El desarrollo de imágenes generadas por ordenador e incluso la animación por ordenador siempre ha requerido de unos equipos sofisticados y de un software de gran complejidad. En esta ocasión se han comparado cuatro paquetes de generación tridimensional: Cinema 4D XL, Infini-D, Metacreations Carrara, StrataStudio Pro y FormZ.

Algunos de ellos llevan varios años entre nosotros (tanto para los que buscan la máxima calidad como para los menos exigentes) y otros hacen su primera aparición en escena. Todo apunta a que Carrara sustituirá a Infini-D pero, por el momento, ambos conviven en el canal de distribución.

Cinema 4D XL

Este programa de la casa alemana Maxon es una de las aplicaciones 3-D con más crecimiento del segmento, está claramente orientado hacia la animación y generación de efectos especiales con calidad broadcast y es una aplicación realmente multiplataforma, en más de un sentido, puesto que al usar su propio lenguaje de programación, muy parecido al Java de Sun, Maxon se ha asegurado de que tanto los archivos como los módulos y texturas de terceras partes funcionen sobre cualquier versión de Cinema 4D, sea cual fuere la máquina en la que esté instalado. Con la estabilidad a prueba de bombas (y nunca mejor dicho) Cinema 4D XL tiene una curva de aprendizaje no muy elevada, pero tampoco puede decirse que sea tan sencillo como instalar la aplicación y ponerse a trabajar con ella.

La interfaz. Cinema resulta bastante limpio y poco intrusivo, albergando casi todas las funciones en sus paletas de iconos modificables, lo cual resulta positivo en algunos aspectos pero es parco en las opciones de algunas de ellas. Además de los iconos de las distintas funciones, englobados en las paletas flotantes, Maxon ha ofrecido la posibilidad de guardar configuraciones de interfaz en un documento de preferencias. De esta forma puede trabajar con las funciones y gestores que más le convengan según el propósito; además de las paletas, también se encuentran distintos gestores con funciones más específicas. Su arquitectura merece una mención aparte, completamente abierta, favoreciendo así la inclusión de módulos de terceras partes de forma transparente y sólida, al mismo tiempo de reducir costes por no tener que rescribirlos para otras plataformas.

Cinema 4D XL es una robusta aplicación, con un promedio de bloqueos prácticamente nulo, que permite trabajar con requerimientos de sistema muy bajos y que llega a manipular millones de polígonos, tantos como permita su procesador y su memoria RAM.

En el modelado, Cinema 4D XL se muestra muy fuerte con el trabajo mediante splines (apoyada en los 35 tipos de splines que ofrece) y la generación de NURBS, que son modificables en tiempo real, permitiendo cualquier manipulación de sus elementos. No así con los elementos poligonales, puesto que sus deformadores no se encuentran a la orden del día teniendo que usar la línea de tiempo (Time Line), tampoco permite un trabajo en profundidad con el modelado de vértices, aunque sí el trabajo con polígonos triangulares, cuadrangulares y caras. No dispone de modelado con metaballs ni metashapes y la herramienta magnética resulta a todas luces muy difícil (que no imposible) de usar para conseguir objetos de calidad. Por el contrario, entre sus comandos se encuentra un FFD (Free Form Deformer) un objeto cuya utilidad es deformar con su malla cualquier otro modelo que se encuentre en su jerarquía, lo cual resulta muy útil para conseguir formas cambiantes a lo largo de una animación. Si le parecen pocas opciones, espere a ver la cantidad de formatos de archivo que Cinema es capaz de importar y exportar, más de catorce diferentes entre los que se encuentran Illustrator, DXF, FACT, Biovision, DEM y 3DMF.

La filosofía de Cinema 4D es aplicar cualquier cambio intentando no alterar el objeto ya en pantalla, un ejemplo es el tratamiento que se le da al texto 3-D basado en splines construidos a partir de una fuente TrueType o PostScript, que son extruídos posteriormente. Esto mismo sucede con las operaciones booleanas.

Otro elemento con el que cuenta la aplicación es el uso de estructuras basadas en bones o huesos, lo cual permite animar cualquier objeto al que se le añadan, pero con la desventaja de no poder realizar ajustes de vértices. Pero si hay un elemento del modelado que diferencia a Cinema 4D XL es su sistema de partículas, quizá el más potente del mercado medio-alto que, aunque sin contar con detección de colisiones, permite una amplia gama de posibilidades. Y por si fuera poco, permite utilizar cualquier objeto como partícula, desde la esfera más simple al objeto modelado más complejo con todos sus atributos y pistas de animación.

Texturas. Cinema 4D XL permite los modos más usuales (mapeado esférico, cilíndrico, cúbico, plano, frontal) y además Shrinkwrap y UV, fundamental para la aplicación de texturas a objetos que vayan a ser animados, y por supuesto las texturas pueden ser escaladas en los ejes X e Y, rotadas e incluso redimensionadas y resituadas en el objeto. Todas estas opciones se han de plasmar sobre el objeto o parte de él, ya que Cinema 4D no permite un trabajo de texturas sobre polígonos ni vértices. Y como cualquier aplicación del sector, cuenta con una pequeña remesa de materiales procedurales que pueden ser utilizados en cualquier objeto.

Los canales de textura con los que trabaja Cinema 4D XL son comunes a muchas otras aplicaciones, incluyendo el manejo del canal de transparencia variable, halos y la deformación del objeto por un mapa de desplazamiento. Quedando lejos la posibilidad de añadir efectos de corrosión, suciedad o ruido de alta calidad.

Otro apartado que debiera mejorarse (y todo parece indicar que así será en la próxima revisión del programa) es en el tratamiento de luces. La actual versión de la aplicación estrella de Maxon no puede crear luces de tipo tubo o distantes, ni tampoco variar la densidad de la luz con respecto al a la parte externa e interna del foco (falloff) a lo largo del espacio. Lo que sí puede hacer (y muy bien) es utilizar efectos de destellos de lentes que son altamente configurables, tanto en el tipo de lente usado como en cada uno de los destellos que puedan aparecer en la imagen. Otro punto a su favor es la posibilidad de incluir infinitas luces es una escena, todas ellas modificables en el tiempo.

Potencia de animación. Cinema 4D XL se convierte en una gran aplicación, debido principalmente a su cualidad de animar prácticamente cualquier elemento que aparece en pantalla, desde la forma de los mismos objetos y sus propiedades, pasando por todos los parámetros de las luces, infinitas cámaras, efectos y atributos que se asignen durante la animación usando para ello la disposición de fotogramas de referencia (keyframes) a lo largo de la animación. Además, tolera el uso de trazados de trayectorias y de curvas de velocidad para todos. Y no acaba aquí, la aplicación permite trabajar con Cinemática inversa (CI), lo que ayuda en gran medida a movimientos muy suaves y más naturales de los objetos; y en su arsenal se encuentran una serie de efectos especiales muy sencillos de aplicar que aumentan la potencia de la animación.

La generación final. No se puede terminar de hablar de Cinema 4D XL sin hacer referencia a la generación de final de las imágenes (Render), el más rápido del mercado y al mismo tiempo uno de los que ostenta mayor calidad, en modo Raytracer, porque ese es el má