulos de texto en caso de que así lo desee.

- Elaborar diferentes pistas de sonido alternativo (por ejemplo, doblajes a diferentes idiomas) si así lo desea.

- Crear la interfaz gráfica para el menú principal y el diseño de los botones en un programa de mapa de bits, preferiblemente Photoshop 4 o superior.

- Importar todos estos archivos en DVD Studio Pro y, a partir de aquí, decidir el orden de reproducción de los diferentes archivos de vídeo, denominados flujos de vídeo, las acciones que tendrán lugar cuando el usuario utilice los botones en el mando a distancia del reproductor, comprobar que funciona correctamente y crear el archivo final para enviar al servicio de duplicación.

A continuación, encontrará los principales componentes de la aplicación, que divide la interfaz de usuario en cuatro ventanas principales, así como una serie de reglas generales a tener en cuenta a la hora de preparar los materiales para la autoría. La estructura de la interfaz es la siguiente:

- Ventana Materiales. Para importar los archivos de vídeo, sonido, texto y gráficos basta con arrastrarlos desde el Finder sobre esta ventana para importarlos al proyecto.

- Ventana Disco. Cuando se arrastra un archivo de vídeo MPEG-2 desde la ventana Materiales a ésta, se crea una nueva pista representada por el fotograma inicial. Además, una serie de iconos muestran los diferentes materiales que se pueden asociar a la pista, tales como subtítulos, ángulos múltiples, marcas, bandas de sonido adicionales o scripts de programación. El uso de estos elementos son opcionales para cada una de las pistas creadas.

- Ventana Propiedades. Cuando se hace un clic sobre un elemento, esta ventana se encarga de mostrar todos los parámetros modificables. Si se hace clic en la ventana de disco se puede definir el formato (DVD-5 o DVD-9), la región, acción inicial (por ejemplo, mostrar el menú principal), etc. Si hace clic en una pista se puede indicar cuál será la siguiente pista a reproducir. En el caso de los subtítulos, podrá asignar el idioma correspondiente.

- Ventana Proyecto. La función es idéntica a la ventana de Disco pero, mientras que en la primera se representa la estructura que va cobrando la autoría de forma gráfica, la ventana de proyecto utiliza una representación jerárquica por carpetas.

Preferencias. Puede trabajar en formato NTSC o PAL en los proyectos, así como definir el código de región, aunque el programa no hace mucho caso de lo asignado y siempre crea los proyectos con todas las regiones activas. No se trata de una cuestión grave ni mucho menos, pero sí puede resultar bastante tedioso tener que desactivar las regiones restantes cada vez que se crea un proyecto.

Otro ajuste de las preferencias tiene como finalidad ralentizar las tareas que se estén llevando a cabo en segundo plano mientras que se está realizando el proceso de multiplexado (unir el vídeo con el audio, el texto de los subtítulos convertidos ya en gráficos, posiciones de marca a las que se accederá con el mando remoto, etc), proceso bastante lento para el que se requiere una cantidad de espacio algo superior al utilizado por el proyecto. Por ejemplo, si el formato de disco seleccionado para el proyecto es DVD-5 (discos de una capa y una cara), se necesitan 5 GB de espacio en disco duro más otro tanto para crear la imagen del disco final. El otro formato de disco soportado por la aplicación es el DVD-9 (8,54 GB, discos de 2 capas y una cara).

Materiales. A diferencia de iDVD, este programa permite trabajar con un máximo de 99 pistas, cada una de las cuales puede tener asignadas 9 flujos de vídeo en MPEG-2 (es decir, la característica de múltiples ángulos), hasta ocho pistas de sonido, 32 pistas de subtítulos y 99 marcas.

Los ángulos no tie