Parece que fue ayer cuando a Tim Berners-Lee se sentó delante de su máquina NeXT y creó una versión reducida del lenguaje de marcas SGML para poder mostrar imágenes de su laboratorio, el CERN, en Internet… Si llega a saber cómo iba a acabar todo esto a lo mejor se lo hubiese pensado antes .

Atrás quedaron los tiempos en los que las páginas web se creaban a mano con un editor de textos y todo el mundo se desesperaba porque era imposible obtener en pantalla los mismos resultados a los que estaban acostumbrados con las aplicaciones de autoedición .

No es que los tiempos hayan cambiado demasiado, pero al menos sí que, a lo largo de los años, han aparecido distintas soluciones para diseñar y mantener servidores web . Desde el humilde PageMill hasta los potentes Dreamweaver o GoLive, en Mac hay una serie de productos que permiten crear prototipos o mantener servidores completos con suma facilidad .

Ante todo mucha calma

Empecemos por orden: para crear páginas web hay distintos niveles . El primero lo constituyen los distintos editores de texto, algunos específicos para HTML, editores de texto con extensiones para editar HTML como el famoso BBEdit o, en un nivel intermedio, programas que hasta ahora eran incapaces de distinguir el HTML de una hernia discal, como Word o Excel, pero a los que se han añadido todo tipo de módulos y extensiones para generar HTML .

El segundo nivel lo constituyen aquellos programas que permiten editar páginas de manera visual, añadiendo imágenes, creando tablas, formularios, incluso applets, y que permiten al tiempo ver y editar el código HTML que ellos mismo generan a partir de los elementos y textos que se colocan en la página . En general, son programas sencillos y baratos ( menos de 20 . 000 pesetas ) .

Hay un tercer nivel, la “primera liga” de los generadores, que no sólo permiten añadir elementos gráficos, texto, etc…, sino que cuentan con capacidades más avanzadas, como la de generar páginas que se corresponden con el diseño ( casi, casi WYSIWYG ) , gestión completa de servidores, hojas de estilo, generan DHTML y tienen características que los convierten en programas muy orientados profesional . Suelen tener un precio más elevado y, a diferencia de los anteriores, cuentan con auténticos devotos de éstas .

En cualquier caso, y casi por norma general, se acostumbra a usar más de un programa, por ejemplo, se generan diseños complejos con Fusion, se modifican algunos detalles de las páginas generadas con VisualPage y se editan sus scripts con BBEdit, no porque los otros programas no puedan con ello, sino por comodidad o costumbre . En cualquier caso, en esta situación, al igual que ocurre con los programas de diseño o maquetación, siempre se elige uno que se convierte en la herramienta de referencia .

En este artículo encontrará un repaso a los seis principales programas de generación de páginas web para Macintosh . Por funcionalidad no se pueden comparar los seis entre sí; por tanto, se verán en dos grupos . En cualquier caso, a la hora de juzgar uno de estos programas no se ha optado por contar las funcionalidades sino la facilidad de uso, la integración con otras aplicaciones ( recordemos que no estamos solos en este disco duro ) y la rapidez con la que se puede crear un prototipo o añadir una mejora solicitada por el cliente .

Buscando un editor sencillo y barato

Esto es lo que mucha gente pide . En esta liga participan tres programas distintos, cada uno, casualmente, de alguno de los principales fabricantes de software para Mac, Adobe, FileMaker y Symantec . Todos ellos tienen más o menos el mismo tipo de funciones, y el funcionamiento es muy similar . Todos permiten ver una página de dos formas posibles, en formato gráfico o en formato HTML, y editar la página en cualquiera de las dos . Todos permiten gestionar servidores de una manera u otra, pero ninguno dispone de características avanzadas como la generación de DHTML o las hojas de estilo .

Están orientados a crear páginas más o menos complejas, pero en los que las “florituras” ( rollovers, animaciones, DTHML ) se añaden a mano o no se añaden . Todos permiten mantener un servidor y añadir frames, tablas y formularios . Se trata de un primer nivel bastante alto de programas .

Adobe PageMill

Cronológicamente fue el primero de los programas para la creación visual de páginas web para Macintosh . Creado por ex-empleados de Taligent, fue comprado por Adobe al poco tiempo de ser anunciado . La versión 3 . 0 presenta pocos avances con respecto a la anterior, excepto en un punto clave: la gestión de sitios . Donde antes había dos programas, PageMill y SiteMill, ahora hay uno solo que incluye la funcionalidad de ambos . Cualquiera que haya tenido que mantener un servidor de mediano tamaño sabrá que hay una serie de problemas que aparecerán tarde o temprano: los enlaces están simplemente mal escritos o, de repente, hay que crear otra carpeta o mover una sección del web a otra parte, con el correspondiente cambio de enlaces y, por supuesto, siempre se generan imágenes de más . La parte que gestiona sitios en PageMill se encarga de todo este mantenimiento . Muestra el sitio web de forma gráfica y permite ver ( y corregir ) los errores, mover objetos de un directorio a otro o borrar las páginas y/o imágenes que no se usan ( aunque no controla las imágenes que se usan dentro de JavaScript ) . Si se quiere hacer un cambio en la estructura, se arrastra el archivo o archivos a su nuevo destino y éste cambia las referencias en todos los archivos afectados ( pero no dentro del código JavaScript ) . Además, el mismo programa puede mantener sincronizado el sitio con la versión local, sin tener que ir a un programa de transferencia de archivos ( FTP ) y hacer las copias a mano .

Aparte de esta impresionante gestión de sitios web, la mejor entre los programas de este nivel, PageMill presenta pocos detalles sobresalientes con respecto a sus competidores . Únicamente cabe mencionar que cuenta con un portapapeles, una especie de libreta donde guardar recortes ( imágenes, textos, enlaces, etc . ) disponible en todo momento y que permite mantener siempre a mano esos objetos ( el logotipo con el enlace a nuestra página, la barra de navegación que se usa para todas las páginas de un sitio, etc . ) que de otra manera habría que andar copiando y pegando de unas páginas a otras . Por lo demás, conserva la gestión de textos e imágenes que ya tenía en la primera versión y un editor de imágenes que permite editar mapas y que consigue generar archivos GIF muy optimizados .

HomePage

HomePage es la versión de Claris del típico editor sencillo de páginas web, que habría desaparecido si FileMaker Inc . no necesitase un generador de páginas que incluir junto con su popular y potente base de datos, FileMaker Pro . Aparte de esto, HomePage no presenta grandes ventajas con respecto a sus competidores . Permite ver las páginas en modo gráfico y en modo texto . Sin embargo, no permite editar frames, sólo verlos . Se puede decir que, de los tres programas de esta categoría, HomePage es el que menos funciones proporciona . Su principal, y único, aliciente es la posibilidad de generar interfaces web para publicar en la Web bases de datos creadas en FileMaker Pro . Y que junto con el programa se incluyen 200 o 300 MB de ejemplos, plantillas, gráficos y otros elementos de utilidad para el diseño .

El programa, aparte de las funciones para generar páginas, incluye un asistente específico para crear y editar formularios de HTML con los códigos necesarios para vincularlos al Web Companion de FileMaker Pro . Estos códigos son muy similares a los que emplea Lasso, el CGI que realmente permite publicar en Internet con FileMaker Pro,